Etiqueta: Sustentabilidad

Granjas urbanas verticales y sustentabilidad

A medida que la población mundial sigue aumentando, la agricultura vertical se está convirtiendo en una solución más extendida y viable para nuestro problema de producción de alimentos. La agricultura vertical es un tipo de agricultura de interior en la que los cultivos se apilan en capas, en lugar de repartirse en grandes parcelas de tierra.

Estas granjas futuristas no sólo van a tener un impacto en la forma en que vivimos aquí en la Tierra; también podrían permitirnos crear una fuente de alimentos más allá de nuestro planeta, sin depender del clima exterior o de la tierra cultivable.

Aunque la tarea parece inimaginable, los avances en la agricultura de ambiente controlado están demostrando que es muy posible. La adopción de estas prácticas agrícolas sostenibles podría suponer un cambio monumental en la forma de producir alimentos, tanto para el presente como para el futuro de la humanidad.

Ventajas de la agricultura vertical

Las granjas verticales ofrecen muchas ventajas con respecto a las prácticas agrícolas tradicionales: un mayor rendimiento de los cultivos con una menor necesidad de terreno, un mayor control sobre el resultado del tratamiento y la limpieza de las cosechas, y la perspectiva de un mejor acceso a los alimentos saludables en las comunidades desfavorecidas, por nombrar algunas.

Como estas granjas se construyen completamente en el interior con luces LED, su producción no está sujeta a los elementos naturales que suelen afectar a la producción de las plantas, como el clima adverso, los insectos y las estaciones.

Son mejores para el medio ambiente porque requieren menos energía y emiten menos contaminación, sin necesidad de maquinaria pesada, pesticidas o fertilizantes. Las granjas verticales suelen utilizar métodos de cultivo sin suelo, como la acuaponía, la hidroponía y la aeroponía, que requieren solo un 10% de la cantidad de agua que consumen las granjas convencionales al aire libre.

Piense en una granja vertical como una fábrica de plantas, que permite a los agricultores cultivar de forma predecible cualquier cosa, en cualquier lugar, desde fresas hasta coles. La idea fue presentada por primera vez en 1999 por Dickson Despommier, profesor de la Universidad de Columbia. Despommier y sus estudiantes diseñaron una «granja rascacielos» que podría alimentar a 50.000 personas. Aunque la estructura aún no se ha construido, consiguieron popularizar la ideología de los sistemas de agricultura vertical.

Entonces, ¿por qué no se construyó la granja en el rascacielos? La respuesta arroja luz sobre uno de los inconvenientes más destacados de la agricultura vertical: el dinero, coste. La construcción de una sola granja puede costar mucho dinero, aunque existan los recursos suficientes para crearlas, el dinero impide el acceso a los mismos, y la falta de datos sobre la viabilidad económica a largo plazo de las granjas verticales ha hecho que algunos inversores se alejen.

Sin embargo, esto no ha impedido que las granjas verticales sigan perturbando a la industria de la producción de alimentos convencional. La agricultura vertical ya se ha adoptado en países como China, Japón y otras partes de Asia. De hecho, se espera que el mercado de la agricultura vertical en esa región aumente un 24% para 2026. Y en Estados Unidos, algunas empresas de agricultura vertical ya venden sus productos en las tiendas.

Más productos con menos recursos

Una de esas empresas es Plenty, con sede en San Francisco, California. Plenty fue fundada en 2014 por Matt Barnard y Nate Storey con la sencilla pero poderosa misión de mejorar la vida de las plantas, las personas y el planeta.

Plenty ya ha establecido granjas verticales en el área de la bahía de San Francisco, Wyoming y Washington. Estas granjas suministran productos frescos y organicos, como col rizada, rúcula y lechuga, a las principales tiendas de alimentación, como Whole Foods y Safeway.

El equipo de Plenty ha iniciado recientemente la construcción de una nueva granja en la zona de la bahía a la que han llamado Tigris. Tigris será su granja más grande y eficiente hasta ahora, capaz de cultivar un millón de plantas a la vez.

Con la tecnología de cultivo vertical de Plenty, se pueden condensar 700 acres de tierra de cultivo en una estructura del tamaño de una gran tienda, descomprimiendo grandes extensiones de tierras que pueden ser utilizadas para recuperar el ambiente. Las granjas de Plenty cosechan los 365 días del año y reducen los ciclos de crecimiento a unos 10 días para muchos de sus productos.

El resultado es un aumento del rendimiento de alrededor del 700% en comparación con la agricultura tradicional, todo ello ahorrando alrededor de un millón de galones de agua a la semana y utilizando solo un 1% de la tierra que utilizan las granjas tradicionales.

El secreto de esta eficiencia astronómica reside en la tecnología. Las granjas de Plenty están equipadas con unidades de tratamiento de aire que capturan el agua transpirada, lo que les permite recircular el 99% del agua de vuelta al sistema. También utilizan bombillas LED y, buscando la mayor eficiencia posible, las bombillas están diseñadas en un formato de rejilla que maximiza la cantidad de energía absorbida por las plantas.

Estos sistemas permiten a los operadores agrícolas tener un mayor control sobre el rendimiento de sus cultivos, hasta el perfil de sabor de la planta. La iluminación LED azul, por ejemplo, puede crear un crujido más intenso en las hojas de col rizada. Además, sin necesidad de pesticidas, sus productos son completamente ecológicos. Además, que dichas luces pueden estar alimentadas por paneles solares.

«Cuando se cultiva en el exterior, los elementos son mucho más imprevisibles», explica Shireen Santosham, responsable de iniciativas estratégicas de Plenty. «Si se cultiva en el interior, se pueden controlar muchos de esos factores de una forma que es accesible para los cultivadores de exterior. Y el resultado es que nuestros productos pueden ser cientos de veces más limpios».

Los productos no solamente son más limpios, sino también de mayor calidad. Como los productos de Plenty se cultivan en zonas urbanas y no tienen que ser enviados a todo el país, esta marca no tiene que dar prioridad a la duración de los productos. La menor necesidad de transporte también reduce su huella de carbono.

¿Qué puede significar todo esto para el futuro? Que todos los lugares del mundo, independientemente del clima, podrían cultivar de forma sostenible los mismos cultivos ricos en nutrientes y sabrosos. Y algún día podría dar lugar a la colonización de otros planetas.

«Podemos devolverle al mundo muchas cosas», dice Storey. «Podemos devolverle al mundo la tierra. Podemos devolver las selvas de Borneo a los orangutanes. Podemos devolver el Amazonas al planeta. Podemos devolver el medio oeste a los búfalos. Podemos devolver las cosas que hemos tomado. Y podemos ser mucho menos extractivos».

Sobre la obsolescencia programada

Darkcrizt comentó la noticia de que muchos dispositivos dejarían de funcionar adecuadamente por no contar con certificados actualizados. Por mi parte, escribí varios artículos exteriorizando mi enojo contra Microsoft por no dejar instalar Windows 11, haciendo un análisis objetivo y mesurado de la errónea decisión de Microsoft de establecer restricciones artificiales a la instalación de Windows 11.

Dado que ambos son claros ejemplos, es un buen momento para hablar sobre la obsolescencia programada.

Concepto

La obsolescencia programada es un conjunto de estrategias deliberadas destinadas a asegurarse que la versión actual de un determinado producto quedará desfasada o inservible en un plazo de tiempo predeterminado. De esta manera, los fabricantes se aseguran que los consumidores se verán obligados a reemplazarlo aunque funcione adecuadamente.

La obsolescencia puede lograrse mediante la introducción de un modelo con características superiores o diseñando intencionadamente un producto para que deje de funcionar correctamente en un plazo determinado. En cualquiera de los dos casos, se espera que los consumidores opten por el nuevo producto de la misma marca.

Muchas veces la obsolescencia no es sobre el propio producto, sino aplicando restricciones al producto de un competidor con la ayuda de una tercera empresa.

Tipos de obsolescencia programada

Podemos dividir la obsolescencia programada en 4 tipos:

  1. Establecimiento artificial del plazo de duración

Los productos se fabrican con piezas cuya duración tienen una vida útil limitada cuando, si se usaran otras de calidad superior, ese plazo se extendería.

  1. Actualizaciones de software

Los desarrolladores de software sacan nuevas versiones de sus aplicaciones que en un momento determinado dejan de ser compatibles con dispositivos antiguos. En muchos casos se ha podido comprobar que esa incompatibilidad es absolutamente artificial, ya que al «engañar» al software este funcionaba sin problemas.

Recuerdo que tuve un PDA de la línea Palm (No recuerdo el modelo) La mía no se podía conectar a Internet, aunque el siguiente modelo (Obviamente más caro) sí. Solo tuve que descargarme los módulos que alguien amablemente subió a Internet y funcionaron sin problemas.

Otra cosa muy común que nos pasaba a los linuxeros hace una década era la cantidad de sitios que no funcionaban con Firefox y exigían Internet Explorer. Solo bastaba con cambiar la variable User Agent a «Internet Explorer» para navegar sin inconvenientes.

  1. Obsolescencia percibida

Esta es una táctica psicológica, se trata de convencer al consumidor mediante publicidad y el uso de influenciadores de que el producto que se tiene actualmente está viejo y que se necesita uno nuevo. ¿Cuántos megapíxeles necesitas en tu teléfono para sacar una buena foto de tu gato?

  1. Trabas a la reparación

Hace tiempo tuve un teléfono que estaba en las últimas. Ya no tenía botones y la pantalla táctil funcionaba como quería. Sin quererlo terminé llamando a alguien con quien no quería hablar. Como no podía cortar, abrí el teléfono para sacarle la batería, pero no pude porque estaba incorporada. Finalmente, terminé metiéndolo en el congelador para bloquear la señal.

Cuento esto, porque lo de impedir sacar la batería (Con la excusa de hacer los teléfonos más delgados) es una forma de obligar a los consumidores a recurrir a los servicios oficiales y a disuadirlos de reemplazarlas por sustitutos más económicos.

Otras tácticas son la utilización de piezas no estándar o que necesitan herramientas específicas para la reparación. Muchas veces se suele restringir el acceso a estas piezas.

Dos ejemplos de obsolescencia programada

  • Celulares cada vez más lentos: La Justicia francesa comprobó que actualizaciones de software hacían cada vez más lento el rendimiento de los modelos más viejos. La empresa le echó la culpa a las baterías, pero pagó una compensación de 27 millones de dólares. Además, rebajó los precios de sus baterías de repuesto para que los teléfonos fueran más rápidos con el nuevo software, y se comprometió a hacer más en el futuro para garantizar que los teléfonos no volvieran a ser más lentos. Con la salida de un nuevo iPhone cada año, estoy seguro de que hay algo de obsolescencia planificada en alguna parte.
  • Impresoras: Esto es algo que todos conocemos. Muchas veces nos encontramos con impresoras a precio rebajado, pero al momento de tener que comprar un cartucho de tinta nos encontramos conque este tiene un precio igual o superior a comprar una nueva. Además, se ponen restricciones a la recarga o al uso de cartuchos alternativas. Hubo denuncias de que algunos modelos dejaban de funcionar a partir de cierta cantidad de páginas impresas o cierto tiempo desde la primera impresión.

Energías verdes colaborativas

Las cooperativas de energías renovables (eólica, solar, biomasa, entre otras), o basadas en otras tecnologías (vg., biocombustibles, biogás, geotermia, pequeños y medianos aprovechamientos hidroeléctricos, litio), son una asociación de personas que, voluntariamente, se proponen autosatisfacer sus necesidades energéticas por medio de una organización solidaria civil de propiedad compartida, gestionada democráticamente, sin intermediarios ni fines de lucro.

Estas organizaciones cooperativas son personas jurídicas, no estatales y no empresarial, para la generación y distribución de energía. Las mismas no se agotan en la autogestión para la satisfacción de los propios consumos energéticos de sus asociados, si no en generar también recursos adicionales con la distribución de los excedentes de energía, impactando favorablemente tanto en el desarrollo económico personal de sus miembros como en el desarrollo local-regional al abaratar sensiblemente el “costo energético de su localidad”, insumo básico para toda actividad humana.

Entonces, democratizar el acceso a energías verdes crea una población con poder social, quien ahora también podría generar energía desde su casa, predio, geografía o emprendimiento urbano y rural, contribuyendo con las metas de reducción de emisiones y generación de energía a partir de fuentes renovables y creando una red de autoconsumo sustentable.

Se están desarrollando cooperativas verdes para la explotación de energías renovables que permiten el autoabastecimiento local e incluso la distribución de excedentes. Por ejemplo, existen 2 cooperativas en Santa Fe que logró que se aprobara una ley a tal fin.

Nuestro vetusto esquema energético estatal se muestra frecuentemente impotente para asumir, regular y confiablemente, responsabilidades propias en la prestación de sus servicios (Vg., recurrentes cortes, apagones y diversas interrupciones, con gravosas e impunes consecuencias ambientales, humanas y económicas para los usuarios).

Así las cosas, la instancia cooperativa energética local y regional logra una diferencia substancial cuando en el ámbito de la misma genera mayor eficacia, responsabilidad, menores costos y fuerte sentido personal para el cuidado de la “Casa común”. Asimismo, aumentar la proporción de energía renovable en el conjunto de fuentes energéticas, y duplicar la tasa de mejora de la eficiencia energética, resulta primordiales proyectos como estos.

Concomitantemente, entre nosotros, la ley 27.424 de Generación de Energía Eléctrica de Origen Renovable, declaró de interés nacional dicha generación, disponiendo en su artículo 1° que “la presente ley tiene por objeto fijar las políticas y establecer las condiciones jurídicas y contractuales para la generación de energía eléctrica de origen renovable por parte de usuarios de la red de distribución, para su autoconsumo, con eventual inyección de excedentes a la red, y establecer la obligación de los prestadores del servicio público de distribución de facilitar dicha inyección, asegurando el libre acceso a la red de distribución, sin perjuicio de las facultades propias de las provincias”.

Por último, estas energías cooperativas verdes hacen a elementos claves, definitivamente irrenunciables, como el “autoabastecimiento” y el cuidado del ambiente, al que dichas cooperativas suman para liberarnos paulatinamente de dependencias energéticas y déficit ecológicos en orden a lograr y restaurar una innegociable soberanía energética, lo más verde posible.

La Voz Del Viento Semillas De Transición

Este documental es una reflexión sobre hacia donde va este nuevo mundo en torno a proyectos que impulsan el cambio tanto en agroecología, decrecimiento, cooperación, permacultura y modelos de vida obsoletos como pueden ser el consumismo, la corrupción, la competición o el materialismo. Buscar la conexión con la naturaleza y un cambio radical de nuestro impacto sobre el resto de seres vivos, un viaje contado desde la esperanza y el optimismo de que otras opciones son posibles.

Utilizando como hilo conductor las semillas que se van intercambiando durante el viaje realizado en 2012 desde la provenza en Francia hasta granada, visitando 35 proyectos alternativos al modelo de vida actual. 5000 km de viaje durante 21 días con más de 200 personas encontradas, un viaje interior con reflexiones hacia un nuevo horizonte de posibilidades que se nos abre. Nos acompañarán en el viaje Jean-Luc Danneyrolles, un agricultor Francés, productor de semillas ecológicas y participante del movimiento por el decrecimiento y la red de semillas campesinas en Francia, y Carlos Pons, realizador, técnico de sonido y activista por el decrecimiento y la soberanía alimentaria.

Manual de Bio-construcción

Un manual de bio-construcción a base de costales de tierra y pacas de paja. Se busca rescatar técnicas antiguas de construcción de vivienda, combinándolas con nuevos aportes que permiten administrar los recursos, disminuyendo el alto impacto en el entorno.

Actualmente, se construye, de manera general, viviendas que implican consumos elevados de energía para su climatización e iluminación, sin pensar en el derroche de recursos que esto representa.

La creciente preocupación por los problemas medioambientales, ha generado la propuesta de crear e impulsar proyectos de desarrollo sustentable. Se busca rescatar técnicas antiguas de construcción de vivienda, combinándolas con nuevos aportes que permiten administrar los recursos, disminuyendo el alto impacto en el entorno. Tales técnicas arquitectónicas consideran los elementos climáticos y los recursos materiales del entorno de la comunidad. Previo diagnóstico de las condiciones climáticas y materiales disponibles en cada región, los ecodiseños permiten aprovechar de manera eficiente los recursos, manejando adecuadamente los desechos domésticos y aprovechando el agua de lluvia.

El tema de la arquitectura sustentable no es nada nuevo; ha existido desde principios del siglo XX. En Estados Unidos, el arquitecto de origen iraní Nader Khalili fue uno de los primeros en retomar de la antigüedad el concepto de bio-construcciones, y en adaptarlo al modelo actual que conocemos. Este arquitecto americano-iraní fue el creador del “superadobe” y su propuesta ha sido aprobada desde hace varios años por los altos comisionados de la ONU en materia de vivienda sustentable y digna. Este modelo de construcción ha sido tomado en cuenta para edificar de manera sustentable no solo en la comunidad rural, sino en la ciudad con materiales de reducido impacto ambiental.

La tragedia electrónica

El uso de dispositivos inteligentes y aparatos electrónicos en general, han generado un adormecimiento cerebral que preocupa gravemente no solo a los padres, sino a cualquier persona que observa cómo la tecnología influencia nuestras vidas.

La obsolescencia electrónica sucede tan rápido como lo que tardamos en escoger un nuevo teléfono celular, por lo que solemos comprar lo que está de moda y cuando la temporada pasa, nos deshacemos de todo aquello ya no está al día.

El documental español “La Tragedia Electrónica” se encarga de explicar cómo suceden estas situaciones y por qué nos afectan tanto personalmente, pero lo que no vemos realmente es que estamos haciendo un gran daño al medio ambiente, ya que la generación de basura no reciclable es cada vez más preocupante.

La directora del largometraje, Cosima Dannoritzer, nacida en Alemania, realizó este proyecto con la colaboración de la cadena televisiva de TVE, Al Jazeera y Arte France, el cual busca profundizar en el tema que preocupa a las grandes naciones hoy en día, la contaminación electrónica.

La industrialización ha llegado a su auge, por lo que, en conjunto con la demanda incontrolable de dispositivos de última tecnología, crean esta problemática social que está inundando cada vez más al mundo en una pila de basura entre carcasas, viejas computadoras, teléfonos celulares y televisores que ya no consideramos como aptos para nuestro entretenimiento.

La investigación recorre las más grandes naciones capitalistas, como Estados Unidos, donde cada media hora una nueva idea es generada con el fin de crear un producto tecnológico que satisfaga las necesidades creadas por el mismo.

Este aspecto es expuesto al público durante los 50 minutos que dura el documental, estrenado en 2014.

La educación ambiental o la educación para el desarrollo sostenible: su interpretación desde la visión sistémica-holística del concepto de medioambiente

El 90% de los problemas que hoy existen en el mundo es por culpa del modelo educativo predominante, un modelo que tiene como factor de predominancia el capitalismo. Este modelo deficiente es sistémico, individualista, competitivista y mercantilista. Está basado en la restricción del saber, la acumulación de datos, la propiedad privada y el lucro. Los resultados están a la vista, un mundo lleno de violencia, de contaminación, de destrucción del medioambiente y a punto de condenar a la raza humana a su propio aniquilamiento.

En el presente trabajo se analizan las causas del fracaso de la Educación Ambiental o la Educación para el Desarrollo Sostenible, considerando el modelo económico que predomina en la actualidad, la interpretación de la educación como un proceso, la definición sistémica del Medio Ambiente y el significado del Desarrollo Sostenible. Asimismo, se describen algunas medidas, cuya puesta en práctica, podría contribuir a crear una auténtica y eficaz Educación para el Desarrollo Sostenible.

Cambios de paradigma y consumo sustentable

Reza una cita, «para cambiar al mundo, primero debemos empezar por cambiarnos uno mismo»; nada más acertado y realista. En su mayoría la humanidad no se responsabiliza de su consumo, sociedades como las capitalistas viven en un eterno consumismo depredador, contaminante y que puede generar enfermedades, siendo sin dudas la más peligrosa de los sistemas actuales en el mundo. Si bien este tipo de sociedades son las más nocivas para el planeta, las sociedades comunistas, socialistas y progresistas contribuyen a un consumo no responsable. Es que el problema en realidad lo tiene la humanidad, muy adentro suyo, casi en su totalidad.

Tratando de buscar vías para un cambio de paradigmas para un consumo sustentable y una sociedad diferente. He creado un par de consejos que ayudara a realizar un consumo sustentable y mejorar tu modo de vida.

