Etiqueta: Monetarismo

¡El dinero debe ser eliminado! (III)

«El negocio de la industria farmacéutica no es curar enfermos, es mantener los clientes. El cáncer no es solo una enfermedad, es un buen negocio.»

Asociación de empresas farmacéuticas.

En la Economía Basada en el Sistema Monetario EBSM, o sea en el uso del dinero como medio de intercambio de bienes y servicios, evidentemente, el cáncer es un buen negocio, y no decimos esto porque sea un negocio noble, altruista o benéfico para la población, sino más bien porque es un negocio que deja mucha utilidad puramente pecuniaria o monetaria, a costa del sufrimiento del paciente y de los recursos económicos de sus familiares y hasta de sus amigos solidarios. Es un negocio perverso. En efecto, desde el momento en que nos diagnostican dicha enfermedad comienzan a lucrarse médicos, clínicas, laboratorios químicos, la industria farmacéutica que factura cientos de miles de millones de dólares, grandes corporaciones farmacológicas y productoras de instrumental médico, empresas de publicidad, compañías aseguradoras, políticos, funcionarios públicos y paremos de contar para no terminar llorando.

Gracias a Internet y las redes sociales, actualmente se ha vuelto imposible ocultar la verdadera realidad y las oscuras intenciones de quienes fungen como grandes benefactores de una sociedad, controlada por intereses económicos de una pequeña élite privilegiada cuyo único objetivo es la explotación del resto de la población del planeta. A diferencia de un tiempo a atrás, la verdad se está filtrando por todas partes y con su luz está despejando las tinieblas que antes existían y no nos dejaban ver con claridad.

Instituciones como la Organización Mundial de Comercio OMC y la Organización Mundial de la Salud OMS, defienden los intereses de las corporaciones transnacionales, en detrimento de la humanidad, valiéndose de protocolos internacionales para someter arbitrariamente no solo a médicos, científicos y profesionales honestos sino también a funcionarios oficiales y estados nacionales que pretenden ser independientes.

Pero no solo es el cáncer, son casi todas las enfermedades y es la salud en general. Lo mismo sucede con la alimentación, la energía, el transporte, la banca, la cultura, la educación, el deporte, etc. En otras palabras, es toda la sociedad víctima del atropello y la explotación por los intereses económicos y financieros de una pequeña y egoísta élite mundial.

Detrás de todo esto hay un imperio económico que es todo un sistema muy bien organizado, perfectamente sincronizado, dentro del cual se encuentran científicos, médicos, profesionales honestos, muchas universidades y gente que trabaja ingenuamente sin tener consciencia del papel que están desempeñando en dicho sistema.

La medicina moderna y comercial controlada por este sistema, no está interesada en curar las enfermedades sino en aliviar momentáneamente al paciente con el fin de mantener el negocio próspero y saludable, de ahí su perversidad.

La industria farmacéutica, que supuestamente existe para mejorar la salud de la población, junto con la armamentística, que supuestamente está para promover y mantener la paz, son las industrias más rentables del mundo, sin importar que el país productor o el consumidor sea capitalista, socialista, nacionalista, comunista, monarquía, etc.

Como fácilmente podemos apreciar, no es la medicina por sí misma la causa de la perversidad, sino el sistema, la organización, cuyo modelo es la Economía Basada en el Sistema Monetario EBSM.

El médico es formado desde un comienzo de acuerdo a unos protocolos medioevales establecidos por la organización, y quien se rebele contra ella, es expulsado o eliminado sin ninguna consideración.

A todo lo anterior debemos agregar la enorme cantidad de medicamentos falsificados en todo el planeta, en un creciente y descontrolado mercado, estimulado por la obsesión del beneficio económico que existe a nivel mundial actualmente y que hoy tiene características dramáticas, siendo un peligro espantoso para la salud de la población en general. Existen fábricas clandestinas de medicamentos fraudulentos en muchas ciudades de América Latina, aunque las más productivas se encuentran en China y muchos países del continente asiático y europeo. Estos productos son elaborados muchas veces con alimentos para animales, que son nocivos para la salud y la vida de las personas, ya que pueden afectar el sistema endocrino porque tienen altas concentraciones de antiparasitarios y antibióticos. La comercialización de medicamentos falsificados se está convirtiendo en un asunto verdaderamente grave en el mundo entero, pero mayor aun en los países donde la población es más pobre.

