Etiqueta: Neurociencias

La conducta humana

Muchos han oído hablar de la naturaleza humana, una teoría filosófica falaz que ya fue refutada por la ciencia. La realidad es que no existe algo llamado naturaleza humana, existe el comportamiento o conducta humana. Explicaremos algunas nociones básicas para que el lector entienda de que se trata.

Interesantes conceptos básicos

A partir del momento en que un ser humano nace, se encuentra inserto en un medio ambiente social y en un medio ambiente natural. Desde ese momento y aun durante toda su vida, estará en constante relación con dicho medio.

De este modo el ambiente lo influirá, lo estimulará. Cada objeto que toque, la forma en que lo alimenten y cuiden, los seres que entren en contacto con él, le mostrarán al niño las características del mundo en que nació. Ese medio puede ser hostil o amigable, rudimentario o tecnificado, indiferente o protector.

Pero en esta relación, no se manifiesta el sujeto como elemento pasivo; no recibe las influencias sin reacción alguna. Por el contrario, el sujeto reacciona, elige cosas, rechaza otras, e incluso modifica el medio de acuerdo con sus necesidades. Es decir, se manifiesta como sujeto actuante:

Esta relación entre el sujeto y el ambiente es, entonces, bidireccional: el, medio influye sobre el hombre y éste selecciona, rechaza y aun modifica o transforma el medio. Se presenta, por lo tanto, bajo la forma de interacción.

Así, durante el transcurso de su vida, el hombre es modificado por el medio, el que a su vez, lo modifica. Esta interacción presenta dos momentos:

  1. Las características que poseemos, nuestra manera de comportarnos, nuestros gustos y preferencias, dependen del ambiente en que nacimos: de haber ocurrido esto en otro tiempo o lugar, nuestra manera de pensar o de sentir serían muy distintas. Estas variaciones se dan aun dentro de las diversas zonas de nuestro país; por ejemplo: el niño de la Patagonia, que debe recorrer varias leguas a pie para llegar a la escuela, recoge influencias muy distintas a las del niño de la ciudad, que viaja en subterráneo, trenes, utiliza escaleras mecánicas, etc.
  2. Por otro lado, el hombre se manifiesta como activo transformador del medio, adaptándolo a sus necesidades. Al mirar un paisaje ve la mano del hombre como transformador de la naturaleza. Crea un mundo social y cultural que, además, modifica a lo largo de la evolución histórica.

En esa interacción o intercambio, las acciones del hombre se manifiesta como una búsqueda de equilibrio entre sus necesidades y las posibilidades que le brinda el medio. El equilibrio que logra es dinámico; una vez logrado, se rompe, restableciéndose luego a través de nuevas acciones.

¿Que es la conducta?

Las conductas son las acciones del hombre en relación con el medio, manifestándose como una búsqueda de equilibrio; por ellas se integran nuestras necesidades con las posibilidades que nos presenta el medio. Dichas acciones no son siempre visibles desde el exterior, sino que se manifiestan de dos dimensiones: la exterior y la interior. La dimensión exterior se refiere a las conductas observables, tales como, una expresión de júbilo. La interior, a las conductas que no se ven, pero que acontecen, tales como las de un sujeto que permanece quieto pero que piensa. La conducta, a la vez, se manifiesta en tres áreas:

  • En la de las expresiones del cuerpo.
  • En la de las relaciones sociales.
  • En la de las expresiones mentales.

En realidad la conducta se manifiesta en las tres, pero, según las circunstancias, predomina la manifestación en alguna de ellas.

La conducta es el vínculo entre los seres. Desde que nacemos no dejamos de conducirnos. Surge una necesidad y con ella una conducta que busca satisfacerla a través del vínculo con los demás. La forma en que logremos vincularnos dependerá de lo que los demás nos posibiliten y de nuestra capacidad de acción.

A lo largo de su vida, cada ser humano va desarrollando una forma peculiar de conducirse, de vincularse con el medio, fruto de la interacción entre ambos. La experiencia que adquiera no se líjenle, sino que se incorpora a él influyendo en sus conductas posteriores.

La conducta se manifiesta en tres áreas la intelectual, la social y la corporal. Aunque determinada conducta puede abarcar más de un área, siempre hay preponderancia de alguna de ellas.