  1. Lo primero que debes hacer es preguntarte algunas cosas: Lo que voy a comprar ¿sirve para sobrevivir? ¿Sirve para producir algo? ¿Es para una enfermedad que poseo o para mi salud? ¿Esto me lo voy a poner, tengo realmente poca ropa?. Si lo que usted está por comprar no responde a esas preguntas, no lo compre. Usted debe comprar lo que realmente necesita, no lo que entra por los ojos. Debe adquirir aquello que realmente le sea útil a su existencia, lo que no es banal o superficial. Debe comprar algo que realmente utilice para subsistir en la vida y que vaya a utilizar realmente.
  2. Evite comprar varios objetos que cumplen la misma función. Realmente no hace falta tener 3 televisores en casa, tres teléfonos, una filmadora y cámara de fotos teniendo un celular que tiene las mismas prestaciones. Tampoco un equipo de música de última generación, cuando tienes una computadora y parlantes que puede servir para realizar las mismas acciones. Son gastos de recursos que ayudan la explotación indiscriminada del medio ambiente y se pueden evitar.
  3. Infórmate sobre el origen de los productos, el proceso y los elementos empleados para su fabricación, tanto si es ropa, objetos o comida. Mira las etiquetas de cashmod (información sobre el producto). Existen tiendas y sitios en internet como Comercio Justo donde puedes obtener recomendaciones e información sobre productos; elige siempre los menos nocivos para el medio ambiente. Debes elegir los productos que han sido producidos o fabricados en los lugares más cercanos a donde vives, su desplazamiento habrá sido menor, por lo tanto, se habrá utilizado menos energía y habrán generado menos contaminación para su transporte. No compres pensando solamente en el producto, sino también en quien lo produce y quien lo vende. Es mejor ayudar a los pequeños comercios y productores que a las grandes multinacionales. Fíjate si estas empresas poseen iniciativas sociales.
  4. Olvídate de la moda, las tendencias y la propaganda; siempre ocultan un mundo que no se conoce y puede ser perjudicial para el consumo, la salud y el medio ambiente. Mantén una visión de análisis, crítica y no banal y evita comprar accesorios de moda y productos de belleza, no son esenciales y contribuyen al derroche de recursos; generalmente son tóxicos, generan enfermedades y no ayudan a tu supervivencia. Este mismo punto debe aplicarse dentro del hogar, evita comprar adornos innecesarios, compra lo que realmente sirve para tu soporte vital.
  5. Debe preocuparse por el medio ambiente. Sé consciente que el despilfarro en las compras y el consumo genera una producción masiva que degrada los recursos y el medio ambiente. No solamente se trata de ir y comprar lo que se nos ocurre o que nos llama la atención, esta actividad lleva aparejadas otras, como el extractivismo, la explotación y la producción de gran cantidad de basura. Debes tener una visión holística del consumo.
  6. Compra o utiliza vehículos no contaminantes, no es necesario ir en auto a 10 cuadras cuando lo puedes hacer caminando o en bicicleta. Si compras un auto, que sea no contaminante, es preferible, autos eléctricos. No compres autos que funcionan con agua o biocombustibles, el agua y la materia biológica es esencial para la vida. Además, para producir biocombustibles se gastan más recursos y terreno para su producción que podrían servir para alimentos y otros materiales esenciales para la vida. Si tienes vehículo, compártelo con familiares y amigos, será menos gasto de recursos y contaminación. Usa el transporte público a largas distancias y cuando más puedas.
  7. Aplica en tu vida una economía basada en recursos, comparte tus recursos con tus allegados, intercámbialos por otros recursos o servicios cuando ya no te hagan falta o emplea el sistema de bancos de tiempo.
  8. En caso de no poder aplicar una economía basada en recursos, trata de utilizar dinero virtual en vez de dinero material en tus compras. Se necesita recursos para fabricar el dinero material, generalmente son construidos en papel y otras sustancias que generan contaminación, enfermedades y depredación de la naturaleza. Sucede lo mismo con tarjetas de créditos, están realizadas sobre materiales plásticos, estos extraídos del petróleo. Se podría evitar utilizando sistemas de dinero virtual como el BitCoin, LiteCoin, etc.
  9. Aplica en tu vida la filosofía de reducir, reutilizar, reparar y reciclar. Si ya tienes materiales con los cuales producir algo que necesitas, no tiene sentido ir a comprar nuevos. El poder más grande de una persona para una vida sostenible, son los sueños, la imaginación y la creatividad, comienza a aplicarlas. Puedes ingresar a portales como Ecoportal para obtener información sobre como puedes lograr este punto.
  10. Consume productos sin obsolescencia programada, estos productos se rompen o deja de funcionar rápidamente y generan un consumismo inútil. El proceso de obsolescencia programada contribuyen a la depredación de recursos, la contaminación, un mayor caudal de desperdicios y no contribuyen a la economía. La palabra economía proviene de economizar, si consumes elementos que se rompen con facilidad, se deberá producir nuevamente el mismo producto ayudando a utilizar más recursos y energía para su producción; no ayuda a economizar y, por lo tanto, a la economía. Sé inteligente.
  11. Alimentación y producción sostenible. Consume y produce productos ecológicos, autóctonos y de temporada. Evita que tu dinero o tus recursos vallan a empresas contaminantes y extractivistas. Evita consumir productos que contienen pesticidas, transgénicos y elementos dudosos. Consumir estos productos traerá consigo enfermedades y problemas físicos que necesitaran de atención inmediata, se gastaran otros recursos esenciales como medicinas y tratamientos para contrarrestarlas.
  12. Como consumidor/a tienes derechos, no te quedes en silencio. Tienes derecho al acceso a la información de lo que consumes. Exige a las empresas productos durables, no tóxicos y contaminantes. No compres productos a empresas que ayudan a la esclavización de personas o que ayudan a países que violan los derechos humanos y cometen crímenes de lesa humanidad. Compra en empresas que producen elementos bajo licencias libres o de código abierto. Si hay algo de una empresa que no te gusta, quéjate en las cuentas de redes sociales o por los medios disponibles. Exígeles que sus productos sean sustentables.
  13. Evita comprar y que se vendan productos bélicos, las guerras generan un elevado gasto de recursos y contaminación. Informes de varios científicos afirman que la temperatura y la contaminación terrestre se elevó un 800% desde el 2001 hasta la fecha, precisamente cuando comenzaron a extenderse los conflictos bélicos. Además, las armas utilizan sustancias tóxicas y químicas que agreden el medio ambiente, la vida y la producción.
  14. En materia de multimedia, no contrates servicios de televisión o comunicación que emplean cable coaxial o cualquier tipo de ramales de cables terrestres, elige servicios de televisión o comunicación por aire. Los servicios de televisión terrestres deben utilizar recursos para construir sus ramales de cables, plásticos, fibra de vidrio, cobre, oro, etc. en grandes cantidades contribuyendo al extractivismo y la contaminación. No te conformes con cualquier información que den por televisión u otros medios. Hay programas que son claros ejemplos de consumismo y que no ayudan más que a la superficialidad. Realmente consume material informativo, aprendizaje y cultura que ayuden a extender tu mente y tu espíritu. Hoy en día vivimos en un mundo donde el flujo de información es constante, así que opta por medios donde informan sobre realidades sociales y priman el interés general sobre el interés del propio medio. Comparte, informa y educa a los demás, es necesario inculcar a las demás generaciones el conocimiento, de no hacerse es un recurso más que se pierde.

Corridas de toros, el arte del engaño

«No hay nada tan patético como una multitud de espectadores inmóviles presenciando con indiferencia o entusiasmo el enfrentamiento desigual entre un noble toro y una cuadrilla de matones desequilibrados destrozando a un animal inocente que no entiende la razón de su dolor.

Un baño de sangre anual de mil millones de euros».

Crueldad y decepción

Las corridas de toros son un espectáculo bochornoso en tres actos, de unos veinte minutos de duración, que escenifica la falsa superioridad y la fascinación enfermiza con la sangre y la carne de la que se alimentan, contra toda lógica ética y dietética, quienes creen tener un derecho divino a disponer a su antojo de la vida de otros seres sensibles, llegando incluso a justificar y trivializar la muerte del toro como arte y diversión; un comportamiento patológico que nace de una incapacidad para afrontar el dolor de las víctimas y una morbosidad irrefrenable ante la posibilidad de ser testigo directo de alguna cornada, o de la muerte del matador; un riesgo fortuito, infrecuente (un torero por cada 40.000 toros sacrificados), y sobre todo evitable que, sin embargo, incrementa el carácter macabro de la corrida.

Una caridad cruel e insolidaria

Igual que los carniceros y las guerras, las corridas de toros tienen mala imagen, y no es fácil presentar la muerte como arte, comida o libertad. Pero si el requisito para un festín es la matanza de un animal, y los tiros son los precursores de la libertad, quienes se lucran fomentando la diversión a costa de la vida animal también necesitan justificar y enfocar la atención de los consumidores y usuarios en la supuesta utilidad de sus productos y servicios apoyando obras de interés social; por ejemplo, a través de una corrida de beneficencia, un acto aberrante e insolidario que, sin embargo, puede servir de reclamo al tranquilizar algunas conciencias, sobre todo si el baño de sangre beneficia supuestamente a un asilo de ancianos, las hermanitas de los pobres, una asociación que defiende a los discapacitados como la Fundación Padre Arrupe, o instituciones como la Asociación Española Contra el Cáncer o la Cruz Roja, que también entró a formar parte del negocio taurino con la explotación del servicio de alquiler de almohadillas en la plaza de Sevilla.

La destrucción de cualquier vida, supuestamente en beneficio de los demás, es éticamente inaceptable; pero esto no impidió a las monjas de la Hermandad del Santo Cristo del Consuelo y Nuestra Señora de los Desamparados celebrar el año pasado en Ciudad Real una novillada o «festival taurino-religioso», incumpliendo el artículo 2.418 del catecismo, donde se dice que hacer sufrir a los animales va contra la dignidad humana. Otro ejemplo pintoresco, impropio de una sociedad democrática y civilizada, que no guarda relación con una actitud solidaria y humanitaria hacia los discapacitados y los animales, tuvo lugar en Alcuéscar, Cáceres, donde el alcalde construyó con dinero público una rampa y una zona especial para que 80 espectadores en sillas de ruedas pudieran ser testigos de un linchamiento repugnante de animales físicamente sanos. La Diputación de Málaga también se ha sumado a este inusitado interés taurino por los discapacitados físicos, aportando dinero público para que la plaza de La Malagueta sea la primera del país en instalar un ascensor para minusválidos, que previamente eran trasladados en brazos por los empleados, habilitando el ruedo para todos los públicos, con la creación de rampas de acceso a la plaza y una barandilla para sujetar las sillas de ruedas.

Las administraciones públicas, propietarias del 65% de las más de trescientas plazas de toros españolas, a pesar de las quejas de la inmensa mayoría de los contribuyentes que no desean apoyar con sus impuestos esta barbarie nacional que los intereses taurinos tratan desesperadamente de mantener e incentivar, siguen exigiendo un mayor número de corridas en los pliegos de adjudicación de los concursos taurinos; una carnicería anual, estéticamente impresentable que, con más de mil representaciones escenificando la masacre de un pacífico animal herbívoro que acaba en el desolladero, amenaza con ahogar con sangre, incluso, el interés de sus más fieles e incondicionales cómplices, ética y físicamente discapacitados, de una cobardía que a todos envilece.

Una siniestra farsa impuesta como fiesta nacional

Detrás de la barrera que les aisla de la sangre, los aficionados y curiosos, adictos a la muerte y al dolor ajeno, se jactan de alimentar un biocidio aberrante y estéril con la compra de abonos que les permiten ver hasta la saciedad un espectáculo nauseabundo en el que se torturan, uno tras otro, miles de veces, seis magníficos animales, condicionados desde el nacimiento para representar, junto con el caballo, el papel más funesto de un fatídico guión, dividido en tres «suertes», en las que unos siniestros mercenarios muestran su desprecio a la vida, acosando y «castigando» a un noble toro, manipulado y traicionado, con arpones y picas afiladas, hasta que muere, asfixiado o ahogado en su propia sangre con los pulmones destrozados por la espada del matador, o apuntillado con un puñal con el que intentan seccionarle la médula espinal. Pudiendo haber sido sometido, según estudios veterinarios, a toda clase de mortificaciones fraudulentas, incluyendo, además del afeitado (del cual, según el artículo 47.2 del reglamento de 1996, son supuestamente responsables los ganaderos), el suministro de fármacos y purgantes, que actúan como hipnotizantes y tranquilizantes, pudiendo producir falta de coordinación del aparato locomotor y defectos de la visión antes de comenzar la farsa taurina y ser descuartizado por los picadores, que le clavan el hierro de la puya en el morrillo, abriendo, a modo de palanca, un tremendo agujero con la cruceta, cortando y destrozando los tendones, ligamentos y músculos de la nuca para obligarle a bajar la cabeza y poderle matar más fácilmente. Continuando con el suplicio de las banderillas; tres pares de arpones de acero cortante y punzante (llamadas también «alegradores»), que le rompen la cerviz, quitándole fuerza y vitalidad, antes de ser estoqueado por los sicarios de la espada y el puñal; una labor premiada con las orejas, rabos y patas arrancadas de sus víctimas, incluso antes de su muerte, como trofeos que testifican el grado de deshumanización de sus cobardes verdugos y quienes les alientan con el griterío inconsciente o un silencio cómplice.

Las corridas de toros, además de carecer de sentido ético y apoyo social, fomentan el desprecio hacia los animales y la insolidaridad entre los ciudadanos, acostumbrados a permanecer impasibles ante el linchamiento de un ser vivo. No siendo tampoco un espectáculo que cuente con el apoyo incondicional de sus más fervientes aficionados que protestan contra «la invalidez de los pseudotoros» y el incumplimiento reiterado de las normas que regulan la tortura del animal, cada vez más debilitado y «falto de casta», que sufre la dolorosa indignidad del afeitado, una práctica que implica el corte de un trozo de pitón, dentro del mueco donde se le inmoviliza, sufriendo el llamado lumbago traumático, y destrozándose los músculos y tendones al luchar desesperadamente por librarse del yugo que sujeta su cabeza, saliendo desvencijado en el cajón hacia los corrales de la plaza, a donde llega tullido y sin fuerzas para afrontar los desgarradores puyazos que le inflinge el picador. Un vergonzoso fraude, tolerado y muy extendido, según los propios taurinos, que debería bastar para condenar y aislar públicamente a los matones que han impuesto, con el beneplácito institucional de sus vasallos políticos, este sucio negocio como emblema de la España negra y «fiesta nacional».

El «arte de matar»: como modelo educativo, religioso y cultural

Aunque haya disminuido el apoyo popular a las corridas de toros, el fin de las fiestas crueles dependerá del grado de respaldo de los medios de comunicación, de los intereses económicos y de las instituciones públicas y religiosas que tradicionalmente las han justificado y mantenido, política y materialmente, a cambio de vender su alma al diablo o al mejor postor, permitiendo la implantación del «status quo» taurino y la pérdida de valores éticos y religiosos del modelo egoísta de sociedad actual, intolerante y cruel, que se manifiesta a través de las retransmisiones taurinas, la violencia deportiva y doméstica y la telebasura en general, con el silencio cómplice, egoísta o ignorante de los votantes que legitiman activa o pasivamente la violencia institucionalizada sin comprender el origen de los conflictos sociales y las guerras locales y transnacionales que condicionan e hipotecan el presente y el futuro de la humanidad.

El fomento de la crueldad y el desprecio a la vida llega incluso a redefinir y condicionar el comportamiento y la identidad cultural de los aficionados a la sangre, a través de nuevos videojuegos como «Torero, arte y pasión en la arena», con una opción, presentada por un conocido torero, que enseña a dos jugadores las técnicas más refinadas para torturar y matar a sus víctimas virtuales o potenciales. Al igual que los esfuerzos, claramente tendenciosos para presentar una corrida de toros simbólicamente, con descaro o sutileza, como una expresión artística fascinante y respetable, a través del cine o del teatro, en obras como «Carmen» y «Don Juan en los ruedos», de Salvador Távora, que llenan los escenarios de sangre real, vertida para satisfacer el morbo de los espectadores, o la película «Hable con ella», del director Pedro Almodóvar, quien organizó corridas de muerte en Madrid y Guadalajara, que costaron la vida a varios toros, destruyendo la magia incruenta del cine para manchar de sangre a los espectadores y hacerles cómplices involuntarios de una atrocidad éticamente incomprensible e injustificable.

Uno de los factores que contribuyen a mantener y fomentar las corridas de toros es el aporte de dinero público de las instituciones locales y regionales a las escuelas taurinas, que surgieron junto a los antiguos mataderos municipales, donde se entrena a niños de doce y catorce años en «el arte de matar», mediante competiciones y prácticas con terneros y vacas, que sufren atroces heridas e incluso, como en la escuela taurina de Madrid, mutilaciones de las orejas y el rabo antes de morir. Barbaridades que forman parte del ritual tauricida de las corridas, apoyadas y justificadas por representantes taurinos de la cultura, como el escritor y catedrático de ética de la Universidad Complutense de Madrid, defensor de las corridas de toros y de las víctimas del terrorismo, Fernando Savater, quien se jacta de que «las barbaridades a veces también tienen su mérito, su estética y su ética», justificando demagógicamente la crueldad por no ser, según él, «el objetivo de la diversión», sino «un ingrediente necesario».

El gobierno de Andalucía, que también apoya las corridas de toros, justifica las escuelas taurinas que subvenciona haciendo una lectura parcial de los artículos 35 y 46 de la Constitución Española, que tratan del derecho al trabajo y la libre elección de un empleo o una profesión, así como el fomento y conservación del patrimonio cultural español, sin tener en cuenta el artículo 15, que trata del derecho a la vida, sin miedo a la tortura y a un trato inhumano y degradante, que convenientemente no se aplica a los toros y caballos víctimas de las corridas.

Otros factores económicos que contribuyen a mantener las corridas son la asistencia, nada grata, del turista ocasional que apoya, a menudo involuntariamente, el morboso espectáculo y la diversificación económica de los ruedos. Asimismo, mientras algunos ganaderos se benefician de la ayuda económica de la Unión Europea, destinada a la producción de carne, otras subvenciones públicas permiten la celebración de corridas de toros en pueblos y ciudades que carecen de medios económicos para organizarlas por su cuenta. La venta de carne de los animales sacrificados a los gourmets taurinos, que ignoran o desean ignorar la importante liberación de toxinas producida por el estrés de las víctimas y las enfermedades habituales relacionadas con su consumo, como tuberculosis, nefritis y parasitosis hepática, también contribuye a hacer más rentable la masacre taurina.

A pesar de la falta de apoyo público por los espectáculos crueles de las últimas estadísticas, coincidiendo con el auge del vegetarianismo/veganismo y la búsqueda de valores espirituales basados en el respeto a la vida; sin absurdas excepciones antropocéntricas o religiosas, la mafia taurina, que nunca en su macabra historia ha querido saber de leyes de protección animal (incompatibles con su actividad tauricida, destructora de hombres y caballos), trata desesperadamente de retrasar el inevitable fin de una sangrienta dictadura que extiende sus tentáculos por los satélites taurinos de Europa, América y otros feudos potenciales, imponiendo un espectáculo denigrante y remodelando o proyectando nuevos centros de tortura multiuso, con cubierta o techo retráctil, para subvencionar y equiparar el martirio de animales con otros espectáculos musicales y artísticos más lucrativos, como el centro multimillonario de la ciudad de Burgos, previsto para el 2004.

Una perspectiva histórica

Aunque las corridas de toros sean un espectáculo singular y vergonzosamente español, su origen se remonta a los sangrientos juegos romanos y las crueles venationes en las que se mataban miles de animales para divertir a un público sediento de sangre y fuertes emociones. Según cuenta Plinio el Viejo, en su Historia Natural, Julio César introdujo en los juegos circenses la lucha entre el toro y el matador armado con espada y escudo, además de la «corrida» de un toro a quien el caballero desmontando derribaba sujetándolo por los cuernos. Otra figura de aquella época, según Ovidio, fue el llamado Karpóforo, que obligaba al toro a embestir utilizando un pañuelo rojo. El sacrificio de toros también se incluía entre los ritos y costumbres que los romanos introdujeron en Hispania.

En Creta, además del relato de la mitología griega que cuenta las aventuras de Ariadna, hija del rey Minos, y Teseo, que mató al Minotauro, hay constancia de la celebración de juegos en la plaza de Cnossos, en cuyo palacio, conocido por el Laberinto, pueden verse frescos que muestran a hombres y mujeres en escenas de tauromaquia, guiados quizá por los mismos mitos y la ignorancia insensata que permite caracterizar a un pacífico animal como un monstruo o enemigo virtual, convirtiéndole en víctima real de nuestro fracaso evolutivo como seres humanos, para poder traficar con la vida y el dolor de cuantos carecen arbitriamente de nuestros inmerecidos privilegios.