Según la opinión de expertos dietistas y nutricionistas, a pesar de que ya la salud de la población estaba siendo seriamente afectada por la mala alimentación, ahora el problema se torna mucho más grave con la falsificación de los medicamentos. Muchos de esos productos son vendidos en sitios de Internet, por las redes sociales, cadenas de whatsapp o distribuidos a varias farmacias y tiendas naturistas. Se considera que el inescrupuloso mercado de todo tipo de medicinas e inyecciones falsas asciende a cientos de miles de millones de dólares a nivel mundial.

La Economía Basada en el Sistema Monetario EBSM, es el origen de todo tipo de adulteración y falsificación, que genera violencia social y muerte.

Gran parte del crecimiento económico de China y de muchos otros países del mundo es debido a la elaboración de infinidad de productos de todo tipo y necesidad, pero también de artículos suntuosos, innecesarios, inútiles y hasta nocivos o perjudiciales para la salud y el medio ambiente, con el fin de satisfacer el ánimo consumista, estimulado por la Economía Basada en el Sistema Monetario EBSM, con el uso de la publicidad generada por los medios de comunicación y el sistema de crédito, los cuales crean deseos que se convierten en necesidades ficticias y que exigen a su vez, la elaboración de insumos que requieren el consumo de tiempo, energía, esfuerzo humano, recursos naturales adicionales, etc., todo lo cual tiene como principal objetivo obtener ganancias estrictamente económicas para los productores.

Muchos países tanto capitalistas, así como socialistas y comunistas, tienen actualmente una variada y abundante producción, pero sobresalen los países del continente asiático, ya que debido a su enorme población, laboriosidad y milenaria disciplina, ofrecen abundante y económica mano de obra. Estas cualidades, permiten que los costos de producción en esa parte del mundo, sean sustancialmente menores y en consecuencia aumenten las utilidades de los dueños del capital, razón por la cual, gran número de empresas productoras de todo el mundo, han decidido trasladar sus plantas de producción a esa región del planeta, donde pueden explotar más fácilmente el trabajo humano. Esta es una de las razones por las cuales, en esa región se elabora la mayor parte de la producción mundial.

Pero además, han logrado acumular grandes sumas de dinero mediante la adulteración, la falsificación, la piratería, y la explotación en general, pues para muchos, todo se vale si genera suficientes ganancias.

La adulteración y la falsificación de productos forma parte de una enorme actividad productiva a nivel mundial, pues la producción de todo tipo de imitaciones, se ha convertido en una modalidad muy rentable en todo el mundo, porque permite disminuir costos, esquivar controles, evitar publicidad, evadir impuestos, etc. y además, existe actualmente gran cantidad de tecnología y equipo que permite la duplicación de los productos con diferentes insumos materiales y con gran facilidad.

Se suelen falsificar todo tipo de productos como perfumes, ropas, artículos deportivos, artículos electrónicos, instrumentos, juguetes, alimentos, billetes, etc.

Prácticamente no existe nada que esté exento de adulteración.

Entre todas las falsificaciones, causa asombro y repugnancia la falsificación de productos alimenticios y medicamentos, pues debido a que pueden causar enfermedades y hasta la muerte, constituyen una prueba de que la búsqueda del lucro y la ganancia desmedida y sin control son las peores consecuencias que pueden generar todos los modelos económicos basados en el dinero, así se llamen capitalismo, socialismo, comunismo, nacionalismo, etc.

¡El dinero lo corrompe todo!

¿A dónde vamos a parar?

En China y muchos otros países asiáticos es muy común falsificar alimentos de alta circulación para animales, pero también para seres humanos, como el arroz, la carne de res, de cerdo, salchichas, embutidos, nuggets de pollo, quesos para sandwiches, papas fritas, chitos o maíz inflado, aceite de cocina, licores de todo tipo, jugos de frutas, miel de abejas, leche para bebes, agua potable, caramelos, mermeladas y dulces en general, medicinas, cosméticos, perfumes, etc.

El arroz plástico, se elabora con bolsas plásticas usadas, desperdicios de papa y compuestos químicos.

La carne es adulterada «en vivo», aplicándole al ganado clembuterol, medicamento usado por fisicoculturistas, para hacer los animales más voluminosos de lo normal en ciertas partes del cuerpo y aumentar su peso. Otra forma de falsificar la carne es usar carne podrida y aplicarle aditivos químicos tornándola rosada para darle aspecto de carne fresca y apetitosa.

Para nadie es un secreto la forma en que se elaboran los embutidos, las salchichas, hamburguesas, salami y todo tipo de alimentos con carne molida. Esta es la carne más falsa de todas, pues además de estar hecha con los restos de carne más baratos y desagradables, tienen almidones y preservantes químicos, azúcares, ácidos, etc. Puede contener hasta restos de animales viejos, grasas, vísceras, pellejos, huesos molidos, cartílagos con multitud de bacterias, colorantes, ácidos, nitritos, sulfitos y por tanto sus valores nutricionales son casi nulos.

