Etiqueta: Roxanne Meadows

Mirando hacia adelante

Mirando hacia adelante es un fascinante e imaginativo libro en el cual los autores lo transportarán en un viaje a la cultura y tecnología de fines del siglo veintiuno. Luego de la sección introductoria que discute. Las cosas que dan forma a nuestro futuro usted explorará los por qué y los porqué del inusual, preocupante pero estimulante mundo de cien años en el futuro. Verá esta sociedad a través de los ojos de Scott y Hella, una pareja del próximo siglo. Sus habitaciones están equipadas con un cibernador, un dispositivo computacional aparentemente mágico, pero qué en realidad está basado en principios científicos que actualmente ya conocemos. Regula las horas de sueño, las comunicaciones con el mundo, un increíble complejo acuático e, incluso, las calorías diarias que ingiere la joven pareja (están en sus cuarenta años pero su esperanza de vida supera los doscientos).

El mundo en que Hella y Scott viven es uno que ha logrado controlar las condiciones climáticas, desarrollar computadores del tamaño de una uña que son implantados en el cerebro del bebé al nacer (los bebés son incubados científicamente la mujer del siglo veintiuno no necesita sufrir los dolores del parto) y que ha dominado la manipulación genética, permitiendo mejorar la raza humana sobre la base del método científico.

Económicamente, el mundo es utópico según nuestros estándares. El dinero, las remuneraciones y el empleo han sido superados hace mucho. Nada tiene precio y las posesiones personales no son necesarias. El nacionalismo ha sido erradicado, logrando el desarme total. La tecnología educacional ha dejado obsoletos a escuelas y maestros. En este mundo amigable, los niños aprenden haciendo y son independientes desde los cinco años. La fuente primaria de esta sociedad superior es el centro de correlación Corcen, un enorme complejo computacional que sirve convenientemente a la humanidad en lugar de esclavizarla. Corcen regula la producción, las comunicaciones, el transporte y todas las monótonas y agobiantes tareas del pasado. Esto ha liberado a hombres y mujeres para lograr desafiantes y creativas experiencias en lugar de vidas vacías de ocio sin significado alguno.

Obviamente, este libro es especulativo, sin embargo, está basado en nociones del desarrollo científico actual. Tal como señalan sus autores: Comprenderá mejor este libro si ve usted al presente como el punto de inflexión entre el ayer y el mañana. También necesitará sensibilidad ante las injusticias, las oportunidades de felicidad desperdiciadas y los conflictos bélicos que caracterizan nuestra civilización del siglo veinte. Si usted es capaz de evaluar ideas en su justa medida y juzgarlas con perspicacia, este libro es para usted. No tenemos una bola de cristal para obtener una imagen detallada del siglo veintiuno. Queremos alimentar estas ideas en su propia computadora mental. Usted podría, incluso, encontrar mejores ideas que podrían jugar un rol importante en la tarea de forma al futuro de nuestra civilización.

Proyecto Venus

En pocas palabras, Proyecto Venus fue fundado por la organización no gubernamental Proyecto Venus. Es un proyecto híbrido con base en la economía basada en recursos. El proyecto, al igual que la organización, propone un plan factible para conseguir un cambio social para lograr una civilización próspera, pacifica, con alta tecnología y sostenible. Señala un camino por el cual se puede transitar, en el cual los derechos humanos, del animal y del medio ambiente, no serán simples palabras, sino un modo de vida.

Proyecto Venus difunde y hace un llamado al rediseño de esta civilización que camina al borde de un abismo para lograr solucionar viejos problemas como la pobreza, el hambre, las guerras, la desigualdad, la carga de deudas, la contaminación, la sobre explotación de recursos, el elitismo, etc. No podemos seguir sosteniendo estos hechos con el nivel de conocimiento que hoy tenemos, es inaceptable. Estamos en una situación conformista que solo sirve para sostener el mismo sistema, con los mismos problemas.