El acoso y la matanza de toros en España como ritual de diversión

La primera referencia histórica de una corrida data de 1080, como parte del programa de festejos de la boda del infante Sancho de Estrada, en Ávila. Existiendo una conexión psicológica entre la corrida y estas celebraciones por la simbología ritual libidinosa imaginaria entre toro y torero, o entre lo masculino y lo femenino, con ramificaciones en el folklore y las fiestas populares, así como la relación libidinal entre el público y el torero, y otros elementos menos visibles que manifiestan todo un espectro de deseos, traumas y pasiones malsanas y enfermizas.

Aunque varios escritores apuntan que el Cid Campeador, Rodrigo Díaz de Vivar, fue el primer caballero español que alanceó toros, según Plinio, la práctica la introdujo Julio César, atacando él mismo con una pica a los toros a caballo. Una costumbre que los moros consideraban menos peligrosa que los torneos entre cristianos, que les preparaban para las batallas en las que los hombres se mataban del mismo modo.

Durante la Edad Media la corrida de toros se desarrolla y es monopolizada gradualmente por la nobleza que, influenciada por la galantería y el mal ejemplo de los reyes, como sucede en España en la actualidad, se disputaba la notoriedad pública, las atenciones de las damas y el respeto de los demás, exhibiendo su «valor» y gallardía, acosando y alanceando toros, considerados como enemigos totémicos de gran poder defensivo.

La reina Isabel la Católica rechazó las corridas de toros, pero no las prohibió, mientras que el emperador Carlos V se distinguió por su afición y mató un toro de una lanzada en Valladolid para celebrar el nacimiento de su hijo Felipe II, en cuyo reinado se promulgaron las primeras condenas eclesiásticas.

La complicidad del poder y la iglesia con las corridas de toros

En 1565 un concilio en Toledo para el remedio de los abusos del reino, declaró las funciones de toros «muy desagradables a Dios», y en 1567 el Papa Pío V promulgó la bula De Salutis Gregis Dominici, pidiendo la abolición de las corridas en todos los reinos cristianos, amenazando con la excomunión a quienes las apoyaban, pero su sucesor Gregorio XIII modera el rigor de la bula de San Pío V, conforme al deseo de Felipe II de levantar la excomunión. En 1585, Sixto V vuelve a poner en vigor la condenación, que a su vez es cancelada en 1596 por Clemente VIII. Felipe III renovó y perfeccionó la plaza mayor de Madrid en 1619, con capacidad para casi sesenta mil participantes, y Felipe IV, además de alancear toros y matar uno de un arcabuzazo en la Huerta de la Priora, estoqueó a muerte a más de cuatrocientos jabalíes.

Durante los siglos XVI y XVII, en España y el sur de Francia ya se practicaba la suelta de vaquillas y toros por calles y plazas, y otros festejos como los toros de fuego y los toros embolados, ensogados o enmaromados, comparables en crueldad con el espectáculo aristocrático de la corrida en el que el caballero tenía un papel preponderante en el acoso y muerte del toro, que también sufría las mil provocaciones que le causaban los peones desde los burladeros o caponeras, los arpones que la chusma le clavaban y los arañazos de algunos gatos introducidos en algún tonel que el toro desbarataba. En Sevilla, se documenta una corrida, a cargo de la cofradía de Santa Ana, con «seis o doce toros con cinteros y sogas para regocijo del pueblo», llegando a generalizarse en las grandes corridas a caballo, con rejones, la provisión de un primer toro «para que sea burlado, humillado y muerto por el pueblo de a pie».

El entusiasmo de la nobleza por las corridas se mantuvo durante el reinado de Carlos II, pero a partir del siglo XVIII, cuando la nobleza se desentendió del toreo a caballo, a raíz de la prohibición de Felipe V de las llamadas «fiestas de los cuernos» (también rehusó participar en un auto de fe organizado en su nombre al principio de su reinado), se impuso el protagonismo plebeyo en el toreo a pie, con la novedad de la muerte del toro a manos de la gente más vil y poco refinada vinculada con el abasto de carne y los mataderos, donde desarrollaron su particular modalidad tauricida hasta formar en el siglo XVII cuadrillas de peones o chulos provistos de capas, que se unieron a los patéticos y despiadados jinetes (varilargueros), para correr (provocar el acoso del toro), doblar (hacerle dar vueltas bruscamente con el engaño), pinchar y rematar (desjarretar) a los toros agotados que rehuían el doloroso encuentro con sus verdugos a caballo y los perros de presa. Pasando de ser el enfrentamiento con el toro un entrenamiento «deportivo» a un negocio lucrativo que siguió contando con el apoyo real para erigir en la Puerta de Alcalá de Madrid la vieja plaza de obra de fábrica, donada por Fernando VI a la Real Junta de Hospitales, que fue inaugurada en 1754.

A partir de la segunda mitad del siglo XVIII se destinan extensas tierras para pastos, mientras el matador de toros alcanza renombre como espada y se consuma la dictadura taurina, al margen de la ley, con la proliferación de plazas permanentes, al estilo de los coliseos romanos, como un cáncer de la razón, con la consiguiente perversión y vulgarización de las malas costumbres y la pérdida de valores éticos y sociales que los españoles ilustrados trataron de corregir, sin éxito, con una legislación más humanitaria y socialmente acertada.

La conciencia humanitaria ilustrada y el despotismo taurino

A finales del siglo XVIII, una iniciativa para civilizar las costumbres del país del conde de Aranda, ministro del gobierno ilustrado de Carlos III y presidente del Consejo de Castilla, desembocó en la promulgación de la Real Orden de 23 de marzo de 1778, que prohibía las corridas de toros de muerte en todo el reino, con excepción de aquéllas destinadas a sufragar, «por vía de arbitrio», algún gasto de utilidad pública o fines benéficos, siendo éstas prohibidas también posteriormente por la «pragmática-sanción en fuerza de ley» de 9 de noviembre de 1785, que contemplaba su «cesación o suspensión». Finalmente, por el decreto de 7 de septiembre de 1786 se consumó la total prohibición de todos los festejos, sin excepciones, incluidas las corridas concedidas con carácter temporal o perpetuo a cualquier organismo como «las Maestranzas u otro cualquiera cuerpo». En 1790, otra «Real Provisión de los señores del Consejo», erradicaba, no sólo la versión espectáculo de la recién inventada «corrida moderna», sino cualquier celebración que tuviera al toro como víctima protagonista, en virtud de la cual se prohibía «por punto general el abuso de correr por las calles novillos y toros que llaman de cuerda, así de día como de noche». En 1805, otro real decreto de Carlos IV reiteraba la abolición de las corridas de toros en España y sus territorios de ultramar, aunque se toleraban algunas excepciones con fines benéficos. Prohibición que dejó de ser efectiva incluso antes de la llegada de Fernando VII, el rey absolutista que restaura el tribunal de la inquisición (abolido en 1808) y da su apoyo a las corridas, mientras suprime las libertades y la constitución de 1812. Cerrando las aulas de la Universidad en todo el reino, al mismo tiempo que crea, en 1830, la primera escuela de tauromaquia, con sede en el matadero sevillano, que sería cerrada tras su muerte, en 1834, bajo la regencia de María Cristina.

El deseo de la mafia taurina de afianzar su poder e imponer su espectáculo a toda costa a la población española incrementa el ritmo de construcción de circos de muerte a lo largo del siglo XIX (en respuesta a la prohibición legal de las corridas), en cuyo período se erigen y se aumenta la capacidad de la mayoría de los que hoy están en uso. Provocando el apasionado clamor literario de la poetisa española Carolina Coronado (1823-1911) contra la profusión de circos taurinos, en su poesía Sobre la construcción de nuevas plazas de toros en España. Durante el siglo XIX se regula la matanza de los toros al margen de la ley, publicándose en 1836 la Tauromaquia completa, mientras se organizan espectáculos en los que participan perros y otras especies animales, al más puro estilo del antiguo circo romano, como el enfrentamiento que tuvo lugar en Madrid entre un toro y un elefante en 1898.

La muerte de miles de caballos, horriblemente destripados, convierte las corridas de toros en verdaderas carnicerías que acaban reduciendo la población equina a la mitad en el último tercio del fin de siglo, lo que motiva la introducción en 1928 del peto, una colcha protectora de invención francesa, que no elimina el sufrimiento del caballo, pero evita herir la sensibilidad de los espectadores que menos toleran la sangre.

Los ganaderos manipulan el comportamiento y la fuerza del toro reduciendo su tamaño y fabricando un animal acomodaticio por medio de sucesivos cruzamientos para adaptarles al ritual taurino «moderno».

Pablo Iglesias (1850-1925), figura indiscutida del Partido Socialista (PSOE) desde su legalización en 1881, condena públicamente las corridas de toros; pero es su propio partido el que las legaliza de nuevo en España mediante el Real Decreto 176/1992, de Juan Carlos I, que, lejos de tipificar la crueldad como delito como corresponde a un gobierno constitucional democrático, establece las medidas para fomentar la barbarie taurina «en atención a la tradición y vigencia cultural de la fiesta de los toros», especificando las características y el tamaño de las armas, legalmente homologadas, que los verdugos deben emplear para torturar a sus víctimas, como las banderillas; más largas que hace dos siglos, las banderillas negras (que reemplazaron a las de fuego con cartuchos de pólvora), para aterrorizar al toro manso que no colabora con sus verdugos, así como la puya o pica, la espada o estoque y la puntilla propia del matadero y el arsenal taurino.

El negocio taurino fuera de España: una cuestión de vida y muerte

Las corridas de toros en América, Francia y Portugal atravesaron las mismas vicisitudes que en España, decretándose prohibiciones civiles y eclesiásticas que, salvo algunas excepciones, no se respetaron, aunque contribuyeran al desarrollo de un estilo diferente de espectáculo, igualmente cruel, basado en el tormento y la muerte de un animal sensible.

En Francia, la entrada en vigor de la ley Grammont prohibiendo las corridas de toros el 2 de julio de 1850, no impidió la introducción de las corridas de muerte al estilo español, para satisfacer a la emperatriz española, Eugenia de Montijo, que intervino personalmente para solicitar la suspensión de la prohibición que afectaba a una serie de corridas en Bayona, programadas para el verano de 1853, en las que murieron 19 toros y 39 caballos. A pesar de lo cual, las corridas siguieron estando legalmente prohibidas durante cien años en todo el territorio nacional, hasta la adopción, por el Consejo de la República, el 12 de abril de 1951, de una proposición de ley declarando que la ley anterior «no era aplicable a las corridas de toros cuando una tradición ininterrumpida podía ser invocada».

Temiendo que una mayor preocupación por los derechos de los animales haga más difícil mantener engañada a la opinión pública mundial, la mafia taurina trata desesperadamente de exportar su esperpéntico espectáculo a cualquier país sin ninguna tradición taurina como Egipto y Rusia, o a otras ciudades de Francia como París, donde intentaron organizar una corrida, en junio de 2002; o Carcasona, donde se montó una corrida por primera vez desde 1954, después de que el alcalde y la corte superior de justicia hicieran prevalecer la escapatoria legal de que existe «una tradición local ininterrumpida», una disposición que excluye a las corridas de toros y peleas de gallos de las sanciones previstas en la actualidad para el maltrato de animales en la ley francesa de protección de los animales del 15 de julio de 1976.

«Según una encuesta francesa de 1993, el 83% de la población está en contra de las corridas de toros, y sólo las apoya un 11%».

En Portugal, donde la crueldad y el sufrimiento de los animales es similar al resto de la península, a pesar de la prohibición de las corridas de muerte al estilo español en 1928, la tradición de matar a los toros en las plazas de las ciudades fronterizas con España continúa en lugares como Villa de Barrancos, donde las autoridades las han permitido durante décadas. Paradójicamente, una nueva ley permitirá nuevamente la matanza del toro en los ruedos, en las ciudades que puedan demostrar haber mantenido ininterrumpidamente la costumbre de matar toros y de haber incumplido sistemáticamente la ley durante al menos cincuenta años.

Los falsos argumentos utilitaristas en defensa de las tradiciones para justificar la tortura de los toros no justifican de ninguna manera ningún acto basado en el suplicio gratuito de nuevas especies animales, pero el abuso sistemático de animales de cualquier especie acaba insensibilizando a la opinión pública ante el sufrimiento animal, permitiendo, por ejemplo, incluso encierros de avestruces en Aragón y en poblaciones como Fuengirola, sin tener en cuenta las consecuencias físicas, psicológicas, morales o éticas para las víctimas involuntarias o para quienes participan de buena gana en cualquier espectáculo cruel y degradante.

Si deseamos atajar la violencia contra los animales de cualquier especie y empezar a construir una sociedad basada en el respeto a la vida y a los demás, debemos avanzar en la dirección más humanitaria de otros países de la Unión Europea como Alemania, Italia o el Reino Unido, y mejorar el estatuto de los animales en España y otros países como Portugal, Francia, México, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, condenando sin paliativos la tortura de cualquier ser vivo a nivel europeo e internacional y reformando el artículo 632 del Código Penal español, que es totalmente ineficaz para prevenir los casos de crueldad con los animales, ya que sólo se aplica a los espectáculos no autorizados legalmente, en cuyo caso el maltrato sólo está castigado como una falta, con una multa.

El despertar de la conciencia pública

Los continuos esfuerzos de las instituciones en apoyo de las corridas de toros y las fiestas crueles, en las que se torturan animales de varias especies en la España democrática, se enfrentan al creciente rechazo de una juventud más crítica que busca una relación más sincera y armoniosa con los animales y la naturaleza, y a una opinión pública más escéptica y dispuesta a cuestionar, no sólo la calidad y el origen de los alimentos, sino también las diversiones más aberrantes. Lo cual posibilitaría el fin de la permanente sangría nacional y un mayor progreso económico, social y cultural del país haciendo realidad el sueño de erradicar las costumbres violentas, insolidarias y crueles, como las corridas de toros, prohibidas hace más de dos siglos por nuestros ilustres antepasados como una enfermedad social que se manifiesta, de múltiples formas, destruyendo nuestra sensibilidad y el sentido ético y estético de cuantos aceptan como normal que las partes mutiladas de un animal herbívoro pacífico sirvan de recompensa a sus verdugos, y fomentando incluso el machismo y la violencia de genero; ya que si se acepta que un ser vivo pueda ser torturado por lucro y diversión, también la condición humana puede ser objeto de la misma consideración.

José Vargas Ponce, capitán de fragata, miembro y director de la Real Academia de la Historia, y notable erudito, amigo de los principales ilustrados de la época, como Jovellanos y Villanueva, resumió en su Disertación sobre las corridas de toros, escrita en 1807, todos los argumentos antitaurinos del siglo XVIII, trabajo que, lamentablemente, no trascendió más allá del limitado círculo académico, quedando inédito en los archivos hasta 1961, cuando Julio Guillén Tato, otro marino académico, editó la Disertación y alguna documentación complementaria, en la que el autor condena las diversas perversiones que se resumen en la corrida de toros: «Â¿Será posible que espectáculo por tantos títulos bárbaro, expuesto e indecoroso, haya tolerado siglos y siglos, sin repugnarlo, la gente española?». En otro apartado sobre los perniciosos efectos que este espectáculo produce en el carácter colectivo de los españoles, dice: «Esto es en el fondo el objeto de cada corrida; esto es lo que representa y multiplica las escenas: fiereza procurada por el hombre, daños y carnicerías voluntarias, dechados perennes de crueldad y de ingratitud, y sangre vertida y mezclas de sangres, y siempre sangre y más sangre. Pues si estos son los ejemplos de los toros, ¿qué pueden producir los toros? Dureza de corazón, destierro de la dulce sensibilidad y formas tan despiadadas y crueles como el espectáculo que miran».

Las corridas de toros y los derechos naturales de los seres vivos

El significado histórico de los derechos civiles, la libertad de expresión y la extensión de los derechos naturales a los seres humanos y a los animales, por primera vez con criterios puramente humanitarios, surgió de una profunda reevaluación de los valores éticos y las prioridades humanas que permitió cuestionar cualquier forma de explotación animal como la domesticación de animales, que es un modelo para el sometimiento social, al igual que la caza, que históricamente ha representado una afirmación de poder y virilidad, y la vivisección que, además de una atrocidad científica, hipoteca nuestra salud, haciéndonos rehenes de los criterios mercantilistas de la industria farmacéutica, que no concibe la salud sin el recurso obligado a las medicinas.

Para hacer frente a las corridas de toros como una costumbre cruel e institucionalizada, antes es necesario entender la relación existente entre este arcaico espectáculo y la primitiva escala de valores de la cultura carnívora en la que se sustenta, que considera a los seres humanos y a otros seres vivos como enemigos potenciales a quienes es posible dominar o sojuzgar, además de consumir sus despojos. Dado que una forma de explotación suele justificar la otra, y ambas pertenecen a una mitología que aparta a los animales de nuestro ámbito moral.

Joseph Ritson (1752-1803), decía en 1802, en su Ensayo moral sobre la abstinencia, que la relación entre el consumo de animales y el comportamiento cruel y despiadado del ser humano, es un hecho históricamente demostrado. Y que el origen de los mal llamados deportes bárbaros e insensibles de los ingleses, como las carreras de caballos, la caza, el tiro con escopeta, el acoso con toros y osos, las peleas de gallos, los combates profesionales de boxeo, y otros tantos, está en la adicción a la carne.

El vegetarianismo como base del progreso social y cultural

Las raíces del movimiento vegetariano, que llegaría a ser la base de las campañas en pro de los animales y sus derechos, tienen su origen en los ideales de la Ilustración y de quienes han creído y luchado por un mundo más justo para los seres humanos y los animales; intelectuales ilustrados como el conde de Aranda (1719-98), diplomático y primer ministro de Carlos III, y Gaspar Melchor de Jovellanos (1744-1811), jurisconsulto, estadista y escritor, se caracterizaron por su rechazo frontal a las corridas de toros, promoviendo la cultura, el bienestar social y la mejora de las costumbres. Cuya influencia se dejó sentir en toda la generación de los literatos del 98 que, con la excepción de Valle-Inclán, se opusieron a las corridas de toros. Miguel de Unamuno transformó el antiguo lema de Pan y Juegos en Pan y Toros, criticando a las masas que acudían a las corridas en busca de una macabra y sangrienta diversión, mientras que Pío Baroja expresó su preocupación por el sufrimiento de los animales.

Los libros de Tomas Payne (1737-1809), «Sentido común» y «Los derechos del hombre», cuya influencia marcó el curso de la historia de la humanidad, y Joseph Ritson, quien creía que los sacrificios rituales de animales permitieron que el ser humano empezara a comer carne, representaron los ideales de la Ilustración para todos aquellos que creían en un nuevo concepto universal de la justicia para los seres humanos y los animales, sentando las bases del movimiento vegetariano internacional del que forman parte organizaciones como la Unión Vegetariana Internacional (IVU) y diversas asociaciones veganas internacionales que promueven un estilo de vida más sano y solidario, basado en una alimentación de origen vegetal, que rechaza y condena el maltrato de los animales y su explotación para la producción de alimentos, cuya comercialización y consumo impiden la adopción de medidas necesarias, justas y responsables a favor del bienestar de los animales, y el movimiento global para la defensa de sus derechos, un colectivo al que pertenecen también varias asociaciones españolas como Amnistía Animal, ADDA, ALA, ANPBA, ASANDA, ATEA, Derechos para los Animales, OLGA, etc., que defienden los derechos de los animales y condenan la crueldad institucionalizada de las corridas, canalizando la indignación pública hacia estos espectáculos, como en la primera marcha antitaurina de la primavera de 1987 a la plaza de las Ventas de Madrid. Protestas que no siempre reciben la atención adecuada de los medios de comunicación por temor a perder los favores políticos y económicos de los intereses taurinos e institucionales que las apoyan.

Por un futuro sin diversiones sangrientas

El mayor rechazo de la sociedad a las guerras y los espectáculos crueles en los que se torturan y matan animales por lucro y diversión, debería generar una actitud menos tolerante con la violencia que sufren los animales y degrada a toda la sociedad; sin embargo, aunque algunos festejos crueles, como el lanzamiento de una cabra del campanario de la iglesia de Manganeses, ya no se permitan; otros, como el «Toro de la Vega», que consiste en perseguir a un toro por el campo hasta matarlo con una lanza para disputarse sus testículos como trofeo, encuentran su justificación en las corridas de toros y siguen contando con el suficiente apoyo institucional, representado por intereses taurinos, que no permiten educar a la sociedad a valorar por igual a todas las víctimas de la violencia, impidiendo la adopción y ejecución de una verdadera ley estatal de protección animal, acorde con una sociedad democrática evolucionada que respeta los intereses de los más vulnerables.