De esta manera se irá conformando un estilo propio de conducirse o vincularse, resultado de esa experiencia previa. El término personalidad designa, precisamente, esa forma particular de vínculo con los otros seres. Cada persona, estructura su persona a través de las conductas.

Conducta y homeostasis

Los demás seres de la naturaleza -las plantas, los animales- también establecen una relación de equilibrio dinámico con el medio ambiente físico.

En el plano biológico, la homeostasis expresa ese equilibrio que se da en forma de una regulación automática. Por ejemplo, si la temperatura del medio exterior baja, se produce en el organismo la vasoconstricción, que impide la pérdida de calor del cuerpo y produce un aumento del metabolismo interno. Los ejemplos en este plano serían numerosísimos. De hecho, todo organismo vivo está en proceso de intercambio con el medio, tendiendo a lograr con este un equilibrio, para poder llegar a una mejor adaptación.

Del mismo modo, en el plano psicológico la conducta cumple una reguladora que la homeostasis a nivel biológico.

La conducta no solo implica aquellas acciones observables exteriormente, sino también todos los procesos internos, que no son directamente captados desde el exterior.

La conducta es una forma de adaptación. Por la conducta el hombre procura una adecuada adaptación al medio.

Adaptación no significa aceptación pasiva de las limitaciones, por el contrario, por su naturaleza de proceso dinámico, implica la respuesta activa del sujeto para canalizar sus necesidades según las posibilidades que el medio pueda brindarle y, aún, la necesaria modificación de este último para satisfacerlas.

Como el intercambio es continuo, cada conducta es una nueva adaptación o, mejor dicho, una readaptación.

Conducta y personalidad

Las conductas no están aisladas e inconexas respecto del sujeto que las realiza, sino que están unidas a él, se hallan referidas al marco de su “persona”. Dicho de otro modo, las conductas no son ciegas ni se dan por azar, sino que representan acciones típicas de un sujeto, son expresión peculiar de él. Podemos reconocer que determinadas conductas son propias de tal o cual sujeto: son sus modos de resolver una determinada situación.

Por lo tanto, las conductas son una manifestación de la persona, de un “yo” particular, o sea, expresan su personalidad.

La personalidad no es visible, sino explicable a través del estudio de las conductas, y sobre todo, del estudio evolutivo de estas, de la historia personal del sujeto.

Las conductas son lo observable, lo visible de la personalidad, cuya estructura o conformación subyace a las conductas.

Conducta y personalidad, como términos indisolublemente unidos, marcan el campo de estudio de la psicología.

La conducta, al ser observable, puede ser analizada, controlada, e incluso puede experimentarse sobre ella.

En cambio, la personalidad, al ser inferida a partir del análisis de la conducta, puede ser explicada a través de teorías.

Caracteres básicos de la conducta

La psicología pretende estudiar la conducta, no como cosa aislada de la persona que la manifiesta ni del marco social en que se desarrolla; para analizarla tiene en cuenta las siguientes características básicas:

  1. La conducta solo puede comprenderse en función del medio en que se manifiesta. Por lo tanto, es necesario tener en cuenta la situación en que dicha conducta aparece para poder interpretarla.
  2. La conducta implica conflicto. Toda conducta surge por una necesidad que se genera en el sujeto. Esa necesidad representa un desequilibrio entre él y su situación. Veamos dos ejemplos:
    1. La necesidad de aprobación social motiva al sujeto a actuar de determinado modo, ya sea cumpliendo los dictados de la moda comportándose como un buen estudiante, etc.
    2. El hambre provoca la necesidad de conseguir alimento. El sujeto deberá, entonces, movilizarse para obtenerlo. En el ejemplo 1 se presenta un conflicto entre el sujeto y el medio social. En el ejemplo 2 el conflicto se produce entre el sujeto y su organismo, (medio natural o físico).
  3. La conducta es una acción readaptadora. Las conductas del hombre tienden a restablecer el equilibrio roto. En los ejemplos anteriores, las acciones que el sujeto realice le devuelven, ya en lo biológico como en lo social, la adaptación al medio.
  4. La conducta es un intercambio funcional entre el hombre v su ambiente. Hasta ahora vimos que la conducta representa un intercambio entre el hombre y su ambiente. Estos intercambios pueden ser de dos tipos:
    1. Materiales. Los materiales implican intercambios de sustancias físicas o químicas; por ejemplo, en la alimentación se produce un “traspaso” de sustancias entre el organismo y los alimentos (medio natural).
    2. Funcionales. Los funcionales implican cambios o transformaciones que no ocupan un lugar en el espacio, como las conductas humanas. En la evolución de éstas se va logrando una mayor independencia respecto de lo material para llegar al manejo de los símbolos abstractos. A este tipo de intercambios, más liberados de lo concreto, se los denomina funcionales.
  5. La conducta tiende a preservar un estado de integración o consistencia interna de la persona. A través de la conducta el sujeto procura preservar la integración de su personalidad Al existir conflicto, la estructura del “yo” buscará resolver!: sin lesionarse a sí mismo, sin desintegrarse o entrar en franca contradicción entre lo que aspira hacer y lo que hace. Por le tanto, el sujeto tiende a fortalecer su personalidad a través de sus conducías.