El Proyecto Venus propone una imagen alternativa de una civilización mundial sostenible que difiere a cualquier sistema actual político, económico y social. Los viejos conceptos como el dinero, el mercantilismo, la propiedad privada, los límites geográficos, la obsolescencia programada, los partidos políticos, los intereses individuales y patrióticos, son erradicados gradualmente. No es una visión idealista y utópica, está fundamentado en cientos de estudios científicos y decenas de años de desarrollo científico y tecnológico. Abarca estudios de ingeniería civil, economía, energía, transporte, psicología, medicina, biología, ingeniería social, etc. Todo puede ser realizado si uno adquiere el conocimiento necesario para lograrlo.

Mucha gente cree que lo que hace falta es un sentido más alto de estándares éticos y la promulgación de leyes y tratados internacionales para asegurar una sociedad global sostenible. Incluso si las personas de mayor ética en el mundo fueran elegidas para cargos políticos, sin los recursos suficientes seguiríamos teniendo muchos de los mismos problemas que hoy tenemos. Mientras que unas pocas naciones y empresas controlen la mayoría de los recursos del mundo y el lucro sea la prioridad, el mismo ciclo de eventos prevalecerá.

Los problemas como las guerras, el déficit de energía, los desastres naturales causados por la manipulación humana sin planificación científica del medio ambiente, la escasez de recursos importantes como el agua y la comida, las catástrofes económicas, las enfermedades incontrolables, el desplazamiento tecnológico de la gente por las máquinas, los conflictos armados, etc. nos amenazan a cada uno de nosotros sin distinguir nacionalidades, razas, sexo, estado económico, religión o falta de ella. Pero también proliferan los recursos humanos especializados e intelectuales, la información científica y técnica y el que se necesita para actuar, los recursos naturales, etc. Aunque mucha gente está dedicada a calmar estas condiciones, nuestros problemas sociales, económicos y medioambientales permanecerán insuperables, siempre que unas pocas naciones poderosas e intereses financieros mantengan el control y consuman la mayoría de los recursos del mundo, y el sistema monetario y político actual prevalezca.

El sistema actual no permite acceder al capital humano, de recursos naturales, intelectual, científico y técnico libremente para solucionar los problemas actuales. El monetarismo, mercantilismo, la burocracia política y otras prácticas son simples barreras que atentan con la evolución y el progreso conjunto de la humanidad. Si realmente deseamos poner fin a nuestros continuos problemas sociales, económicos, medioambientales, etc. Debemos declarar a la tierra y a todos sus recursos como patrimonio común de todos los habitantes del mundo. Este es un punto central en nuestro proyecto.

No existe un problema de superpoblación mundial, tal cuestión es un mito social anticientífico muy difundido. La tierra es abundante y tiene suficientes recursos para abastecer a más de 15.000 millones de personas. Lo que realmente existe es un pésimo sistema de producción y distribución de recursos. La práctica de racionar o acumulación innecesaria de recurso a través del control monetario, el destinar catastróficamente recursos para las guerras, en ves de destinarlos para elevar el nivel de vida del ser humano, crear elementos tóxicos para contaminar otros recursos y envenenar al capital humano, ya no es relevante y es contraproducente a nuestra supervivencia.

Poseemos las tecnologías y los conocimientos científicos altamente avanzados para crear un nuevo paradigma, pero nuestro sistema social y económico no se han mantenido a la par con nuestras capacidades tecnológicas, ni científicas. Podríamos fácilmente crear un mundo de abundancia para todos, libre de servidumbre y deuda, basado en la capacidad de carga de los recursos de la Tierra, con capital humano trabajando en conjunto, deliberando y accionando científicamente proyectos para solucionar los problemas que nos amenaza a todo el mundo. Con la aplicación inteligente y humana de la ciencia y la tecnología, la gente de la Tierra puede guiar y modelar el futuro mientras protege el medio ambiente. No tenemos suficiente dinero para lograr estas metas, el dinero se vuelve una barrera para lograr terminar los problemas de cada individuo y del mundo, pero si tenemos recursos más que suficientes, tanto naturales como humanos. Es por tales motivos que abogamos por la Economía Basada en Recursos, para que la humanidad vuelva a recuperar su confianza en sí mismos, su responsabilidad social y su poder, y pueda tener un ambiente sano y abierto para la deliberación científica como iguales, en ves de depositarlo en manos de unos pocos.

Organización De Unión Planetaria

© 2020 Organización De Unión Planetaria.

Ir a la barra de herramientas