Si podemos establecer que somos lo que comemos y rechazamos la violencia relacionada con el consumo de carne, también debemos dejar vivir a los demás. Si nuestros alimentos son nuestra medicina, también pueden permitirnos redefinir el significado de lo que llamamos diversión y lograr alimentar el espíritu, o el alma, aprendiendo a apreciar los alimentos obtenidos sin violencia ni crueldad. Si realmente somos seres compasivos, cada uno de nosotros debemos ser parte de la solución y pedir la abolición de las corridas de toros y de toda su simbología supremacista que hace una fiesta del dolor, centrando nuestros esfuerzos en debilitar los cimientos políticos y económicos que hacen posible que perdure un anacronismo de nuestro pasado sangriento que no tiene lugar en una sociedad que se autodefine como moderna, democrática y solidaria.

«Según una encuesta reciente, el 68% de los españoles no están interesados en las corridas de toros, siendo los jóvenes y las mujeres quienes menos las apoyan. Los catalanes y los gallegos, con el 81 y el 79%, respectivamente, son los que están menos interesados. Otros datos reflejan que el 82% de los españoles no han asistido nunca a una corrida, mientras que el 87% condenan el sufrimiento animal en los espectáculos públicos».

El arte de la guerra, el arte de la inmadurez

Un número de personas poseen una mirada superficial de lo que ocurre en una guerra y de la problemática que conlleva tales acciones, solo ven ejércitos armados que matan personas por razones económicas, territoriales, por recursos estratégicos o por razones de poder. Algunos pretenden hacer creer que existen razones religiosas en los conflictos, pero mencionado hecho solamente es una escusa utilizada como cortina de humo, para esconder las verdaderas razones por las cuales ocurren los nombrados conflictos bélicos. Si mantenemos una mirada más profunda, nos daremos cuenta de que los conflictos bélicos son un signo de inmadurez de la actual civilización; además arrastra problemáticas muy ondas para el medio ambiente, como también para el ser humano y las distintas sociedades.

Derroche de recursos monetarios y naturales

Miles de organismos internacionales calculan los gastos de recursos monetarios y naturales militares en cifras increíblemente elevadas. Las cifras son tan altas que según organismos como el Banco Mundial, calcula que se podría haber fabricado la infraestructura de otro mundo igual que el planeta tierra. Para la mayoría le parecerá exagerado, pero es una verdad evidente.

El centro de investigación militar Sueco SIPRI, especialista en la materia, situó el gasto monetario militar mundial en 1,75 billones de dólares en el 2013. En 2012, estos gastos habían caído por primera vez desde 1998, en 0,4%, pero el año pasado el descenso global alcanzó a 1,9%, según los cálculos del Instituto Internacional de Investigación sobre la Paz de Estocolmo (SIPRI).

Sin embargo, los países emergentes y en vías de desarrollo, el aumento del gasto militar está en subida, por lo que este año podría aumentar el gasto militar hasta llegar a 2,0 millones de dólares, subraya en un comunicado el director de investigación de presupuestos militares del SIPRI, Sam Perlo-Freeman.

«Aunque en algunos casos se trata de la consecuencia natural del crecimiento económico o una respuesta real a necesidades de seguridad, en otros casos constituye una verdadera dilapidación de los ingresos procedentes de la explotación de recursos naturales, como ocurre en regímenes autocráticos o por la aparición de carreras armamentistas regionales», nos dice el organismo.

El calculo del gasto militar mundial realizado por nuestra organización desde 1900 hasta el 2000 basándose en documentaciones oficiales presentadas por distintos países sobre sus gastos militares, podría haber llegado a los 214 billones de dólares; tan solo en 100 años de historia de la humanidad. Si analizamos que la humanidad tiene más de 5000 años de historia conocida como civilización, en los cuales fueron construidos en relación con conflictos bélicos, la cifra de gasto monetario se vuelve incalculable.

Sumado a este problema, hay que agregarle los gastos de recursos naturales. Tomaremos como ejemplo algunos datos promedios presentados por algunos países. Estados Unidos posee 18.900 aeronaves en servicio, si tomamos en cuenta que un avión promedio pesa 12.000 kilos, nos da como resultado que se utilizaron la cantidad de 226.800.000 kilos de recursos naturales para su construcción. El total de vehículos blindados que posee es de 27.573 unidades, si tomamos en cuenta que en promedio un tanque pesa 34.000 Kilos, obtenemos como resultado que 937.509.573 Kilos utilizados en recursos naturales para su construcción promedio. En la marina se posee 521 embarcaciones, desde portaaviones hasta fragatas, una embarcación promedio pesa 8.215.000 Kilos, es decir que se utilizaron 4.280.015.521 Kilos para su elaboración.

Estos son datos promedios del armamento activo de una sola nación; hay que sumarle a estos datos otros pertrechos como municiones, bombas, misiles, la cantidad de vehículos que han sido destruidos, el armamento ya utilizado y anulado, los vehículos fuera de servicio y que se amontonan en campos de chatarra, las estructuras edilicias fabricadas para fines miliares; el combustible utilizado tanto para la construcción como en cada conflicto bélico, muestra de poder, exhibiciones militares, etc. Cifras que llegan a desquiciar a cualquier mente que piense claramente sobre una humanidad avanzada y sana.

Los recursos utilizados en el área militar, son recursos que se pierden en otras áreas como la salud, educación, industrias, etc. se calcula que con la cantidad de recursos gastados militarmente en estos últimos 50 años, se podrían haber automatizado todas las áreas de producción de elementos primarios, para la sustentabilidad de toda la civilización humana, sin necesidad del empleo de recursos humanos en los puestos de trabajo.

En un conflicto bélico, no solamente son gastados toneladas de recursos monetarios y naturales, también son destruidos un sin número de infraestructuras civiles, casas, comercios, hospitales, escuelas, edificios gubernamentales, etc. En el último ataque del Régimen Sionista a Gaza, se destruyeron aproximadamente 15.000 infraestructuras, entre ellas casas, mezquitas, hospitales, edificios gubernamentales, industrias, comercios, etc. sin embargo, otro sinnúmero de infraestructuras han sido dañadas, en total se calculan que 250.000 han quedado inutilizadas. Estas son las cifras de un solo conflicto bélico, desde el 2001 hasta la fecha se mantienen abierto más de 23 conflictos bélicos, siendo el más grave actualmente el de Iraq y Siria, la destrucción de infraestructura se cuentan por billones de dólares.

Perdida de recursos humanos

En los conflictos bélicos no solamente mueren simples personas, las víctimas en muchos casos son, técnicos, ingenieros, constructores, científicos, médicos, profesores, etc. Las cifras de muertos en Gaza fue de 2.200 personas aproximadamente, otras 11.000 han sufrido heridas de graves consideraciones, varias han quedado lisiadas, en el conflicto de Iraq, se calcula que 1.033.000 han muerto en el 2007 según estudios realizados por Globalresearch en el 2007; hoy las cifras se calculan que son alrededor de 1.400.000 personas. En el conflicto Sirio se estima que la cantidad de muertos asciende a 350.000 personas. Si tomamos en cuenta que desde el 2001 a la fecha existen 23 conflictos armados abiertos, las perdidas humanas podrían ser superiores a los 9 millones de personas.

Las perdidas de capital humano entorpecen el crecimiento de las naciones y por ende de la civilización entera; las áreas más afectadas siempre suelen ser las básicas, educación, salud, alimentación, etc. Hay que recordar que sin estas áreas básicas, cuya mayor potencia de producción es humana, puede generar catástrofes humanitarias incalculables, inclusive llevar a un país a la edad de piedra. Semejantes escenarios, al perder el potencial humano para la reconstrucción, pueden durar años, inclusive

Hay que tener en cuenta que cientos de proyectos de investigación se ven detenidos o perdidos por culpa de la matanza del capital humano, proyectos que podrían haber salvado a la humanidad de la misma contaminación generada por la carrera bélica. El mossad (agencia de inteligencia israelí) con la participación de los ocupantes estadounidenses en Irak, ha logrado hasta el momento asesinar a 350 científicos nucleares iraquíes y más de 200 profesores universitarios de los diferentes campos científicos, según un informe del Departamento de Estado de EU. Esto se puede traducir como el genocidio científico conocido más grande de los últimos años.

En nómina actualizada hasta el 14 de marzo pasado, el Comité de Solidaridad con Irak del Tribunal Bruselas precisa las circunstancias en las que fueron torturados y asesinados 141 profesores de varias instituciones y centros de enseñanza superior: universidad de Bagdad, al-Mustansiriya, Tecnológica y al Bahrein, todas de la capital iraquí: Hilla (Babilonia), Mosul (Nínive), Diwaniya (Quadisiya), Instituto Técnico, y de Basora (Basora), Saladino (Tikrit), Baquba (Diyala), Ramada (Al-Anbar), Kufa (Nayaf), Mosul (Mosul), entre otras instituciones académicas. Se calcula que gracias a estas matanzas se perdieron por lo menos 4 proyectos de energía libre que podrían haber llevado al país a un nivel de sustentabilidad energética único en el mundo.

Envenenamiento y contaminación

El ejército estadounidense es responsable de la contaminación más atroz y extendida del planeta. Aun así, esta información y los documentos que la acreditan prácticamente no se publican. A pesar de las evidencias, el impacto del ejército estadounidense sobre el medioambiente para nada es un tema tratado por las organizaciones medioambientalistas; tampoco fue el centro de ninguna de las discusiones o de las propuestas de restricciones en la reciente Conferencia sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas en Copenhague. No obstante no es el único ejército que envenena y contamina el mundo, la mayoría de las grandes potencias contribuyen a la contaminación del mundo con su maquinaria bélica.

Este impacto incluye el uso indiscriminado de combustibles fósiles, gran producción de gases de efecto invernadero y una gigantesca emisión de contaminantes radiactivos y químicos en el aire, agua y suelo. Tales compuestos causan en el ser humano y el animal un sin número de malformaciones y enfermedades terminales. Los recursos alimenticios quedan expuestos a agentes tóxicos por varios años, en algunos casos siglos.

La investigadora política Sara Flounders escribió: «De cualquier forma que se mida, el Pentágono es el más grande consumidor de productos petroleros y de energía en general. Aun así, el Pentágono sale totalmente exonerado en todos los acuerdos internacionales sobre el clima».

Los informes oficiales de Estados Unidos informan el uso militar de 320,000 barriles diarios de petróleo (50,9 millones de litros), no incluye el combustible consumido por los contratistas, o en instalaciones arrendadas o privadas, o en la producción de armas. Steve Kretzmann, director de Oil Change International, dice claramente «la guerra de Iraq fue responsable de por lo menos el equivalente a 141 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono (MMTCO2e) desde marzo de 2003 a diciembre de 2007″. Es decir que es responsable del consumo del 60% promedio mundial.

De acuerdo con Barry Sanders, autor del libro The Green Zone: The Environmental Costs of Militarism (La zona verde: costos medioambientales del militarismo): «La más grande agresión contra el medioambiente, contra todos nosotros alrededor del mundo, proviene de una sola agencia: las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos». Sin embargo, esto no aparece en los informes de cambio climático, que en cierta medida, fueron utilizados como escusa para tapar una verdadera realidad, el belicismo es el verdadero generador del cambio climático.

Tal como están las cosas, el Departamento de Defensa es el contaminador más grande del mundo, produciendo desechos más peligrosos que las cinco más grandes compañías químicas de Estados Unidos juntas. Uranio empobrecido, petróleo, combustibles, pesticidas, agentes defoliantes (como el Agente Naranja, fósforo blanco), plomo, silicio, cobalto y grandes cantidades de radiación derivadas de la producción, prueba, demostraciones de fuerza y uso de armas, son solo algunos de los agentes contaminantes con los cuales el ejército estadounidense está contaminando el medio ambiente.

La mayoría de los elementos que son utilizados por la carrera bélica no son recuperados, muchos se pierden en el mar, generando desastres ecológicos y sociales a grandes escalas. En 2010, el pueblo de Guam se preparó para una militarización catastrófica, casi sin paralelo en la historia más reciente. Se podría decir que debido a la contaminación en la isla por la militarización, hoy la isla es considerada zona peligrosa para la vida humana. Estas construcciones significarán, entre otras cosas: la destrucción de mesetas de caliza arbolada y la profanación de sitios de enterramiento de unos 3.500 años; también la restricción para el acceso a áreas ricas en plantas indispensables para la práctica de la medicina indígena; la negación de acceso a lugares de culto y zonas de pesca tradicionales; la destrucción de unas 28 hectáreas de arrecife de coral florecientes, que hoy sirven de hábitat indispensable para muchas especies en peligro de extinción; y el sobre consumo de las reservas de agua de Guam, incluyendo la perforación de otros 22 pozos adicionales. Además, aumentará enormemente la probabilidad de accidentes relacionados con la actividad militar. De hecho esto ya ocurrió y derivo en grandes contaminaciones en la isla.

Conclusiones

Tales datos nos lleva a concluir que, la muestra más clara de incivilización, inhumanidad, inmadurez, falta de sabiduría, etc. comienza a relucir cuando observamos que el ser humano sigue apostando al militarismo y las carreras bélicas, siendo que son por estas mismas, que la humanidad está al borde de su propia extinción.

El ser humano debe entender que el conformismo y el silencio contra las militarizaciones de los conflictos no es una opción; debe actuar contra el sistema impuesto actualmente basado en el monetarismo y la militarización y trasladar el uso de esos recursos al ámbito social, en áreas más útiles como la educación, la salud, la alimentación, el medioambiente, etc. Es conveniente tener ejércitos para la ayuda social y medioambiental, antes que ejércitos asesinos y contaminantes. Hasta que la humanidad no entienda tales cuestiones y sobre todo que actué sobre este problema, me temo que seguiremos siendo una humanidad lisiada e impotente.

Hacia la evolución de las energías renovables y alternativas

Hacia la evolución de las energías renovables y alternativas. La sustentabilidad no se lleva a cabo obteniendo resultados mediante dañar otra parte, ya que un país no genera sustentabilidad si uno de sus sectores no está completo. Por ende, es preferible crear nuevos paradigmas para que no perjudique a la población, ni al animal, ni al medio ambiente, con métodos nuevos que garanticen un equilibrio entre todos ellos.

La energía limpia o renovable es uno de los puntos que se deben desarrollar para garantizar la sustentabilidad de una nación. Podemos poner de ejemplo a Costa Rica, unos de los países con mayor desarrollo de energías libres y renovables, casi el 94% del consumo interno provienen de fuentes renovables y limpias. Por eso es importante la evolución constante de las energías alternativas y renovables para el crecimiento de un país. Con ustedes nombramos algunos de los últimos avances en esta materia.

Energía por medio del sonido, la súper esfera

Además de innovador es para sentirnos orgullosos, ya que es la creación de uno de los de nuestros. El joven ingeniero mexicano Jesús Torres Jurado es el creador del prototipo, realiza las últimas pruebas para validar su eficiencia.

Se parece a un balón de fútbol, pero no sirve para jugar. Además es amigable con el ambiente y no depende de las condiciones climáticas. Es el primer cosechador de energía creado en México para generar electricidad a partir de la captación, por vibración, de ruido urbano o ambiental.

Su forma esférica (cubierta de aluminio) está inspirada en el fullereno (estructura atómica de pentágonos y hexágonos). En la parte interna de su superficie lleva adheridos sensores piezoeléctricos para captar el ruido.

A diferencia de una celda solar o un sistema eólico, que necesitan convertidores, los sensores piezoeléctricos hacen la conversión automáticamente: en el momento en que captan el ruido, lo convierten en salida eléctrica.

Con esta esfera, que funciona como una membrana, se capta directamente el ruido en todas direcciones, incluso por reflejo de la pared y por la vibración del brazo que la sujeta contra ella.

El actual cosechador de energía, que podría ser decorativo, es una estructura completa cubierta con lámina de aluminio para repujado. Los sensores piezoeléctricos se sueldan para colocarlos, con pegamento de silicona, en las caras o gajos, y se cablean internamente. A continuación, toda la esfera se envuelve con maylar (tela sintética que se usa en rescates, pues mantiene hasta 90% el calor del cuerpo humano; o en la conservación de alimentos) para protegerla de la intemperie (no permite el paso del agua).

El corazón de todo el proyecto es un circuito que contiene un rectificador que procesa la señal y manda el voltaje amplificado a una batería. Fue diseñado por Torres Jurado para recibir 100 milivolts y, al amplificar la señal, tiene una salida de 3.6 volts. Lo que capta quizá sea poco, pero es constante. «No es lo mismo tener 1 milivolts en un momento (un segundo) que constante, durante 12 horas». afirma.

En Los Ángeles, California, se ha propuesto que la torre Soundscraper «diseñada por los franceses Julien Bourgeois, Olivier Colliez, Savinien de Pizzol, Cédric Dounval y Romain Grouselle” aproveche el ruido de esa urbe para generar electricidad. Esta idea fue desarrollada para la versión 2013 del concurso de rascacielos de la revista eVolo y obtuvo una mención honorífica.

A través de su fachada, la cual estaría rodeada por 84 mil «pestañas» que funcionarían como sensores, la torre Soundscraper podría captar, en función de su intensidad y dirección, el ruido proveniente del tráfico, de la construcción de otros edificios e incluso de los aviones, y transformarlo en electricidad.

Según los creadores del proyecto, la electricidad generada por esta torre sería capaz de cubrir 10% de la demanda para el alumbrado público de Los Ángeles, el equivalente a 150 megavatios por hora. Asimismo, este sistema de energía renovable contribuiría a la reducción de las emisiones de dióxido de carbono.

La evolución de los paneles «solares»

La compañía afirma que su sistema B.torics es 35% es más eficiente que los tradicionales diseños fotovoltaicos de doble eje, la rotación es completa. La esfera es resistente a la intemperie e incluso es capaz de producir electricidad a partir de la luz de la luna.

El sistema B.torics fue inventado por el arquitecto alemán André Broessel. Trató de crear un sistema solar que podía ser incorporado en las paredes de los edificios para que actuaran como ventanas y generadores de energía. Pero el proyecto no sólo es notable por su capacidad en cuanto a rendimiento solar, el sistema B.torics está diseñado también para generar energía lunar!

Las esferas son capaces de concentrar la luz difusa de la luna en una fuente constante de energía. El futurista sistema  B.torics capta la atención por su diseño limpio y hermoso. Estamos muy contentos de ver cómo los arquitectos incorporarán estos orbes de generación de energía en las agendas de energía alternativas y en edificios futuristas.

La energía eólica se quita las aspas

¿Aerogeneradores sin aspas?, ¿es posible? La respuesta es sí, una segunda generación de aerogeneradores que pueden generar la misma energía que los tradicionales, pero con un claro ahorro en costos de producción «explotación y otras ventajas medioambientales» paisajísticas está a punto de desembarcar en el mercado.

Estos son aerogeneradores totalmente diferentes a los actuales tanto en su forma como en la manera de generar energía. La simplificación del sistema consigue un ahorro en materiales, transporte y mantenimiento que hará que por el mismo dinero, se genere hasta un 40 por ciento más de energía.

Los tres socios de la empresa madrileña Deutecno «David Suriol, David Yáñez y Raúl Martín» han creado el proyecto Vortex: un sistema que evoluciona los aerogeneradores actuales de tres aspas a los aerogeneradores sin aspas.

En 2006, David Yáñez, presentó la primera patente. Desde ese momento no han parado de trabajar en este proyecto. Construyeron su propio túnel de viento para pruebas, donde han llegado a probar un prototipo de 3 metros. Hasta que este año, Repsol ha seleccionado el proyecto Vortex para su proceso de incubación de empresas. Así tendrán la oportunidad de convertir un proyecto de laboratorio en un producto de mercado.

El dispositivo consiste en un cilindro vertical semi rígido, anclado en el terreno, y que incluye materiales piezoeléctricos. La energía eléctrica se genera por la deformación que sufren esos materiales al entrar en resonancia con el viento.

Algunos de los beneficios de estos nuevos aerogeneradores son que no generan ruido, no producen interferencias con los radares, tienen un menor costo de materiales, montajes y mantenimiento. Además, reducen el impacto ambiental, son más eficientes ya que producen energía limpia más barata, y funciona ante un mayor rango de velocidades de viento.

En 2016 ya se podría tener la primera unidad de este aerogenerador sin aspas. El precio de mercado sería de unos 5500 euros.

Cuero es piel

La opinión pública condena rotundamente el uso de animales por su piel (pelaje). Pocas explicaciones se necesitan para razonar por qué.