Nuestras conductas y los procesos inconscientes

Es común creer que somos totalmente dueños de nuestros actos. De este modo nos auto convencemos de nuestra racionalidad, lo que nos hace sentir más seguros y efectivos en nuestras relaciones con el mundo. Sin embargo, sin que el sujeto lo perciba, impulsan su conducta factores para él desconocidos: éstos son de origen inconsciente.

Un ejemplo de ellos son los comentarios fallidos. Perder un objeto una vez puede deberse a una simple distracción, pero la frecuente pérdida de dicho objeto no puede deberse a una falta de atención. Olvidar el nombre de una persona puede acontecer por azar, pero olvidarlo sistemáticamente no es producto de la casualidad. Los errores que comete el oficinista en su trabajo suelen adjudicarse a la fatiga o cansancio: sin embargo, si en condiciones normales se equivoca constantemente, debernos suponer que el origen se encuentra en el otro aspecto.

Llamamos actos fallidos a las acciones que ejecuta el sujeto a pesar de haber querido actuar de otra manera. Pueden manifestarse a través de errores al hablar o escribir u olvidos o pérdidas involuntarias. Para que los actos fallidos sean verdadera expresión de la actividad inconsciente, deben ser reiterados o significativos, es decir, deben repetirse o por lo menos deben tener un sentido en sí mismos. Resulta gráfico al respecto recordar el ejemplo del empleado que en el discurso de despedida a su jefe que había sido ascendido le dice: “Tenemos el placer de despedirlo…” en lugar de decir: “Tenemos el deber de despedirlo…”

Los actos fallidos ponen de manifiesto las verdaderas intenciones del sujeto. Es el caso, por ejemplo, del empleado que al despedir a su jefe, en lugar de decir: “tenemos el deber de despedirlo”; dice: “tenemos el placer de despedirlo”.

No sólo apreciamos la influencia del inconsciente en los actos fallidos. Muchas de nuestras conductas también tienen su origen en situaciones vividas en la: infancia y que, sin embargo, no recordamos; mejor dicho, creemos haberlas olvidado pero están presentes en nuestra vida psíquica e influyen directamente en nuestra vida actual. Veremos cómo funciona la dinámica de la vida psíquica para aclarar este importante aspecto del análisis de las conductas.

Lo consciente y lo inconsciente

Un joven vendedor de productos eléctricos debe viajar a otra ciudad para promover en ella dichos productos. Con ese motivo, se dirige a la estación de trenes y compra un boleto. Al subir al tren observa a los demás pasajeros que viajan con él, al guarda y a las demás características de la estación. Escucha el silbato que indica la iniciación del viaje. En ese momento, una sensación de angustia y temor se apodera de él. Se siente muy incómodo por esta situación y trata de sobreponerse, pero le resulta muy difícil: cada vez que se inicia un viaje le ocurre lo mismo y, lo peor, es que no puede explicarse el porqué ni puede remediarlo.

En el ejemplo anterior, podemos marcar dos tipos de procesos: los conscientes y los inconscientes.

  1. El joven sabía cuál era el objeto de su viaje, tuvo una clara imagen de la estación de ferrocarril, percibió sin problemas a los pasajeros, al guarda, a la estación, en fin todo lo que conformaba la situación real que estaba viviendo. Fueron éstos, en él, procesos conscientes: Incluso él es consciente de su intranquilidad.
  2. El mismo joven se siente desasosegado al iniciar el viaje y esta desagradable situación es común que se repita cada vez que inicia uno. Sin poder determinar la causa, ésta se halla en procesos inconscientes.