Las pieles se consideran como un cruel símbolo de status lujoso y poco más. Pero el cuero no siempre recibe tal condena. De hecho a menudo se considera como un práctico subproducto de la industria cárnica; ecológicamente correcto; un producto de calidad fácilmente disponible para todos. Sin embargo, el mito y la ignorancia rodean su producción.

Proporcionamos las razones por las que deberíamos condenar el cuero tan apasionadamente como condenamos las pieles.

Hechos sobre las pieles

Alrededor de 30 millones de animales, principalmente visón y zorro – pero también chinchilla, marta e incluso lince – son mantenidos en cautividad en jaulas de alambre apiladas en filas, donde son incapaces de seguir sus instintos naturales y por tanto recurren a comportamientos estereotipados, automutilación y canibalismo. La muerte les llega por gaseado, electrocución, inyección letal o desnucados. Existen unas 12 criaderos en Gran Bretaña (todos de visón), recluyendo entre 50.000 y 100.000 animales. La caza con trampas se estima que asciende a unos 5 millones de animales en todo el mundo, generalmente mediante trampas-cepo de acero que ahora son ilegales en Gran Bretaña.

El Cuero y el Mito del «Subproducto»

Quienes compran productos de cuero pueden intentar tranquilizarse pensando que el animal del cual proceden ya había muerto para carne, de modo que poco importa que «utilicen» la piel restante para hacer un par de zapatos o una chaqueta. Sin embargo, sí importa porque haciendo esto estarán ayudando a subvencionar la industria cárnica. Comprar cuero asegura la continuidad de la industria masiva basada en el sufrimiento animal. No sólo el cuero, sino hasta la última parte del animal es vendida para hacer posible el sangriento negocio en su conjunto. La sangre se convierte en fertilizante o se usa como ingrediente de alimentos para mascotas. El pelo se saca para fabricar pinceles. Los huesos, pezuñas y cuernos se hierven para obtener gelatina que se usa para hacer jalea, cápsulas para medicamentos y vitaminas, dulces, galletas, película fotográfica, artículos de tocador, cosméticos y cerillas.

Derribando el Mito «Biodegradable»

La industria del cuero intenta lavar el cerebro del público haciéndoles creer que su producto es biodegradable y un compra realmente positiva para los que se preocupan por el medio ambiente. Después de todo, ¿alguien ha oído hablar de un plástico amistoso con el medio ambiente?

Sin embargo, lo que la industria del cuero no menciona es que en su estado natural el cuero no podría ser utilizado para hacer zapatos, botas, bolsos o cualquier cosa parecida. ¿Por qué? Porque en su estado «natural» se pudriría extremadamente deprisa. No obstante, incluso antes de que se descompusiera, ¡tampoco podría ser usado porque en invierno se quedaría rígidamente duro y se rompería, o en verano muy suave y flexible! Al final del día esos zapatos de cuero no durarían mucho tiempo en su estado «natural».

¿Qué hacen los fabricantes de cuero sobre esto? Tratan el cuero de diversas formas anti-ecológicas para asegurarse de que no se pondrá rígido con el frío o fláccido con el calor y, lo que es más importante, ¡no se pudrirá!.

Si el cuero es tan biodegradable y ecológico, ¿qué hay de las muestras de cuero halladas en el norte de Alemania que se estimaron tener 12.000 años de antigüedad o los artefactos de cuero que se cree que datan del Neolítico y la Edad del Bronce en Europa?

Cueros exóticos

La mayoría del cuero en el Reino Unido se obtiene de pellejos de vacuno, ternera, oveja, cabra y cerdo. Sin embargo, muchas otras especies son cazadas y matadas en todo el mundo específicamente por sus pieles. Entre ellas las cebras, bisontes, búfalos, jabalíes, ciervos, canguros, caimanes, elefantes, anguilas, tiburones, delfines, focas, morsas, ranas, cocodrilos, lagartos y serpientes. Miles de tortugas marinas «Lepodochelys olivacea» en peligro de extinción son capturadas y despellejadas ilegalmente en México, únicamente para obtener su piel. Se estima que el 25-30% de la piel de cocodrilo para zapatos importada en EE.UU. y otros artículos de fauna salvaje están obtenidos de animales en peligro de extinción capturados ilegalmente.

Cuero y Medio Ambiente

La cantidad de residuos y contaminación generada por la industria de elaboración de cuero es sorprendente. El hedor de una curtiduría es insoportable. No sólo contaminan el aire, sino que también contaminan el resto del entorno con el uso de una multitud de sustancias químicas muy tóxicas. Una estimación sitúa el coste potencial de una planta de tratamiento de aguas residuales de una curtiduría en el 30% de la inversión total demostrando que se trata de un problema importante.

Entre las sustancias usadas en la confección del cuero están:cal, sulfato sódico, emulsionantes, agentes desengrasantes no solventes, sal, ácido fórmico, ácido sulfúrico, sales de sulfato de cromo, plomo, zinc, formaldehido, grasas, alcohol, bicarbonato sódico, tintes, colas de resina, ceras, derivados de alquitrán vegetal y acabados basados en cianuro. Las aguas residuales de una curtiduría también contienen grandes cantidades de otros contaminantes como proteínas, pelo y sal.

La industria del cuero también usa una tremenda cantidad de energía. De hecho, sobre la base de cantidad de energía consumida por unidad producida, la industria del cuero se situaría junto a las industrias de obtención de papel, acero, cemento y petróleo como gran consumidora de energía.

Volviendo al inicio de la terrible cadena de sucesos que concluyen en un producto de cuero, encontramos problemas ambientales ya muy evidentes. Las granjas que crían los animales son de hecho un problema ambiental por sí mismas. Las reses expulsan metano (por la boca y el ano), que se produce durante la fermentación en sus intestinos. Cada animal emite una media de 48 kg de metano por año, y más que se produce de sus excrementos. De hecho, cerca de la mitad del metano de la Unión Europea procede de la digestión y los excrementos de rumiantes.

La producción lechera comercial no es sinónima de prácticas ecológicamente aceptables. Las granjas lecheras son a menudo unidades especializadas con altos aportes de nitrógeno y fósforo – como fertilizante y como pienso comprado. Los costes de almacenaje son elevados, a menudo no existe tierra arable sobre la que aplicar los desechos y el agua sucia, y muchas unidades también cultivan maíz que puede provocar elevadas pérdidas de nitrógeno y fósforo por lixiviación, arrastre y erosión.

Las vacas que producen una media de 35 litros diarios de leche puede llegar a necesitar hasta 100 litros de agua potable por día. Este requisito aumentará en condiciones calurosas.

La ganadería vacuna tiene otras contribuciones indirectas al efecto invernadero. Por ejemplo, los combustibles fósiles que son quemados para generar energía destinada a la obtención de fertilizantes, con los que se abonarán las cosechas de forraje con las que muchos animales son alimentados. La cría de vacuno, es también intensiva en cuanto a tierras, con unas 340.000 hectáreas de tierras de labranza destinadas a cultivar alimento para el ganado en Gran Bretaña, y los pastos para el ganado ocupan más de un millón de hectáreas. Si parte de esta tierra estuviese plantada de árboles en su lugar, éstos absorberían CO2 de la atmósfera mientras crecen.

El informe «Crisis en las Colinas» de Wildlife Trusts demuestra que la biodiversidad en las tierras altas está siendo literalmente corrida por la ganadería ovina. Sobre un 70% de los brezales de Inglaterra y Gales están en peligro y la mitad de las aves que se reproducen en las tierras altas están en descenso. Se han realizado estudios cuantitativos en las principales áreas de tierras altas en el Reino Unido que señalan que la pérdida de biodiversidad ha alcanzado niveles nacionales inaceptables.

Carne y Cuero

El tipo de carne que se adquiere en el Reino Unido tiene un efecto directo sobre el tipo de cuero disponible para la industria de manufacturas de cuero. Si todo el mundo decidiera que sólo quiere comer corderos jóvenes de menos de un mes, la piel a disposición de la industria del cuero sería muy fina, suave y flexible.

Productos suaves o Mejor Cuero de Crías

Cuanto más joven sea el animal a la hora del sacrificio, más suave y delicada será la estructura de la flor y menor es la probabilidad de deterioro por arañazos, parásitos, tiña, contaminación por estiércol, despellejado incorrecto o salado inadecuado. La piel de una hembra presenta normalmente una flor más fina que la de un macho y posee una estructura de fibras más suelta obteniéndose un cuero más suave y elástico.

Cuero igual sufrimiento animal

Las industrias ganaderas producen el cuero que emplean las industrias manufactureras. Para empezar los animales son criados en sistemas intensivos, semi-intensivos o extensivos. En otras palabras pueden proceder de granjas industriales como es el caso de los terneros (los cajones para terneros están prohibidos en este país pero los terneros todavía son criados en interior en grupos) o por el contrario otros animales (como las ovejas) pueden ser criados extensivamente en áreas de tierras altas montañosas donde se les deja más o menos a su aire sufriendo los extremos del clima, enfermedades y falta de alimento adecuado. Incluso las apacibles vacas lecheras que a menudo pueden ser observadas pastando en la campiña inglesa durante el verano, pasan 6 meses encerradas durante el invierno. Algunas vacas lecheras están realmente encerradas durante todo el año.

Tanto el vacuno como las ovejas sufren diversos problemas de salud y son sometidos a diversos procedimientos dolorosos según su especie y sexo, como la castración, el marcado en la oreja, el corte del rabo, la inseminación artificial, las laparoscopias o los implantes de embriones. Sin embargo una cosa que poseen en común es el dolor de las cojeras y la mastitis.

Cojeras

Los estudios de casos de cojera en las vacas lecheras tratadas por cirujanos veterinarios indican una media anual de incidencia del 4-6%. Cuando se incluyen los casos tratados por el ganadero ¡la incidencia anual se convierte en un 25%! La cojera es un importante problema de salud y bienestar en todos los países productores de ovino. Generalmente se considera como la mayor causa de dolor y malestar en las ovejas. Farmers Weekly publicó en febrero de 1997 que se encontraron ovejas cojas en el 92% de los rebaños cubiertos por un estudio del Colegio Veterinario Real en relación con 758,252 ovejas y 427,277 corderos.

Mastitis

La mastitis es una infección bacteriana muy dolorosa de las ubres de la vaca que provoca inflamación e hinchazón. La ubre se pone dura y caliente con pus anormal. En la vaca que ha parido recientemente la leche es espesa, cremosa y huele de forma insoportable. La vaca está a menudo coja de una o las dos patas traseras con las articulaciones hinchadas. La temperatura corporal puede ser alta y en algunos casos las vacas embarazadas abortan o paren un ternero mal desarrollado. Alrededor de cuatro de cada 10 vacas se ven afectadas anualmente en Gran Bretaña.

Las ovejas sufren de manera similar. En casos realmente agudos la oveja alcanzará una temperatura elevada y la ubre puede empezar a tomar un color muy oscuro a medida que se instala la gangrena. Si esto sucede, toda o parte de la ubre puede finalmente desprenderse. En casos extremos, la oveja perecerá rápidamente de septicemia. La mastitis leve en las ovejas produce daños permanentes en las ubres, normalmente en forma de abscesos, y las ovejas son a menudo sacrificadas como resultado. El tratamiento de la mastitis en las ovejas, rara vez tiene éxito y un estudio realizado durante 3 años sobre 30.000 ovejas de tierras bajas encontró que alrededor del 5% estaban afectadas. La mastitis subclínica es casi imposible de detectar pero afecta hasta al 12% de las ovejas en algún momento de la lactancia.

Transporte

Los problemas asociados con el transporte incluyen el miedo y el dolor asociado con la manipulación y reunión de animales; estrés térmico y motriz; hambre, sed y agotamiento; y los riesgos de infección. En septiembre de 1996, 240 ovejas murieron en un accidente viajando de Gran Bretaña a España a través de Francia. Las 520 restantes fueron sacrificadas en mataderos franceses. Dos días después otras 300 ovejas murieron en otro accidente.

La sociedad consumista, una sociedad enferma

Una crítica a los valores inherentes a la sociedad capitalista: Como son usados por el poder para someter la voluntad de los ciudadanos, y como afectan negativamente a millones de ciudadanos en todo el mundo, que, por unos motivos u otros, no son capaces de dar lo que el sistema espera de ellos.

El consumismo perturba la mente

En estos días que corren no es demasiado difícil encontrar argumentos para creer, de una u otra manera, que vivimos en una sociedad cada vez más enferma y deshumanizada. A poco que dediquemos unos minutos de nuestro tiempo a observar el mundo que nos rodea, los ejemplos para contrastar tal creencia fluyen a borbotones en todos los ámbitos de la vida. Pocos son ya los espacios de nuestra cotidianidad donde no podamos detectar algún síntoma de la decadencia a la que irremediablemente parece abocada nuestra civilización. En nuestras propias vivencias en las relaciones familiares e interpersonales, en las noticias trágicas que a diario invaden nuestros medios de comunicación, en el discurrir rutinario por las calles de nuestros pueblos y ciudades, en todos sitios se vislumbran síntomas de una crisis que nos conduce hacia un futuro poco esperanzador. La perdida de valores humanitarios, la inexistencia de un sentido de lo moral en el quehacer común solidario, es cada vez más una incipiente realidad que nos atropella a todos como un rodillo que no podemos esquivar y que, conducido por no se sabe bien quién o qué, pretende no dejar títere con cabeza. La triste realidad de una vida cada vez más competitiva e individualista, de un mundo cada vez más alejado de utopías emancipadoras, y de una sociedad cada vez más vuelta sobre su propio egocentrismo, se impone sobre nuestras consciencias como un proyecto de vida del cual no podemos, no queremos, o no sabemos escapar.

La sociedad de consumo

El consumo compulsivo de bienes es la causa principal de la degradación ambiental.

El desarrollo económico y político actual se caracteriza, según el último informe del Worldwatch, más que por la victoria del capitalismo sobre el comunismo, por el consumismo. El consumismo hoy domina la mente y los corazones de millones de personas, sustituyendo a la religión, a la familia y a la política. El consumo compulsivo de bienes es la causa principal de la degradación ambiental.

El cambio tecnológico nos permite producir más de lo que demandamos y ofertar más de lo que necesitamos. El consumo y el crecimiento económico sin fin es el paradigma de la nueva religión, donde el aumento del consumo es una forma de vida necesaria para mantener la actividad económica y el empleo. El consumo de bienes y servicios, por supuesto, es imprescindible para satisfacer las necesidades humanas, pero cuando se supera cierto umbral, que se sitúa en torno a los 7.000 euros anuales por persona, se transforma en consumismo.

En el mundo la sociedad de consumo la integran 1.728 millones de personas, el 28% de la población mundial: 242 millones viven en Estados Unidos (el 84% de su población), 349 millones en Europa Occidental (el 89% de la población), 120 millones en Japón (95%), 240 millones en China (apenas el 19% de su población), 122 millones en India (12%), 61 millones en Rusia (43%), 58 millones en Brasil (33%) y solo 34 millones en el África subsahariana (el 5% de la población). En total en los países industrializados viven 816 millones de consumidores (el 80% de la población) y 912 millones en los países en desarrollo (exclusivamente el 17% de la población del Tercer mundo).

Mientras los 1.700 millones de consumidores gastan diariamente más de 20 euros, hay 2.800 millones de personas que tienen que vivir con menos de 2 euros diarios (lo mínimo para satisfacer las necesidades más básicas) y 1.200 millones de personas viven con menos de 1 euro diario en la extrema pobreza. Mientras el estadounidense medio consume cada año 331 kilos de papel, en India usan 4 kilos y en gran parte de África menos de 1 kilo. El 15% de la población de los países industrializados consume el 61% del aluminio, el 60% del plomo, el 59% del cobre y el 49% del acero. Cifras similares podrían repetirse para todo tipo de bienes y servicios.

Consumismo y pobreza conviven en un mundo desigual, en el que no hay voluntad política para frenar el consumismo de unos y elevar el nivel de vida de quienes más lo necesitan. La clase de los consumidores comparte un modo de vida y una cultura cada vez más uniforme, donde los grandes supermercados y centros comerciales son las nuevas catedrales de la modernidad.

Las importantes ganancias en eficiencia se ven rápidamente absorbidas por el aumento del consumo. Las viviendas son cada vez mayores y los automóviles cada vez más potentes.

¿Por qué y para qué consumimos?

El objetivo primordial es la necesidad de supervivencia y en segundo plano el consumo por capricho o deseo de algo.

¿Necesitamos todo lo que consumimos? ¿Es lo mismo necesitar que desear?

No necesitamos todo lo que consumimos; sin embargo, en la sociedad que nos encontramos y el estado de vida que vivimos, el acto de consumir algo por deseo pasa de ser un deseo a una necesidad, tanto para relacionarnos con los demás como para pasar desapercibido. Necesitar se basa en lo mínimo que necesita una persona para sobrevivir; Y desear es un capricho de cada persona, una ilusión.

¿En las sociedades de consumo, se produce para atender las necesidades de las personas o las personas terminan necesitando todo lo que se produce?

En un principio supongo que lo esencial era abastecer a las personas productos o servicios de su necesidad, sin embargo, el mercado por fuerza ha tenido que ir mejorando e innovando para cada vez ofrecer a las personas algo nuevo. Porque las personas por naturaleza nos aburrimos con facilidad una vez que ya conocemos, o lo sabemos utilizar. Es simplemente el instinto de mejorar como ser humano aunque no siempre sea ese el buen camino.

Si fueras multimillonario. ¿Qué harías con el dinero? ¿Piensas que serías más feliz que ahora? ¿Por qué?

La mayoría de las personas lo emplearían en satisfacer sus necesidades y deseos, y los de su familia, Quizás sería más feliz por tener una tranquilidad económica.

Porque el dinero no da la verdadera felicidad, pero la disimula, ya que en el estado de sociedad en el que nos encontramos la supervivencia del individuo como persona tristemente depende y mucho de su estado económico.

¿Qué hay de las personas consumidoras?

Pondré un ejemplo, si alguien que va a comprar una computadora nos pregunta como debe ser, cuáles son las especificaciones del equipo para que sea muy rápido y nosotros siempre les decimos que entre más RAM, mejor sea el microprocesador, más espacio tenga en disco duro, que tenga compatibilidad con las últimas tecnologías en más evolución, que la computadora va a necesitar espacio para expansión, pero aquí le estamos diciendo implícitamente, compra, pero tiene por seguro que en el futuro no te va a satisfacer el rendimiento de la máquina por el software de última generación y vas a necesitar comprar más para que tu máquina funcione mejor. Es decir, nosotros mismos seguimos en este ciclo vicioso de comprar cada vez lo último, lo mejor, lo más rápido que a propósito, ¿alguien se ha dado cuenta de que antes las cosas duraban más y que parece que cada vez los componentes electrónicos son más frágiles?

Pondré otro ejemplo con los teléfonos celulares: yo tengo mi teléfono celular ladrillo tiene con un display monocromático ese teléfono es muy resistente (hasta se me ha caído de una cuarta planta sin daños, traten con un J7 o con un G3 y a ver como quedan), no lo cambio porque no tengo dinero y hasta el momento no tengo necesidad. Pero que hay de las demás personas, aquellas que pueden conseguir un teléfono inteligente (smartphone) última generación móvil que aparte de llamadas y sms, reproduce música, videos pueden tomar fotos y videos, utilizarlos como agendas y otro sin fin de opciones que les brindan este tipo de teléfonos (que más que teléfonos son como micro portátiles), y un último ejemplo, tengo un amigo que se consiguió un teléfono no tan sencillo (un Motorola F7 creo) puede hacer todo lo mencionado anteriormente le costó alrededor de 200 dólares, sin embargo, lo que él hace con dicho teléfono, es escuchar música, ver algunos videos, tomar fotos de vez en cuando (por cierto, la calidad de las fotos no es muy buena) usarla como alarma, cosas sencillas, ¡hey! No digo que esté mal, él puede hacer lo que quiera con su dinero; sin embargo, con todas las posibilidades que le ofrece un teléfono ocuparlo regularmente para esas tareas y ni siquiera considerar sacarle más potencial al teléfono, ciertamente si me parece un desperdicio de recursos, pero bueno, estoy seguro de que si pudiera me compraría uno pero por cuestiones de tener un teléfono bonito y poder mostrárselo a alguno de mis amigos… mmm… Mostrar mi teléfono a mis amigos… y así ellos compran uno mejor para decir que tienen lo último… y luego yo… y… ¿Otra vez el ciclo vicioso?, alguien debe de comenzar a cambiar eso. Ese alguien debemos de ser nosotros, como detener o en lentecer este ciclo para darnos cuenta de que no tiene sentido, es decir, dejar de ser consumistas irracionales que cada que sale un nuevo producto corremos a comprarlo.

Conclusión

El consumismo en la sociedad actual es ¿un problema, una enfermedad o simplemente algo que está a la moda?

Actualmente, todas las personas de la sociedad compran y compran; todo por una satisfacción personal y algunos que otros por necesidad.

Es muy importante conocer mejor acerca de esta problemática que del consumismo pues cada día se vuelve más fuerte en la sociedad.

Existen varios factores que influyen e inducen a la compra y uno de ellos son los avances tecnológicos y la publicidad. El avance tecnológico nos permite producir más de lo que demandamos y ofertar más de lo que necesitamos.

Es necesario tomar conciencia y controlar esta situación, saber cuanto y que debemos comprar y no caer a la tentación de comprar sin necesidad de hacerlo pues es el primer paso para ser parte de los consumidores compulsivos.

Hoy es necesario un nuevo paradigma basado en la sostenibilidad, lo que supone satisfacer todas las necesidades básicas de todas las personas, y controlar el consumo antes de que este nos controle. Entre las medidas más inmediatas hay que eliminar las subvenciones que perjudican el medio ambiente (850.000 millones de dólares anuales que incentivan el consumo de agua, energía, plaguicidas, pescado, productos forestales y el uso del automóvil), realizar una profunda reforma ecológica de la fiscalidad, introducir criterios ecológicos y sociales en todas las compras de bienes y servicios de las administraciones públicas, nuevas normas y leyes encaminadas a promover la durabilidad, la reparación y la «actualización» de los productos en lugar de la obsolescencia programada, programas de etiquetado y promoción del consumo justo. Y todo ello dentro de una estrategia de «des-materialización» de la economía, encaminada a satisfacer las necesidades sin socavar los pilares de nuestra existencia.

Como construir una mesa de cultivo

No hay dudas de que el sistema actual a fracaso en su misión. Seguimos con los mismos problemas e inclusive hemos adquirido nuevos problemas, productos del sistema imperante. Debemos plantearnos realmente emigrar a un nuevo sistema socioeconómico. La Economía Basada En Recursos es un buen plan. Pero para llegar a una Economía Basada en Recursos debemos realizar una transición. Para comenzar andar el camino hacia una transición primero debemos conseguir nuestra propia sustentabilidad para ir desprendiéndonos del mundo del dinero. Aprender a conseguir nuestros propios alimentos es un buen comienzo.

Debido a lo descrito anteriormente presentamos un tutorial para comenzar a producir nuestros propios alimentos. Los cultivos o huertos urbanos son una buena respuesta a este problema. En este tutorial aprenderán a construir una mesa de cultivo que puede ser puesto incluso en balcones de edificios. Para sumarle un plus se pueden reciclar Palets.

La mesa de cultivo o huerto urbano, está destinado a ser una especie de maceta grande para el balcón, y está elevado para que la persona no tenga que agacharse. Está pensado para que pueda utilizarlo personas mayores de edad.

Los siete puntos para un ambiente sano

El sistema socioeconómico predominante nos está llevando medianamente a nuestro propio apocalipsis. En parte por culpa de nuestro propio comportamiento humano. Estamos en la era del antropocentrismo, nos falta conciencia de lo que estamos haciendo con nuestro entorno.

Debemos tomar un enfoque nuevo bajo las normas de la responsabilidad comunitaria, cambiar nuestros hábitos de consumo como una herramienta de transición hacia un nuevo pensamiento socioeconómico más equilibrado como la Economía Basada En Recursos.

Mientras cada ser humano se autoconstruya internamente para lograr la transición hacia una economía basada en recursos, podemos aplicar diversos consejos para tener pautas de consumo más sustentables, justas y respetuosas. Necesitamos ponernos como base los siguientes puntos: Reflexionar, rechazar, reducir, reutilizar, reciclar, redistribuir y reclamar. Cada ser humanos que logra asumir estos siete puntos, están contribuyendo a preservar el ambiente, lograr un mundo más equitativo y ahorrar una cantidad de recursos que posteriormente será beneficioso para toda la humanidad.

Con ustedes el lema de las 7 erres:

Reflexionar

No podremos mantener un ambiente sano si no tenemos un pensamiento científico, reflexivo y critico. Debemos reconocer que los seres humanos, como los demás seres vivos, forman parte de un todo interrelacionado: el cual llamamos naturaleza, ambiente o entorno. Cualquier punto que sea tocado, cualquier acción que antepone a los seres humanos en detrimento de la naturaleza repercute de forma directa o indirecta en el bienestar de toda la humanidad y expansivamente a las futuras generaciones venideras. Aplicar la información y la educación sistémica-holística ambiental son claves para que los ciudadanos puedan repensar su manera de consumir y actuar con el ambiente.

Las opciones coherentes que podemos aplicar para lograr este objetivo son muy diversas y perfeccionables: elegir bienes y servicios comprometidos con el ambiente, elegir aquellos bienes y servicios que no tengan obsolescencia programada y que sean modulares, caminar, utilizar bicicletas, rollers, monopatín o en transportes públicos en lugar de coche privado, utilizar y apoyar el uso de las energías renovables y limpias y dejar utilizar los combustibles fósiles, consumir alimentos sanos, frescos y orgánicos, de temporada y cercanos, no comprar alimentos importados o traídos desde muy lejos, dejar de consumir alimentos con sustancias artificiales, etc.

Rechazar

Tal como debemos aceptar otros parámetros de consumo, también debemos aprender a rechazar otros. Hay que aprender a rechazar los productos tóxicos, no biodegradables, no reciclables, no durables y deben quedar fuera de la lista de consumos. Estos tipos de productos pueden estar en muchos ámbitos del lugar. Debemos encontrar la manera de rechazar su uso y sustituirlos por otros más respetuosos con el ambiente y la vida. La limpieza de la casa, el empleo de aparatos electrónicos se pueden hacer de manera ecológica y sin recurrir a productos industriales o dañinos.

Una herramienta útil para saber que podemos utilizar y cuáles debemos rechazar es la información al consumidor (consulta la información pública, no la que otorgan las empresas, ya que la información que otorgan las empresas suelen ser manipuladas para que no sepas la verdad sobre sus productos) y las etiquetas de los productos. El usuario debe interiorizarse que significan cada símbolo en los envases de los productos, conocer por ejemplo los símbolos de reciclaje que pueden servir para saber si los materiales se recuperan cuando se acabe su vida útil. En varios productos se puede observar que tienen un gran impacto ambiental que puede perjudicar el ambiente. Para aclarar esta situación, se puede observar que algunos productos usan CFC, Glifosato u otros, que causan la destrucción de la capa de ozono, tienen una alta huella de carbono, pueden producir enfermedades, consumen una gran cantidad de agua, causan deforestaciones de bosques nativos, se basan en la matanza de especies amenazadas, sobreexplotan recursos, etc. En este caso podemos remplazarlos con productos con el sello FSC o MSC, los productos ecológicos, orgánicos o de comercio justo.

Si el ser humano no aprende a decir que no y rechazar las cosas que nos hace mal, otros terminaran decidiendo las cosas que nos perjudican, incluso haciéndolas obligatorias. El ser humano debe volver a entender que para cambiar las cosas, el mayor poder que existe para tal fin, es el poder de la libertad de elección.

Reducir

Reducir o como divertidamente diría una periodista amiga, utilizar la técnica del hombre hormiga. Con este principio podremos llegar a resultados evidentes: Mientras menos consumo innecesario y menos bienes, menos gastos, menos explotación de recursos naturales, menos contaminación y menos basuras en los vertederos. No significa que hay que dejar de consumir, sino emplear la cabeza para tener el menos consumo posible. Antes de dedicarnos a adquirir un nuevo producto, hay que ponerse a pensar si realmente este producto es útil y si es verdaderamente necesario. El valor de un producto no radica en cuanto brilla, si es bello o en cuanto está valuado por el mercado, si no cuan útil es el producto para nuestra supervivencia.

Efectivamente, los seres humanos pueden reducir su impacto ambiental de muchas maneras diferentes. Al comprar, hay que evitar que los productos utilicen envoltorios excesivos, ¿Para qué comprar papel de regalo si el objeto ya viene en caja? Si es posible, comprar productos de capacidades grandes (ya que estos pueden servir para otros cosas) y los productos concentrados para generar menos basura, también para ahorrar dinero (que es otro recurso y está hecho con recursos naturales). Este sistema nos hace creer que el agua es infinita, inagotable y que puede emplearse en cualquier situación, ejemplo como combustible para autos, esto no es así, la mayoría del agua no se puede usar para la supervivencia del ser humano, el animal y la flora. Existen muchos consejos que permiten reducir el consumo sin tener que sacrificar el bienestar, aprende cuáles son. El gasto de energía se puede reducir en casa con unas cuantas y sencillas pautas.

Reutilizar

Vivimos en la era del descarte, no estamos hablando de relaciones personales, aunque también las relaciones personales están siendo descartadas. Pero nos referimos al descarte de productos, prolongar la vida útil de los bienes contribuye al ahorro de recursos y disminuir el impacto ambiental. Los envases o productos de usar y tirar son la antítesis de un consumo ecológico y responsable. Hay que dejar la vida de lo descartable por lo perdurable e intercambiable.

La reutilización es posible de muchas formas. Empecemos por la acción de ir a comprar, conviene llevar bolsas de tela o de otros materiales, en lo posible que no sean sintéticas, nos permite el uso prolongado y el reciclado de las mismas. Son preferibles utilizar las baterías o pilas recargables, más si son de materiales naturales como el litio o la sal marina, son menos perjudiciales que las de un solo uso. Las hojas de papel pueden ser utilizadas por ambos lados, también podemos utilizar las hojas recicladas y de material orgánico en ves de las hojas creadas de pasta de celulosa. Las cajas de cartón se pueden aprovechar varias veces para guardar los objetos. Nos adentramos al mundo de los libros, si eres un enfermo de comprar libros, es conveniente no comprar libros de papel, si debes comprarlos, que sean de segunda mano, sino lectores digitales, puedes descargar y almacenar los libros que quieras en ellos; si tienes libros en papel y ya no los necesitas, no se te ocurra tirarlos, donalos o pasalos a otras personas. Casi siempre lo barato sale muy caro y se rompe con facilidad, no solamente para tu bolsillo, sino pata el ambiente también. Pero también hay productos baratos que son durables y muy útiles, por lo tanto hay que informarse bien antes de comprar. Hay que aprender a cuidar muy bien los productos, hacer caso a las recomendaciones de los fabricantes y repararlos siempre que se pueda. Si no se puede, buscar la manera de reciclarlos o transformarlos en un objeto de igual o mayor utilidad (upclycling).

Reciclar

Claro que si, el reciclar es lo que más ayuda al ambiente, separar los residuos de manera adecuada para su posterior reciclaje es una acción con múltiples beneficios ambientales. Con esta pequeña acción los recursos ya no utilizados no terminan en vertederos, cada vez más saturados, también ayudamos a que nos sea necesario construir nuevos. Todos los materiales reciclables desechados pueden aprovecharse para elaborar nuevas materias primas o productos, también se reduce el consumo de energía para la elaboración de los mismos productos. Hay algunos datos que nos puede servir para entender esta situación, cuando reciclamos una lata de aluminio, se ahorra una cantidad de energía a la que consume un televisor durante tres horas. Para construir una lata, consume 5% en la fabricacion del material virgen, en el proceso de elaboración del aluminio, por lo tanto al reciclar una lata se ahorra en el proceso de fabricación de este. En el sitio EROSKI CONSUMER se ofrecen distintos artículos de información necesaria para el reciclaje.

Hay muchas maneras similares que los usuarios pueden practicar para crear compostaje, un sistema que transforma basura orgánica en varias aplicaciones ecológicas.

Redistribuir

Tal vez sea una de las medidas más importante, Richard Stallman nos enseñó que el compartir crea el camino correcto para aumentar la importancia de los productos y reducir el gasto de los recursos con el software libre, esto puede ser aplicado en otros aspectos de la vida también. La mayoría de los desequilibrios entre los países ricos y pobres no solamente afectan a sus habitantes, sino al ambiente en su conjunto. La humanidad ha duplicado en estos últimos años su huella ecológica a un nivel antes insospechado, el consumo actual se basa en la utilización de los recursos de otros territorios o de generaciones futuras, todo esto gracias a que la humanidad no aprendió a colaborar y compartir, a ser solidarios. También debemos aprender a tomar conciencia de nuestro consumo, si un ser humano viviera como un ciudadano medio de Estados Unidos o Emiratos Árabes Unidos, que en ves de compartir los recursos que ya no utiliza los tira a la basura a pesar de ser utilizables, se necesitarían más de 4,5 planetas tierras, en muchos países de la Península de Arabia se han visto que dejan tirados autos de última gama en ves de regalarlos a alguien que lo necesite. La huella de los españoles, también es muy alta: se requiere más de tres superficies como la de España para abastecer el consumo de sus ciudadanos, donde es más fácil descartar que donar. El ambiente ya no puede soportar más este tipo de pensamiento y desarrollo insostenible, hay que aprender a redistribuir el consumo de manera equitativa, hay que aprender a compartir y ser más solidarios. Los productos con una menor huella ecológica o basados en principios de comercio justo pueden disminuir estas diferencias. Las licencias libres y crear recursos compartidos como vehículos que pueden utilizar todo el mundo, pueden ayudar otro poco.

Reclamar

Hay una frase conocida que dice, el que no llora no mama, los consumidores tienen el mayor poder para transformar las practicas de un organismo, deben tener una participación activa en las actividades que influyen en la vida cotidiana de su entorno. Sin embargo aquí hay que hacer una aclaración en mayúsculas, PUES HAZ RECLAMOS, PERO SIEMPRE RESPETANDO EL AMBIENTE Y TRATANDO DE UTILIZAR LOS MENOS RECURSOS POSIBLES, HAY QUE PENSAR EN MANERAS DE PROTESTAS SIN MALGASTAR Y ARRUINAR OTROS RECURSOS. Muchas veces la ley ampara la posibilidad de reclamar y exigir actuaciones que contribuyan a mejorar el ambiente y el bienestar de los seres vivos. Podemos utilizar distintos formatos de acción: reclamar a las instituciones para conservar y recuperar el ambiente, reclamar más infraestructuras de reciclajes, reclamar mayores productos ecológicos y energía renovables, etc. Pero si no reclamas, nada sucederá.

Los consumidores son la base del sistema productivo y de oferta y demanda, la decisión de consumo de cada ciudadano puede modificar las tendencias del mercado. Si te mueves, los de arriba tendrán que moverse para hacer equilibrio o caer. Es por esta razón que debemos hacer un consumo responsable, esta medida indirecta de reclamar, opinar y criticar a las empresas y gobiernos que no respeten el ambiente o las personas, es una de las medidas más practicas que podemos realizar.

En Francia apuestan por los huertos urbanos

Los huertos urbanos aparecieron como una solución al problema de la escasez de alimentos y la sostenibilidad de la economía urbana causados por la primera y segunda guerra mundial. Mientras los años pasaban y las guerras seguían, cada vez se construían más huertos urbanos y se iban perfeccionando las técnicas para que los huertos urbanos pudieran ser más eficientes. Al terminarse las mencionadas guerras, la cultura de los huertos urbanos fue abandonada por muchos poblados. Pero hoy vuelven a resucitar y tomar fuerza a medida que fue creciendo la conciencia comunitaria. Pues muchos ciudadanos se dieron cuenta que los huertos urbanos no solamente sirven en casos de emergencias, sino que es una herramienta indispensable para la economía, la seguridad y soberanía alimentaria.

En el poblado de Ilimelgo en Francia, un nuevo proyecto de huerto urbano vertical que cuenta con 1000 m² de cultivo está siendo construido. El futuro edificio dedicado a la agricultura urbana, está planificado de una forma innovadora. Será el primer edificio de este tipo que proporcionara una agricultura urbana sostenible en Francia, ofreciendo productos frescos y de baja huella de carbono, reduciendo entre otras cosas, el transporte por carretera y ofreciendo oportunidades de empleo a nivel local.

En 2050 seremos 9.800 millones de personas en la Tierra. Y en 2100 alcanzaremos los 11.200 millones, según las Perspectivas de Población Mundial. Las megaciudades con más de 20 millones de habitantes, crecerán enormemente en las próximas décadas. En 2100 serán 27 y se distribuirán entre India, China, África y América Latina. El crecimiento de la población mundial y la expansión de las megalópolis es inevitable. ¿Cómo podemos garantizar alimentos sanos y sostenibles para los habitantes de las ciudades? De seguro no lo podremos hacer con el sistema actual, porque no permite la planificación y la distribución de los recursos de manera eficiente.

Huertos urbanos: qué es y cómo funciona.

La agricultura urbana se ocupa de cultivar, transformar y distribuir productos agrícolas en ciudades, metrópolis y centros urbanos de manera eficiente. Puede incluir la agricultura, la horticultura, la ganadería y la acuicultura en un mismo lugar planificando la reutilización de los desechos y los recursos que genera la otra parte, por ejemplo utilizar las heces de la ganadería para abonar la tierra o generar energía que necesita el predio.

Una variedad de agricultura urbana más eficiente y amigable con el ambiente es la vertical: el cultivo de plantas comestibles en macetas y otros elementos contenedores (que pueden ser construidos con material reciclado) a varios niveles para aprovechar al máximo la luz y el agua. Existen muchos proyectos de agricultura urbana vertical en todo el mundo. Algunos también utilizan la hidro-cultivación (también llamada agricultura hidropónica), es decir, el cultivo sin suelo: el suelo es reemplazado por un sustrato inerte y la planta es irrigada con agua y nutrientes. Una ventaja es la incorporación de la producción agrícola sostenible, económica y controlada durante todo el año. Estas nuevas fronteras de la agricultura se encuentran en la finca vertical (es decir, el invernadero vertical) de Ilimelgo.

Características del invernadero vertical de Ilimelgo.

El huerto vertical es un invernadero de 1.000 m2 en la ciudad francesa de Romainville, a 14 km de París. El edificio es un edificio rectangular con cubierta triangular para maximizar la iluminación solar y la ventilación natural, contando también con energía limpia. La estructura es de hormigón, acero y vidrio, construido con aislamiento natural (madera), para alivianar la carga sobre la estructura, pero suficientemente robusta como para soportar mucho peso.

El acceso se realiza a través de un jardín y la planta baja alberga espacios educativos y talleres. En el primer piso hay una tienda de semillas, o más precisamente, una proverudia de semillas. En las plantas de arriba, la agricultura ecológica intensiva se desarrolla en contenedores a varios niveles, siguiendo los principios de la agricultura urbana vertical sostenible. Hay un invernadero para el cultivo de setas (que reproduce el entorno forestal), un huerto, un gallinero y laboratorios para experimentos de germinación de semillas. Todo en un solo edificio.

Ventajas de este invernadero vertical.

La estructura flexible y dinámica de este invernadero vertical responde a la necesidad de una alternativa a la agricultura industrial. La ciudad francesa ha decidido invertir en este proyecto innovador. El objetivo del invernadero vertical, es proporcionar productos frescos con un bajo impacto medioambiental (es decir, sin emisiones de CO2) reduciendo el transporte por carretera y ofreciendo formación, educación ambiental y oportunidades de empleo. Es un excelente ambiente para enseñar a los ciudadanos a trabajar en un proyecto conjunto y no individualista.

A su vez las huertas urbanas garantiza la soberanía alimentaria de la ciudad y otorgan una mejor calidad de vida a los ciudadanos al no utilizar productos agrotóxicos.

La granja vertical, diseñada sobre una superficie de 3800 m², pretende unir a la comunidad en la sostenibilidad y en compartir y disponer de espacio con los ciudadanos. El proyecto del invernadero de Ilimelgo se encuentra en la fase de recaudación de fondos y está programado para su entrega en el verano de 2018.

El siguiente paso de la agricultura urbana es digital.

Ilimelgo diseña la nueva agricultura urbana con un proyecto sostenible, innovador y comunitario. Estas son las mismas razones por las que la agricultura se ha convertido en urbana: llevar alimentos sanos a las ciudades que estarán cada vez más pobladas en los próximos años. El futuro de la agricultura urbana está estrechamente ligado al mundo digital: el MIT está desarrollando el ordenador alimentario, una plataforma para la agricultura digitalizada y automatizada para un mayor control de la producción. Los procesos y los datos del huerto urbano se cargarán en una aplicación para teléfono móvil y un sitio web que se actualizarán cada 24 horas.