Son conscientes las imágenes que se obtienen de la realidad, el infundo exterior.

Son inconscientes las imágenes de situaciones vividas anteriormente y que el sujeto cree haber “olvidado”. En realidad no los ha olvidado sino que están presentes en la vida psíquica en lumia latente, pero influyendo en la vida actual.

El estudio de lo inconsciente

Las investigaciones del psiquiatra austríaco Sigmund Freud descubrieron la existencia de lo inconsciente en el psiquismo humano y dieron lugar a un método para estudiarlo: el psicoanalítico.

Esto abrió un enorme campo de estudio a la psicología, pues hasta comienzos del siglo XX se estudiaban solamente los procesos conscientes, desconociendo los de carácter inconsciente y la influencia de los mismos en la conducta.

En realidad, los procesos conscientes son sólo una parte o fracción de la vida psíquica total. Incluso pueden faltar, como acontece al dormir o en los estados de hipnosis, donde la conciencia desaparece y, sin embargo, la vida psíquica continúa.

Luego de sus intensos estudios, Sigmund Freud llegó a numerosas conclusiones respecto del inconsciente; comenzaremos mencionando las siguientes:

  1. El hombre, al nacer, trae tendencias instintivas que podrían calificarse como impulsos de búsqueda de placer. Dichas tendencias exigen satisfacción.
  2. El hombre es un ser social, y para poder vivir en sociedad e integrarse a ella se ve obligado a sacrificar, en mayor o menor grado, dichas tendencias de búsqueda del placer. El primer grupo social al que el hombre pertenece es la familia que, por el proceso de la educación, irá modelando su conducta según las normas de conducta del grupo. Así, los padres apelarán frecuentemente a premios para consolidar ciertas conductas en los niños, y a castigos para eliminar otras.
  3. Por lo mencionado en los puntos 1 y 2, el sujeto quitará de MI conciencia ciertos recuerdos o experiencias que le resultan molestas y perturbadoras para su adaptación al grupo. Le resultará ventajoso “olvidarlas”. En realidad, no las olvida ni las destruye, sino que continuarán presentes con carácter de inconscientes. Este “olvido” no es voluntario, sino que es un mecanismo inconsciente de autodefensa de la conducta.
  4. Estas experiencias no se “borraron” sino que continúan actuando fuerte y eficazmente, determinando muchas de nuestras conductas presentes e incluso, originando trastornos mentales.

El proceso de represión. Existen experiencias —acciones, pensamientos, imágenes, etc.— que aportan al sujeto satisfacción de su impulso de placer, pero que impiden su adaptación al grupo social, ya que éste las considera indeseables.

¿Cuál será el destino de dichas experiencias? Será necesario reprimirlas. Se denomina represión al proceso por el cual se rechaza de la conciencia o se mantiene en el inconsciente a las experiencias que representan un peligro para la adaptación del sujeto al grupo social. Dichas experiencias permanecerán en el inconsciente por un mecanismo de autodefensa, como ya ha sido señalado.

El proceso de sublimación. Pero las tendencias instintivas no satisfechas y reprimidas en el inconsciente siguen actuando, en busca de su satisfacción. Son, en sí mismas, fuerzas vitales; como todo lo que es vivo, tienden a crecer, manifestarse, producir. Estando, entonces, reprimidas, buscarán surgir de algún modo. Una de las maneras de hacerlo será el proceso de sublimación por el cual se aplicarán como energía creativa a las actividades del hombre.

Por la sublimación se derivará la energía vital hacia fines socialmente valorados. De esta manera, el sujeto logrará desarrollar conductas aceptadas por el grupo social y, por lo tanto, el reconocimiento por parte del mismo. Dicha energía podría encaminarse hacia el trabajo, la investigación científica o la actividad artística, haciendo sentir al sujeto socialmente útil.

Fuente consultada: Psicología General Davini – Gellon de Salluizzi – Rossi

Conclusiones

Debido a las siguientes palabras podemos asegurar que, si bien los primeros seres humanos fueron moldeados por el medio ambiente en el que nacieron, la influencia del ser humano fue modificando el medio para su propia adaptación. El hombre primitivo se encontró en un escenario de abundancia de recursos para su supervivencia, pero con conocimientos precarios y herramientas rudimentarias para su explotación adecuada.