La arquitectura simbiótica o arquitectura bioclimática inteligente

Estamos cerca de encontrar el camino para lograr construir edificaciones con el mínimo impacto en el ambiente. Una arquitectura verde utilizando la tecnología al servicio de la sostenibilidad ambiental. Para lograr este tipo de arquitectura se necesitaron recopilar y realizar un semiento de datos climáticos para aprovechar al máximo los recursos naturales y optimizarlos para una mayor eficiencia. Evitando de este modo degradar demasiado el ambiente y sobre explotar los recursos. No se pierde ningún dato, ni tampoco se olvida de la naturaleza, se garantiza una integración total con el entorno construido. Esto es lo que se propone desde Proyecto Venus, una arquitectura simbiótica, sostenible. El estudio AmorphouStudio está creando una serie de torres simbióticas en Dubai que pueden servir como ejemplo.

Arquitectura y torres simbióticas

El proyecto se encuentra en etapa de aprobación, sin embargo ya hay declaraciones a favor del proyecto, este prevé la construcción de un complejo polivalente que cuenta con tres torres: La primera de ellas es para uso residencial para la clase media y alta, el otro edificio es para oficinas comercial y un último edificio para un hotel de lujo. Estos complejos estarán conectados por una gran plaza de dos niveles. Todos ellos rodeados de vegetación.

El objetivo principal del proyecto es construir un modelo de arquitectura simbiótica que se adapta mejor a las condiciones climáticas de la ciudad, asegurando no solo el confort de los ocupantes, sino también manteniendo un ambiente con naturaleza, esto sirve para regular las estaciones calurosas del verano, sin consumir grandes cantidades de energía por los sistemas de refrigeración. Puesto que la vegetación servirá para refrigerar el interior de los edificios en verano.

Geometrías inspiradas en el diagrama de Voronoi.

Los arquitectos han realizado un amplio estudio ambiental analizando cientos de datos, que se utilizaron para el diseño de todo el complejo en general. Los diseñadores tomaron como concepto de construcción el famosos diagrama de Voronoi, dividiendo el espacio métrico en distintas zonas según la equidistancia entre puntos adyacentes, diseñando las partes individuales de las estructuras según su propio micro-ambiente y las estrategias de sostenibilidad que se podían aplicar.

Un oasis fotovoltaicos, arboles y paraguas

Continuando con la lógica anterior, en la parte inferior de la plaza se diseño un verdadero oasis verde de semi-sombra, con zonas extremadamente ricas en vegetación y agua, ideales para la estación más cálida del año o para pasar un rato con la familia.

Se le suma a esto, en la parte superior, una zona alargada de fieltro perforado, parcialmente sombreado por la presencia de árboles. También se encuentran sombreados los diferentes paraguas fotovoltaicos repartidos por toda la extensión, apoyados sobre estructuras que desempeñan el papel de producir energía solar que sirve para alimentar un sistema de ventilación.

Según el estudio, el sistema de ventilación, junto con toda la exuberante vegetación, contribuye a crear un entorno micro-climático ideal incluso cuando las temperaturas suben.

Bio clima envolvente e inteligente

Apoyándose en el método científico y en el análisis de datos de la radiación solar del mes de mayo a octubre, que sin dudas son los meses más calurosos de Dubai, se utilizaron para cartografiar las geometrías de los edificios, lo que influyo en su orientación y forma. Como resultado se obtuvo una arquitectura simbiótica de torres futuristas que giran y cambian para reducir la exposición a la luz solar, un sistema copiado de los girasoles.

Las estructuras están cubiertas por un bío clima envolvente e inteligente que se adapta y responde activamente a las cambiantes condiciones climáticas exteriores. Un sistema único en el mundo hasta ahora y que podría significar un cambio en la manera de hacer arquitectura.

Diseño basado en la exposición solar

Se han diseñado los balcones para tener diferentes profundidades, permitiendo la creación de áreas sombreadas en todos los pisos y diferentes aberturas de fachada: los apartamentos expuestos a alta radiación tendrán balcones más profundos y aberturas más pequeñas en la fachada, mientras que los apartamentos menos expuestos tendrán balcones más pequeños y aberturas más grandes.

En lo que se refiere a materiales que se utilizaran para la fachada, los diseñadores del complejo siguen buscando lo mejor en términos de rendimiento. Entre las propuestas hay paneles de terracota a base de arcilla o un material compuesto de fibra. También se propuso cemento pretensado con recubrimiento de cerámica fría.

Earthlings

Earthlings es un aclamado documental acerca de cómo nuestra especie utiliza actualmente a otras especies animales. Para ello se emplean cámaras ocultas e imágenes del día a día de las prácticas de algunas de las más grandes industrias del mundo que se enriquecen con los animales.

El documental está dividido en cinco partes: mascotas, alimentación, pieles, entretenimiento y experimentación.

La finalidad del documental es la denuncia de las actividades especistas a las cuales la mayoría de la población está habituada y cuyo tipo de discriminación se ha normalizado hasta la fecha.

El objetivo de este documental es denunciar la manera en que se explota a los animales sin importar cuál sea el fin, bien para vender sus pieles, para experimentar científicamente o por puro entretenimiento.

Cuando compramos carne en el supermercado nunca pensamos en la manera en la que llega ahí. Tal vez todos sepamos que muchos de esos animales no viven felices hasta que llega el momento, pero tampoco sabemos lo poco felices que pueden llegar a ser.

No queremos oír hablar de esos lugares llamados «mataderos» que parecen estar apartados de nuestra civilización. Somos demasiados sensibles y nos gustan demasiado los animales como para verlos sufrir ¿no?.

Home

Home es un documental de 2009 dirigido por el fotógrafo francés Yann Arthus-Bertrand. De perspectiva ecologista, la trama se desarrolla con un narrador en off sobre tomas áreas que muestra la diversidad de paisajes de la Tierra y cómo la explotación económica se han convertido en una amenaza para el equilibrio ecológico del planeta.

La película tuvo un estreno a nivel mundial en cines, se lanzó en el mercado doméstico y se subió a la plataforma YouTube bajo una licencia abierta.

El documental muestra la historia de la Tierra desde sus inicios hasta el presente. El total de la película se compone de tomas de 54 países con perspectiva aérea.

La secuencia de imágenes comienza con escenas de la naturaleza, para luego mostrar otras donde se ve el daño a los ecosistemas por el impacto de la explotación humana. Estos accidentes geográficos se «originan por un estilo de vida que destruye lo esencial para producir lo supérfluo».

En la película se pueden ver secuencias de imágenes de todo el mundo, en las cuales se puede apreciar, comentado por el narrador (Salma Hayek en la versión en español latinoamericano, Glenn Close en la versión en inglés, Juan Echanove en la versión en castellano (España)), cómo el ser humano ha maltratado y está afectando al planeta: el clima, los ecosistemas (deforestación, sobreexplotación de acuíferos, pérdida de biodiversidad, urbanización, etc.) debido a la voracidad de energía y materiales del sistema socioeconómico capitalista.

Se muestran escenas del polo petrolífero de Dubái.

Sobre el fin mismo del documental Arthus-Bertrand comentó que el objetivo no es brindar soluciones, sino exponer la problemática. Comentó que «viviríamos mejor consumiendo menos y compartiendo más»; sobre las políticas como instrumento de cambio declaró necesario «convencer a la gente para que empuje a los políticos a la acción». Una de las conclusiones del documental afirma «en 200 000 años sobre la Tierra, la humanidad ha perturbado el balance sobre el planeta. La humanidad tiene apenas diez años para revertir al tendencia».

Sobre el final se escucha la frase «es demasiado tarde para ser pesimista» y se ofrece una visión distinta.

Pensamiento sistémico-holístico

En este texto analizamos cuál es el sistema de pensamiento que se utiliza en una holocracia, el cual se divide en dos sistemas que si bien parecerían antagónicos, en realidad se complementan. Los pensamientos que utiliza una holocracia se resumen en sistémico y holístico. Podrían definirse como el pensamiento de ingeniería de progreso (sistémico) y el pensamiento de ingeniería inversa (holístico), ambos corresponden al pensamiento científico. Para comprender mejor este modelo de pensamiento y obtener una definición clara, enumeraremos y describiremos ambos subsistemas de pensamientos de manera resumida y clara. Comprender ambos subsistemas, es esencial para identificar como es el pensamiento sistémico-holístico y porque es tan importante para el desarrollo del método científico, la holocracia y la sustentabilidad.

El pensamiento sistémico

El pensamiento sistémico es el tipo de pensamiento que se da en un sistema o varios subsistemas o elementos que se encuentran conectados entre si. Intenta comprender su funcionamiento y resolver los problemas que presentan sus propiedades progresivamente desde la unidad más pequeña hacia arriba. Se podría decir que el pensamiento sistémico es un marco de concepto, un contexto que se ha desarrollado en los últimos 60 años que facilita la claridad y modificaciones de patrones por medio del entendimiento progresivo de los elementos.

Etimología de sistémico

Para lograr entender el pensamiento sistémico, debemos comprender la etimología de las palabras que lo componen. Un sistema (del latín systēma, y este del griego σύστημα sýstēma “reunión, conjunto, agregado”) es un objeto complejo cuyos componentes se relacionan con al menos algún otro componente; puede ser material o conceptual. Todos los sistemas tienen composición, estructura y entorno, pero solo los sistemas materiales tienen mecanismo, y solo algunos sistemas materiales tienen figura (forma).

Entonces podemos decir que sistémico, en latín systematicus, y este del griego συστηματικός, proviene de la palabra raíz systēma, y significa “Presentación de un saber, conocimiento o forma jerarquizada y ordenada, como un sistema”12.

Definición de Sistemas

En definitiva podemos decir que un sistema es todo organismo o conjunto de partes organizadas bajo un numero de componentes en interacción. Un sistema está conformado por componentes, que son unidades del sistema que en combinación con otros componentes se combina, separa o compara las causas para producir consecuencias (entradas y salidas, o causas y efectos).

Los sistemas por definición tienen una complejidad organizada con las siguientes características:

  • Es abierto al impacto del entorno
  • Tiene límites.
  • Energía, materia e información son importados desde el exterior de sus límites.
  • Parte de la energía es almacenada para impedir la desintegración futura, otra parte es transformada por y para las necesidades del sistema.
  • Complejidad.
  • Es propenso a fallos debido que no se analiza holísticamente3.

Fundamentación del pensamiento sistémico

En filosofía, el pensamiento sistémico encuentra un antecedente en la teoría hilozoista. Desde la biología se encuentran los fundamentos de este tipo de pensamiento en el vitalismo. La idea vitalista fue revivida por Rupert Sheldrake, quien postula la existencia de un campo morfogenético como agente causal del desarrollo y mantenimiento de la forma biológica. Desde la psicología se encuentra fundamentado en el concepto de gestalt, un todo irreductible aspecto clave de la percepción, y en la psicología cognitiva, con el concepto de cognición como proceso mental.

Principios filosóficos

Lo que se puede apreciar en un sistema son generalidades sobresalientes que pueden integrarse en cuatro principios.

  1. Principio de posición: Lugar que ocupa el sistema dentro del suprasistema, lo que implica el concepto de jerarquía del objeto estudiado.
  2. Principio de relación: La relación entre los sistemas origina polaridades, fuerzas atractivas y repulsoras, lo que implica la teoría del campo o de dominio.
  3. Principio de limitación: Resultado de la intención del diseñador del sistema. Controla su duración, fija su medida y ritmo, determina el radio de su influencia y produce el esquema o modelo de funcionamiento.
  4. Principio de equifinalidad: Si un sistema tiene metas para un propósito, puede alcanzarlas por diversos medios para llegar al mismo fin. No obstante El Todo puede influir en el sistema.

Antecedentes

La teoría general de sistemas fue enunciada originalmente por Ludwig von Bertalanffy en 1937. Seguid al mismo lo continuó a través del trabajo de Walter Cannon en fisiología, también hubo desarrollos similares en la Ingeniería de comunicaciones que condujeron a la cibernética y la informática. En 1961 Talcott Parsons en su libro El sistema social, fue el primero en aplicar sistemáticamente la teoría de sistemas a la sociedad, el cual se sigue utilizando hasta el momento4.

Sistemas complejos y sistemas vivos

Un sistema dinámico complejo es un sistema que evoluciona con el tiempo, lo que se le atribuye la definición de dinámico, relativamente permeable al flujo de materia y energía que lo rodea, por lo tanto influenciable por el entorno, se dice que es abierto, que se organiza según sus propias reglas o según sus propios mecanismos corpóreos sin seguir ninguna orden o plantilla externa, quiere decir que es auto-organizado según sus propias capacidades, y que produce patrones estables en su desarrollo como consecuencia de interacciones simples y repetidas que se dan entre sus componentes, podemos decir que es emergencista. La complejidad de un sistema tiene que ver con la cantidad y diversidad de los patrones y regularidades emergentes observables. Un sistema complejo capaz de autorregularse y de reparar autónomamente sus componentes a partir de la materia y energía extraída del entorno es un sistema vivo. Además de ser autónomos, los sistemas vivos son también sistemas de agentes, esto es son “entidades con una totalidad distintiva, individualidad y perspectiva en el entorno, capaces de actuar en él a través de actividades deliberadas, anticipadoras, intencionales, adaptativas y auto-evaluadas según normas internas”5. Ejemplos de sistemas vivos son todos los seres vivos, pero también conjuntos de seres vivos como colonias de bacterias, hormigas, abejas, grupos y organizaciones humanas.

Para esclarecer más el tema, los grupos y organizaciones humanas son ejemplos de sistemas complejos y también de sistemas vivos que a la vez componen un organismo más complejo. Tienen fronteras semipermeables que tanto los separan como los conectan con sus miembros y con el entorno en el que viven. Están inmersos en activos intercambios de doble dirección con otras personas, otros grupos y otras entidades que existen en los diferentes contextos que habitan (físicos, socioculturales y organizacionales) que a su vez forman el entorno. Fruto de las interacciones entre sus miembros emergen variables y patrones de carácter global, lo cual generan lo que se llama el comportamiento humano, el cual incluye valores, normas y otros elementos de la cultura grupal, clima relacional, formas de compromiso, grado de cohesión grupal, estructura de roles, jerarquía de estatus, red de atracción, etc. Y salvo en el caso de grupos muy dirigidos, la mayoría de los grupos y organizaciones se autorregulan, se auto-organizan y se renuevan a partir de los recursos que encuentran en su entorno inmediato. Todo ello para conseguir su fin o propósito que, en el caso de grupos humanos, puede ser muy diverso.

En todo sistema dinámico complejo se observan 3 niveles de causalidad, que afectan también a los grupos y organizaciones humanas6:

  1. Dinámica local: Es la actividad de los elementos constituyentes del sistema. En grupos humanos, consiste en las interacciones que se dan entre sus miembros, en las que se intercambia información y recursos. En una organización, estos intercambios se dan también entre diferentes partes de la organización como equipos, departamentos o secciones. Por ello resulta más conveniente hablar de “agentes”. Miembros y partes de la organización con capacidad de agente son los elementos básicos de la dinámica local. Como resultado de estas interacciones locales, surgen variables globales (patrones o regularidades).
  2. Dinámica global: Se refiere a la evolución de las variables globales del sistema. Estas variables emergen de la dinámica local y la condicionan a su vez. Las variables globales son cualidades del sistema como totalidad, visibles desde fuera para un observador atento sin necesidad de conocer exactamente cómo son las interacciones a nivel local. En grupos, ejemplos de variables globales son la cultura grupal, el clima afectivo, el grado de compromiso, la diferenciación horizontal (roles), la diferenciación vertical (estatus), los patrones de participación, de comunicación y de afecto, el grado de cohesión, etc.
  3. Dinámica contextual: Se refiere al impacto del sistema en el entorno y viceversa. La dinámica contextual influye considerablemente en las dinámicas, local y global. En grupos humanos, el contexto influye en temas como el grado de apoyo por parte de la cultura local u organizacional, en la facilidad o dificultad para obtener miembros y recursos, en el acceso a información y conocimientos, etc.

Es interesante notar que en sistemas complejos, las variables globales emergen de las interacciones entre las partes del sistema, esto es son causadas por ellas, pero a su vez dichas variables globales condicionan en mayor o menor grado el comportamiento de dichas partes, siendo por tanto causa de sus acciones. Este hecho se conoce como “causalidad circular” y es una característica propia de todos los sistemas complejos.

Otras características relevantes de los sistemas complejos son7:

  • Irreversibilidad: los procesos dinámicos complejos, incluyendo los procesos grupales, son irreversibles, no tienen vuelta atrás. Utilizan energía que se degrada en calidad sin que se pueda recuperar (procesos disipativos). Para mantenerse necesitan un suministro continuo de energía de calidad, de lo contrario decaen o mueren. En los grupos y organizaciones, está energía procede de las aportaciones de sus miembros (trabajo) y de lo que obtienen del entorno en compensación por lo que ofrecen en forma de productos o servicios.
  • Restricciones: en todos los sistemas complejos existen limitaciones en cuanto a las interacciones posibles entre los elementos del sistema. Para que emerjan nuevas estructuras, un sistema no debe estar ni rígidamente ordenado ni completamente desordenado, sino hallarse en una región comprendida entre el orden absoluto y el caos determinista. En el caso de grupos humanos, además de las restricciones externas (leyes y normas sociales), otras restricciones vienen dadas por las condiciones de pertenencia (quién puede participar y quién no), por la visión, o por otras normas y acuerdos que regulan los comportamientos posibles dentro del grupo. Es interesante notar que cuantas más restricciones, más limitadas son las interacciones, seguramente más predecibles y controlables, pero al mismo tiempo con menos espacio para la espontaneidad, la creatividad y, por tanto, la emergencia de nuevos patrones. Y en el otro extremo, cuantas menos restricciones, mayor es el número de interacciones posibles, aunque con menor capacidad para generar vínculos, establecer diferencias, crear orden y alejarse del caos.
  • Atractores: un atractor es un estado, o conjunto de estados, al que una variable global de un sistema dinámico tiende una y otra vez a lo largo del tiempo. Si la variable global es, por ejemplo, el grado de consenso o conflicto que surge en la toma de decisiones de un grupo o equipo, algunos grupos alcanzan rápidamente un consenso evitando todo conflicto, de manera que el consenso se convierte en un atractor puntual del sistema. Otros grupos, por el contrario, generan una dialéctica en la que se alcanza cierto acuerdo para luego descubrir nuevas diferencias que alejan al grupo del consenso, de nuevo se ponen a trabajar por un acuerdo, y de nuevo surgen diferencias, y así varias veces hasta que la tensión aumenta hasta tal punto que la situación no se sostiene y alguna forma de consenso termina por imponerse, no sin conflicto. En este caso, el atractor es un ciclo que se repite entre dos extremos. También puede ocurrir que en algunas decisiones un grupo alcance un consenso rápido, mientras que en otras prácticamente le resulte imposible, generando frustración y conflicto. Existen en este caso dos atractores puntuales, consenso y conflicto. Hacia cuál de ellos se encaminará el grupo dependerá normalmente de cuáles sean las condiciones iniciales de ciertas variables locales claves en el proceso. En este último caso, la influencia del entorno puede ser determinante. Por ejemplo, un alto nivel de estrés en los miembros del grupo (variable contextual cuando se debe a factores ajenos al grupo), puede hacer que en una determinada situación el grupo se aleje del consenso y vaya hacia la confrontación y el conflicto.
  • Amplificación, ciclos de realimentación: Todo equilibrio dinámico está sujeto a perturbaciones que, en muchos casos, son el resultado de ciclos de interacciones que se repiten una y otra vez (feedback loops) y que crean efectos no lineales, tanto negativos (la información o señal queda amortiguada al final del ciclo) como positivos (la información o señal se amplifica en cada ciclo). Un pequeño cambio en una variable local, sujeto a ciclos de realimentación positiva y negativa, puede dar como resultado un cambio a nivel global. Por ejemplo, un grupo puede estar pasando por un mal momento y la atmósfera grupal ser bastante deprimente (la atmósfera grupal es una variable global en equilibrio dinámico). De repente, una persona cuenta una anécdota en una reunión informal con algunos otros miembros del grupo. La anécdota resulta muy inspiradora y rápidamente se extiende por todo el grupo en interacciones de diverso tipo que alimentan y amplifican la historia inicial. Como resultado, la atmósfera del grupo cambia haciéndose más jovial y afectando de vuelta a todos los miembros del grupo, incluidos aquellos que no participaron en ningún momento en la difusión de la anécdota. Este proceso, por el cual algunas interacciones se repiten una y otra vez realimentándose unas a otras, se conoce como “amplificación”. Cuando las interacciones tienden a “apagar” la señal inicial, el proceso se conoce como “amortiguación”.
  • Auto-organización, emergencia: Auto-organización es el proceso (y resultado) por el que un sistema complejo cambia, de acuerdo con su propia dinámica, hasta alcanzar una forma que muestra un comportamiento más ordenado y/o más complejo, normalmente como consecuencia de ciclos de realimentación positiva y negativa que añaden alguna nueva restricción de carácter global al sistema. Emergencia es la aparición de un fenómeno que no se puede predecir de las interacciones dinámicas entre las componentes de un sistema. En términos dinámicos, lo que emerge es el resultado de un proceso auto-organizador. En un grupo, como consecuencia de procesos de auto-organización, suelen emerger acuerdos y estructuras organizativas. Pero también emergen estructuras no tan visibles como la red de atracción, la red de comunicación, la estructura de roles o la estructura de estatus.
  • Modularidad: Un módulo es una parte de un sistema complejo que goza de cierta autonomía de funcionamiento. Es posible distinguir tres tipos de modularidad:
    • Modularidad S, espacial: módulos espaciales que coexisten.
    • Modularidad L, de nivel: módulos en diferentes niveles de organización (vertical).
    • Modularidad P, procesos: módulos según diferentes procesos o funciones.
    La modularidad reduce la complejidad de un sistema, al disminuir sus grados dinámicos de libertad, sin perjuicio a su funcionalidad. Es habitual en organizaciones humanas, en las que suele haber “módulos territoriales” (secciones locales, regionales o nacionales), y “módulos funcionales” (comisiones, grupos de trabajo, departamentos), aunque suelen limitar la modularidad de nivel a una jerarquía de mando.
  • Dependencia del camino, historicidad: En un sistema complejo con amplificación positiva, trayectorias dinámicas inicialmente muy cercanas, pueden divergir hasta el punto de terminar en atractores bien distintos (sensibilidad a las condiciones iniciales). En algunos casos, una pequeña fluctuación inicial, que en condiciones normales terminaría por desaparecer, puede llegar a amplificarse y arraigarse de una manera bien sólida, hasta el punto de hacerse irreversible, especialmente cuando el sistema alcanza un punto de bifurcación o de no retorno. Un ejemplo de esto en grupos humanos sería el caso de dos emprendimientos similares que se abren prácticamente en el mismo tiempo y lugar. Aún partiendo de condiciones iniciales muy cercanas, con parecidas condiciones internas y contextuales, es bien posible que su evolución sea totalmente diferente, llevando a uno de los dos emprendimientos a consolidarse como una actividad exitosa, mientras que el otro apenas consigue sobrevivir. La explicación a este hecho está en los miles de pequeños factores que continuamente ‘perturban’ a cada uno de los emprendimientos y a los que cada uno de ellos responde de forma ‘ligeramente’ distinta. Esta acumulación diferente de posibilidades realizadas y abandonadas, lleva finalmente a uno de los dos sistemas a un atractor marcado por la palabra éxito, lo cual no ocurre con el otro. Averiguar en qué momento se produjo la separación entre los dos sistemas no es fácil. Lo que sí podemos afirmar es que todos los grupos tienen un origen y una historia que es necesario tener en cuenta de cara a considerar las opciones de futuro. Es su historia particular lo que hace que un grupo pueda llegar a ser totalmente diferente de otro, aunque sus circunstancias iniciales fueran parecidas. Y es la historia del grupo la que nos marca por dónde seguir de la manera más efectiva.
  • Autonomía: La autonomía es la capacidad de un sistema de adquirir energía ordenada del entorno y utilizarla para recargar o reparar las estructuras internas desgastadas o dañadas, y de regular su organización interna para sostener los propios procesos que llevan a cabo dichas tareas. Consiste pues en dos procesos cíclicos diferentes, uno interno y otro externo.
    • El ciclo externo consiste en una repetida interacción con el entorno para conseguir energía y recursos en una forma que el sistema pueda utilizar, y en el momento y lugar requerido por el sistema para completar sus ciclos regenerativos.
    • El ciclo interno incluye la capacidad de regular la organización interna del sistema, a fin de poder sostener eficientemente tanto la capacidad de interacción externa del sistema como su propia capacidad de regeneración interna.
    La presencia de estos dos procesos cíclicos sincronizados, encaminados a la regeneración del sistema, define de una manera bastante amplia, el que un sistema sea autónomo. Aunque los detalles cambian en cada caso, especialmente en cuanto a sus fronteras dinámicas, esta definición de autonomía se aplica a todos los seres vivos, sean estas células, organismos multicelulares, comunidades de seres vivos, u organizaciones humanas. Esta característica es, de hecho, exclusiva de los seres vivos (y de la mayoría de grupos y organizaciones), determinando así una nueva categoría dentro de la organización de sistemas complejos, los sistemas vivos.
  • Multifuncionalidad y multiplexión: Para que un sistema vivo pueda llevar a cabo una función global, como la regeneración metabólica en el caso de una célula, necesita que sus componentes se organicen globalmente para dicha función. Esto implica una restricción sobre la dinámica que asegure su realización (de alguna forma, esta restricción implica una presión o fuerza sobre las componentes para que hagan adecuadamente su trabajo). En el caso de sistemas con múltiples funciones globales, como ocurre con grupos y organizaciones, para un uso óptimo de la energía del sistema, todas las restricciones globales (acuerdos, estructuras operativas y estructuras emergentes) deberían diseñarse de tal manera que un mismo elemento (agente, persona, tarea o recurso) pudiera ser utilizado adecuadamente para cumplir diversas funciones (multifuncionalidad) y que una misma función pudiera ser apoyada adecuadamente por diferentes combinaciones de elementos (multiplexión). Multifuncionalidad y multiplexión son dos características inherentes a todo sistema vivo que los hace más resilientes. La permacultura ha elevado al rango de principios de diseño estas dos características aplicadas a los ecosistemas humanos. Grupos y organizaciones también deberían tenerlas en cuenta para aumentar su coherencia interna y resiliencia.
  • Adaptabilidad y aprendizaje: Un organismo está adaptado cuando ha desarrollado características que le permiten satisfacer su necesidad de autonomía en un entorno dado. Adaptabilidad es su capacidad para alterar algunas de sus características de manera coordinada con el fin de adaptarse a diferentes entornos y poder mantener su autonomía. El potencial adaptativo de un organismo es el conjunto de características que un organismo puede variar coordinadamente para adaptarse a diferentes entornos. Un sistema vivo aprende cuando es capaz de aumentar su capacidad de adaptación. En grupos y organizaciones humanas, la adaptabilidad requiere flexibilidad para llevar a cabo importantes cambios internos, tanto en la esfera de personas, como de procesos y estructuras organizativas, pero también creatividad y capacidad de innovación para dar una mejor respuesta a las demandas del entorno. Y aunque todo proyecto colectivo arranca con un propósito, un interés compartido en conseguir algo, de poco sirve contar con una visión y misión magníficas si el grupo no es capaz de introducir cambios cuando es necesario, encaminados a mantener su integridad.

El pensamiento holístico

Anteriormente explicamos de que se trata el pensamiento sistémico. En esta sección nos adentramos al pensamiento holístico. El holismo es: “la tendencia en la naturaleza y a través de la evolución creadora, a constituir sistemas (conjuntos) que en muchos aspectos son superiores y más complejos que la suma de sus partes”. Pasándolo en claro, el holismo se define globalmente por el pensamiento, tendiendo a explicar las partes y sus funcionamientos a partir del Todo. El pensamiento holístico es contrario al pensamiento individualista que tiende a explicar la globalidad (El Todo) a partir de sus partes. Podría ser explicado al holismo como la ingeniería inversa, un método científico que esta siendo muy utilizado actualmente.

Etimología de holismo

La etimología de la palabra holismo proviene de la lengua griega, como muchas palabras utilizadas en el lenguaje español. En términos de la etimología, holismo viene de la palabra hólos (del griego ὅλος [hólos]: Todo, por entero, totalidad). En algunos textos de la mitología griega podemos encontrar referencias entre la palabra hólos y la filosofía hermética atribuida a la figura de Hermes (en griego antiguo Έρμῆς), que representan el ingenio, la sabiduría y la astucia8.

Definición de holismo

El holismo es una posición de pensamiento, metodológica y epistemológica que postula cómo los sistemas (ya sean físicos, biológicos, sociales, económicos, mentales, lingüísticos, etc.) y sus propiedades, deben ser analizados en su conjunto y no solo a través de las partes que los componen. Pero aún consideradas estas separadamente, analiza y observa el sistema como un todo integrado y global que en definitiva determina cómo se comportan las partes, mientras que un mero análisis de estas no puede explicar por completo el funcionamiento del Todo. El holismo considera que el «Todo» es un sistema más complejo que una simple suma de sus elementos constituyentes o, en otras palabras, que su naturaleza como ente no es derivación de sus elementos constituyentes. El holismo defiende el sinergismo entre las partes y no la individualidad de cada una.

En el campo científico, lo contrario es tel reduccionismo. El concepto del reduccionismo científico nos dice que un sistema complejo puede ser explicado mediante una simple reducción del mismo a las partes que lo componen. Por ejemplo, los procesos biológicos son reducibles a la química, y las leyes de la química son explicadas por la física. Desde una perspectiva holista, por el contrario, los sistemas funcionan como conjuntos y su funcionamiento no puede ser plenamente comprendido si solo se tienen en cuenta sus partes componentes.

Al analizar la sociedad, desde la sociología, el enfoque opuesto del holismo es el individualismo metodológico. El enfoque sociológico holístico considera y define el comportamiento de los individuos como consecuencia de una matriz, es decir del sistema social, económico, político y cultural en el que se encuentra, mientras que el individualismo metodológico privilegia en su análisis la interpretación subjetiva de los hechos sociales.

En definitiva, si bien en principio sigue siendo útil dividir un problema en partes más sencillas para asi atacar y resolver cada una de ellas en forma separada e independiente, el enfoque tiene sus limites y es propenso a cometer fallas teóricas, puesto que si bien puede arreglarse algunos problemas, también esta solución puede causar otros problemas. Esto sucede porque el enfoque individualista no tiene en cuenta las relaciones y efectos importantes que quedan afuera de la individualidad, sin explicar, comprender, solucionar y cuantificar el conjunto que significa el entorno.

Holístico u holística, como adjetivo dialéctico, significa una concepción basada en la integración total frente a un concepto o situación. Holística sería la práctica misma de la filosofía holista.

Aristóteles en sus escritos definía muy precisamente el concepto: “El Todo es mayor que la suma de sus partes”. Este concepto se puede definir como el tratamiento de un tema o de un problema de tal forma que se consideren todos sus componentes, incluyendo sus relaciones invisibles pero igualmente evidentes o existentes. Determina una visión de amplitud, teniendo en cuenta el entorno y sus posibles enlaces, antes que una visión reducida. Esta aproximación se usa como una tercera vía o un nuevo enfoque a un determinado problema o cuestión.

El holismo enfatiza la importancia del todo considerado en su globalidad, lo que es mayor que la suma de las partes y sus interacciones (propiedad de sinergia), y brinda gran importancia a la interdependencia de estas y a sus variadas interrelaciones. El holismo trata de presentarse directamente como un axioma para el nuevo planteamiento que se proponga resolver, y a veces no es expuesto como una hipótesis. Este es su principal problema de validación, al tratarse de verificar si tiene y cumple las propiedades del método científico. Sin embargo esto lo soluciona el pensamiento sistémico-holístico9.

Holarquías naturales

Un holón, término acuñado por primera vez por Arthur Koestler (1967), es algo que es a la vez un todo y una parte. Koestler añade que los holones son unidades autónomas, con un cierto grado de independencia, capaces de resolver sus asuntos sin pedir instrucciones a una autoridad superior, siempre que lo hagan dentro del marco creado por dicha autoridad. Su capacidad de auto-organización asegura su estabilidad y resistencia a las perturbaciones, mientras que su aceptación de normas superiores contribuye al buen funcionamiento del conjunto u holón mayor, dejando claro su papel de forma intermedia. Por último, Koestler define un holarquía como una jerarquía de holones autorregulados que funcionan tanto como totalidades autónomas dentro de un determinado nivel, como dependientes, y sujetas al control, de los niveles más altos, y siempre en coordinación con su entorno local10.

Sistemas SOHO

En un artículo publicado en 1999, James J. Kay introduce el concepto de Sistemas Abiertos Holárquicos y Auto-organizados, o sistemas SOHO (Self-Organizing Holarchic Open Systems).

Kay define un holón como un sistema complejo, auto-organizado y semiautónomo, que es tanto una totalidad en sí mismo (con partes diferenciadas que son a su vez holones de menor alcance), como parte de una totalidad mayor (un holón de mayor alcance), y que existe en un punto de equilibrio dinámico entre el orden y el caos (estructura disipativa). Como sistema abierto, un holón está inmerso en un flujo de energía de gran calidad (exergía) que lo lleva lejos de su estado de equilibrio termodinámico. La energía disponible es utilizada por el holón para crear y mantener una nueva estructura regulada por él mismo. Un holón necesita permanentemente acceder a dicha energía de calidad para existir, de lo contrario decae y muere.

De acuerdo con Kay, para que sé de un proceso de auto-organización entre diferentes elementos de un sistema abierto se necesita exergía que lo sostenga. Si es el caso, el proceso se consolida creando estructuras más complejas (holones de un nuevo nivel). Una vez creadas, estas estructuras interactúan entre sí generando nuevos procesos, lo que a su vez dará lugar a nuevas estructuras más complejas (holones de mayor nivel o alcance). De esta manera se crea un sistema SOHO, como una constelación anidada de holones que se coordinan entre sí en torno a diversas fuentes de exergía, materia e información, inmersos en un entorno físico y que se comportan de manera estable y coherente. Kay llama “holarquía” a esta constelación anidada de holones, que no ha de verse en ningún caso como una jerarquía. En una jerarquía tradicional el poder se extiende de arriba abajo, mientras que en una holarquía las relaciones de poder son recíprocas. Un holón de un determinado nivel ha de acatar las decisiones procedentes del holón de mayor nivel al que pertenece, pero conserva una gran capacidad de influencia en dichas decisiones.

En su pertenencia a un conjunto más grande, un holón está influenciado por dicho conjunto en la misma medida que tiene influencia sobre él (causalidad circular). Y en tanto que formado por subsistemas o partes, un holón influye en dichas partes igual que se ve influido por ellas. Esto es, en una holarquía existe un flujo de información bidireccional entre el todo y las partes en cualquier nivel, así como una transmisión horizontal entre holones del mismo nivel. Cuando, por cualquier razón, se ve comprometida la bidireccionalidad de este flujo y la comprensión del papel de cada uno en la holarquía, el sistema comienza a descomponerse, las totalidades no son capaces de ver que dependen de las partes que las forman, mientras que las partes no reconocen la autoridad organizadora de la totalidad11.

Fig. 1. Dos posibles formas de representar una holarquía. La figura de la izquierda deja claro que cada holón trasciende y contiene los anteriores, mientras que la de la derecha alude al hecho de que en organizaciones humanas solo algunas personas de un holón participan realmente en el holón de siguiente nivel (representadas por puntos en la figura).

Teoría Integral

Un holón varía en tamaño y estructura desde las más pequeñas partículas subatómicas y cuerdas hasta la totalidad del universo, pasando por átomos, moléculas, cristales y fluidos, bacterias y organismos unicelulares, organismos multicelulares, etc. Los seres humanos, los grupos y organizaciones que han creado, las sociedades y sus culturas, son holones de nivel intermedio entre ambos extremos. Los holones también se pueden identificar en un nivel no físico: palabras, ideas, culturas, etc. serían elementos de una holarquía no física. En su libro Sexo, Ecología, Espiritualidad (2005) Ken Wilber esboza veinte propiedades fundamentales que caracterizan a todos los holones. Por ejemplo, todos los holones emergen en procesos auto-organizados, todos los holones emergen holárquicamente, todo holón emergente trasciende a la par que incluye sus predecesores, todos los holones muestran cuatro capacidades fundamentales, incluyendo la de perseverar en su ser y mantenerse como totalidad, etc. Por otra parte, cada holón puede ser visto desde su interior (perspectiva interior, subjetiva) o desde el exterior (perspectiva exterior, objetiva), desde un punto de vista individual o colectivo. Estas categorías colocadas en dos filas y dos columnas conforman lo que Wilber llama los Cuatro Cuadrantes, uno de los elementos principales de su Teoría Integral. Según Wilber, la sociedad moderna occidental tiene una predilección casi patológica por el cuadrante exterior u objetivo. Dicha perspectiva valora aquello que se puede medir externamente y probar en un laboratorio, pero tiende a negar o marginar el lado izquierdo (la subjetividad, la experiencia individual, los sentimientos o los valores). Sin embargo, cada uno de los cuatro enfoques tiene una perspectiva válida para ofrecer, todos son necesarios para una apreciación completa de cualquier aspecto de la realidad. Por ejemplo, aplicados al conflicto, una teoría integral del conflicto debería tener en cuenta la experiencia interna y personal del conflicto, aquellos aspectos del conflicto relacionados con nuestra conducta y la manera en que nos relacionamos con otras personas, los elementos estructurales que inciden en el conflicto, y la influencia de la cultura en el mantenimiento de hábitos culturales que sostienen el conflicto. De esta manera, nuestra comprensión global del conflicto aumenta y, por tanto, también es posible una mejor gestión al incidir en sus múltiples causas.

Además de los cuatro cuadrantes, la Teoría Integral incluye un conjunto de niveles o estados de desarrollo en cada uno de los cuadrantes, que guardan relación entre sí12. Por ejemplo, la aparición de los primeros animales que viven en grupos o familias (lo que corresponde a un determinado nivel del cuadrante exterior colectivo, ver figura 2), ocurre a la vez que se desarrolla el cerebro límbico en algunos animales (nivel del cuadrante exterior individual), lo que permite la realización de impulsos básicos e instintivos, centrados sobre todo en la supervivencia y en la seguridad (cuadrante individual interior), en el marco de una ‘cultura’ caracterizada por una profunda inmersión en la naturaleza, la satisfacción inmediata de las necesidades instintivas, y la no conciencia de un yo (separado), algo que Wilber y otros autores llaman estado “uróbico” en el desarrollo de la conciencia. Siguiendo este esquema, vemos que la aparición del ser humano se relaciona con el desarrollo de la corteza cerebral (cuadrante exterior individual), el surgimiento de las primeras tribus, primero como bandas desorganizadas (cuadrante exterior colectivo) y el desarrollo de un lenguaje simbólico (cuadrante interior individual) en el marco de una cultura caracterizada por la identificación con el grupo y la conformidad total con sus normas y valores, lo que Wilber llama estado mítico (cuadrante interior colectivo).

Fig. 2. Esquema de los cuatro cuadrantes y las líneas de nivel Otro aspecto interesante de la teoría de Wilber se refiere a las cuatro fuerzas fundamentales que actúan sobre los holones: autopreservación, autoadaptación, autotrascendencia y autodisolución.

  • Autopreservación: Se refiere a la capacidad de todo holón para preservar su ser, su forma o estructura. Se trata de una fuerza de afirmación que Wilber equipara con el concepto de “agencia”, esto es con la capacidad de un ser de actuar deliberadamente en el mundo.
  • Autoadaptación: En la medida que un holón no es solamente una totalidad que se afirma a sí misma, sino que es parte de un todo mayor, está recorrido por otra fuerza que le empuja a adaptarse o acomodarse a otros holones (autoadaptación). Wilber llama a esta fuerza “comunión”, dando entender que un holón no solo actúa para preservar su ser, sino también para preservar la comunidad de la que forma parte. Ambas fuerzas son igualmente importantes. Un exceso de cualquiera de ellas supone la destrucción del holón. Un exceso de afirmación individualista conlleva la alienación, el alejamiento de una comunidad de la que el holón se nutre, mientras que un exceso de comunión lleva a la fusión y la indiferenciación.
  • Autotrascendencia: En un sistema SOHO cuando varios holones de un mismo nivel se juntan y comienzan a interactuar entre sí en un entorno de abundante exergía, se dan procesos que pueden llevar a la formación de patrones y estructuras de mayor complejidad, esto es a la aparición de nuevos holones. No se trata en este caso de autoadaptación ni asociación, sino de una transformación que da lugar a algo nuevo y emergente. Wilber llama a esta fuerza autotrascendencia.
  • Autodisolución: Por último, es necesario considerar que los holones también pueden disolverse, descomponerse de nuevo en las partes que los forman, que recuperan así parte de su autonomía. Es lo que Wilber llama autodisolución y que, como hemos visto antes, ocurre cuando un holón no es capaz de conseguir de su entorno toda la energía de calidad que necesita para mantener su integridad13.

Síguenos en:

© 2022 Organización De Unión Planetaria.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.