En el día de hoy existen herramientas avanzadas y conocimiento adecuado, pero no existe un avance de la conciencia humana para obtener una explotación, utilización y distribución adecuada de los recursos, por culpa de teorías económicas construidas artificialmente, para adoctrinar a las personas a servir a un sistema que beneficia a cierto sector de poder elitista.

Ningún comportamiento o conducta humana es fija, inalterable. Es evidente que la personalidad del ser humano es moldeada por la educación (tanto institucional como familiar), las reglas artificiales del entorno y el medio ambiente que se encuentra. Por lo tanto, para mejorar la conducta del ser humano se debe cambiar tales ejes, elaborar nuevos formatos de educación que dará origen a personas con mejor personalidad, que cambiaran los sistemas artificiales existentes como el sistema económico, que generará mayor sustentabilidad con el medio ambiente; en consecuencia, con tales factores llevaran a un cambio de conducta o comportamiento humano… La educación holística, empática o emocional puede ser una buena herramienta para implementar.

Nuestro cerebro es lo que comemos

¿Algunos se ha preguntado porque la comida saludable y orgánica es más cara que la comida chatarra y artificial? Pues cierto grupo de poder esta creando comida artificial para las personas comunes, mientras que esta casta elitista se están guardando las comidas naturales, orgánicas y saludables. No crean que ellos comen comida rociada de venenos como glifosato, eso es lo que nos venden ellos para nosotros.

La respuesta a esto es que somos lo que comemos y nuestro cerebro se desarrolla a base del alimento que injerimos. Investigaciones en todo el mundo están demostrando que se esconde mucha verdad en antiguos saberes que hablan del desarrollo del pensamiento a base de lo que comemos. En Reino Unido, un estudio en una prisión reveló que los presos que tomaron suplementos vitamínicos eran menos propensos a la violencia. Y en Alemania, una psicóloga de la Universidad de Lübeck ha demostrado que la composición del desayuno influye en el comportamiento social. Pero, ¿qué sucede realmente en el cerebro cuando elegimos comer miel en lugar de mermelada, y pescado en vez de salchicha? Científicos de todo el mundo están tratando de descubrir precisamente eso. La neuronutrición es la rama de la ciencia entre la neurología y la nutrición.

Los experimentos con ratas o moscas ofrecen nuevos datos sobre nuestro comportamiento alimenticio. El consumo de comida chatarra en ratas de laboratorio no solo les provoca obesidad, sino que también tiene un impacto directo en su memoria. El papel de la flora intestinal se conoce desde hace tiempo, pero los científicos están descubriendo otras conexiones. La alimentación neurosaludable, por ejemplo: la denominada dieta mediterránea, que se basa principalmente en verduras y pescado, podría proporcionar la mejor alimentación para las pequeñas células grises. Los ácidos grasos omega-3, que se encuentran en el pescado, por ejemplo, protegen a las células nerviosas y son esenciales para el desarrollo del cerebro. Ahora, más que nunca sabemos que nuestro cerebro es lo que comemos.

ETR (Emotional Theory of Rationality): Un nuevo paradigma emocional

Históricamente, las emociones han sido un elemento «incómodo» dentro de la investigación de las capacidades cognitivas y el comportamiento humanos.

Algunos investigadores las han definido como «ruido», que interfiere sin cesar con los procesos realmente importantes, como son la atención, la cognición, la consciencia o la toma de decisiones.

¿Por qué las emociones son importantes en terapia?

En las últimas décadas, sin embargo, la importancia de las emociones ha ido ganando terreno, encontrando un lugar propio dentro del ámbito de la psicología y de las neurociencias. En la actualidad es comúnmente aceptado que no podemos comprender en su complejidad la psique humana sin tener en cuenta las emociones y su relación con el resto de capacidades ejecutivas.

Sin embargo, aún no comprendemos bien esas relaciones, ni disponemos de modelos que nos permitan integrarlas de forma natural.

Estas limitaciones en nuestro conocimiento están causadas por dos factores principales. El primero es el hecho de que las experiencias emocionales son fenómenos subjetivos que difícilmente pueden ser evaluados científicamente en toda su complejidad; el segundo lo constituye la necesidad de abordar su funcionalidad dentro de un contexto evolutivo, razonando su existencia dentro de los hitos que nos han definido como especie y como individuos.

ETR (Emotional Theory of Rationality): ¿qué es?

Recientemente, un nuevo paradigma denominado ETR (Emotional Theory of Rationality , Garcés y Finkel 2019) ha aportado un enfoque original que nos permite abordar esas lagunas de conocimiento desde una perspectiva diferente.

Esta nueva aproximación parte de la base de que todo ser vivo, para sobrevivir, se ve sometido a una serie de constricciones que le obligan a desarrollar un sutil equilibrio entre las capacidades que adquiere y la energía y los recursos necesarios para mantenerlas.

Esto significa que, las leyes físicas fundamentales, junto con los procesos evolutivos y adaptativos sostenidos durante largos períodos de tiempo, han configurado el sistema nervioso como un mecanismo altamente optimizado en el procesamiento de la información, que permite el desarrollo de respuestas que facilitan la interacción efectiva y eficiente de los seres vivos con el entorno, mejorando así sus posibilidades de supervivencia y reproducción.

Como parte del mecanismo de optimización, debido a las incertidumbres sobre las características y la simultaneidad de los estímulos que enfrentará un individuo, la evolución ha designado al sistema emocional como responsable de llevar a cabo tres funciones principales:

  • Implementar respuestas innatas de amplio espectro que permitan la exploración y aborden rápidamente estímulos nuevos o inesperados para los cuales no hay una respuesta específica.
  • Activar los sistemas cognitivos, responsables de la búsqueda y desarrollo de nuevas respuestas, solo bajo demanda, mejorando así el tiempo de respuesta y el consumo de recursos.
  • Evaluar la criticidad de los estímulos a resolver, modulando la atención para permitir el acceso prioritario a los recursos más avanzados y escasos, si ocurre concurrencia con otros procesos1.

Su influencia en los sistemas cognitivos

Según el modelo ETR, el sistema emocional siempre está activo y controla la atención, que a su vez es la encargada de regular y priorizar el acceso de la información a los sistemas cognitivos.

Los sistemas cognitivos desarrollan respuestas modulan las respuestas emocionales, cerrando así una arquitectura circular, complementaria, dinámica e interdependiente. De acuerdo con este modelo, la emoción y la cognición no compiten, sino que colaboran y se complementan mutuamente para lograr una forma más eficiente de resolver los desafíos con los que se enfrenta el individuo.

Esta nueva aproximación describe y fundamenta claramente la relación que existe entre los mecanismos emocionales, la atención y las capacidades cognitivas, que a su vez modulan la respuesta emocional, cerrando así el sistema y definiendo su dinámica global.

Así, dentro de este nuevo paradigma, las emociones serían el elemento de optimización del funcionamiento cerebral, permitiendo entender cómo y por qué son ellas las que regulan las relaciones del resto de funciones ejecutivas, condicionando su dinámica y, en ocasiones, generando fenómenos de comportamiento alejados del ideal socialmente establecido, pero muy cercano al ideal evolutivo de supervivencia.

Asimismo, el modelo abre la puerta para incorporar el componente somático, asociado a las respuestas emocionales, como un nuevo estímulo que entra a ser procesado por el sistema, generando dinámicas que dan lugar a fenómenos mentales y de comportamiento muy diversos y complejos.

Aplicaciones de este nuevo modelo

Este nuevo modelo tiene importantes implicaciones para explicar estos fenómenos psicológicos y de comportamiento que hasta el momento sólo podían ser descritos. Permite además identificar factores concretos que pueden ayudar a mejorar el abordaje y la comprensión de dichos fenómenos, teniendo importantes aplicaciones en ámbitos como la educación, la motivación, la toma de decisiones o la explicación de determinados comportamientos no adaptativos, entre otros muchos.

Con respecto a las organizaciones, este nuevo modelo ya está siendo utilizado para desarrollar las capacidades personales relacionadas con la adaptación al cambio, la creatividad y la innovación, así como con la mejora de las relaciones interpersonales, el liderazgo o la reestructuración de las propias organizaciones.

Organización De Unión Planetaria

© 2020 Organización De Unión Planetaria.