Para eliminar las bacterias, lavan la pasta con amoniaco, y por si fuera poco, para ocultar el sabor y el olor de ese desinfectante químico, se «tapa» con saborizantes y colorantes artificiales, junto con decenas de ingredientes, entre ellos sulfato de aluminio, el cual es usado también a diario en muchos otros alimentos similares.

Los chitos o maíz inflado, cuando se queman generan una masa negra que revela su procedencia, pues se falsifican con derivados del petróleo. De manera similar se produce el queso plástico que se usa para sándwiches.

La falsificación de licores, vinos cervezas, es un problema mundial. Existen muchas empresas clandestinas dedicadas a falsificar todo tipo de licores. Las botellas originales son obtenidas en centros de reciclaje o botaderos y rellenadas con licor falso, usualmente a base de metanol, un tipo de alcohol no apto para beber, por ser de uso industrial. Se asegura que más del 50% del vino vendido en China es falso, pero con los licores finos (de marca), el porcentaje llega en ciertos sitios hasta el 90%.

En los bares y discotecas de todo el mundo, es muy común la adulteración de licores, en especial los más costosos, por lo cual, es una buena práctica consumir en estos sitios los licores más populares.

En cuanto a los jugos de frutas, se sabe que el 70% del jugo de naranja que se vende en el mundo que usualmente tomamos en el desayuno, es adulterado. Esto no es cuestión de unas pequeñas empresas clandestinas, se trata de las más grandes procesadoras de jugos del mundo. Se almacena en enormes contenedores y se le remueve todo el oxigeno para que pueda durar hasta un año sin dañarse, pero todos los sabores naturales se pierden en el proceso y luego con fragancias artificiales, acidulantes y colorantes, de los que usan para los perfumes, les dan el sabor y aspecto que requieren. Así proceden con casi todos los otros jugos de frutas embotellados.

Los productos alimenticios falsificados en China incluyen los condimentos y sazonadores que la gente esparce sobre su comida. Grandes compañías cuyos productos fueron falsificados, según Beijing News, han sido Knorr, Wang Shou Yi, Maggi, Kraft, Heinz, McCormick, Lee Kim Kee, Nestlé, etc.

Las autoridades del norte de China dicen que han descubierto varias fábricas subterráneas que producían versiones falsificadas de productos como salsa de soya y mezclas de especias. Los productos falsos eran hechos en un distrito del centro industrial de Tianjin y se hacían pasar como marcas reales de grandes compañías.

Una nota de prensa aparecida en Beijing News expuso que la comida falsa estaba siendo producida a gran escala, usando agua sucia de grifo, sal industrial no apta para el consumo humano y especias recicladas compradas a precios rebajados en otras fábricas.

El diario estimó que cerca de 50 fábricas habían estado haciendo condimentos y sazonadores falsos desde hace una década.

Comida para todo tipo de animales se fabrica con productos podridos tratada con químicos para darle sabor y color. En la ciudad de Dongguan descubrieron más de 60 fábricas que producían cientos de toneladas por día de alimentos podridos para animales.

En China se detectaron más de 300 mil casos de falsificación de alimentos. Han cerrado centenares de fábricas con toda clase de alimentos falsificados. Cientos de toneladas de queso químico falso fueron encontrados en una fábrica de lácteos al sur de China. En cuanto respecta a la miel de abejas, se ha encontrado que el 100% de la miel que consume McDonald, KFC, etc. en EU procedente de China es falsa y diariamente llegan a EU cientos de toneladas de miel. China ha estado plagada de problemas de seguridad alimentaria en los últimos años.

Pero no solamente en China se presentan casos de inseguridad alimentaria. Casi todos los países asiáticos y también los de la UE sufren similares situaciones, como es el caso de los huevos contaminados que ha sacudido al mundo recientemente. En el centro de esta crisis está el uso de fipronil por empresas avícolas. El fipronil se utiliza habitualmente como antipulgas y antigarrapatas para perros y otros animales domésticos, pero está prohibido en la cadena alimentaria. Sin embargo, el dinero puede vencer todos los obstáculos actualmente. No importa la vida humana.

Afortunadamente, en este aspecto, en los países de América Latina no estamos tan adelantados, pues estas técnicas de falsificación de alimentos, suelen estar más desarrolladas, ser más abundantes y comunes en países de Asia y Europa que en los países de Latinoamérica y África.

El fracaso total del sistema lleva al mundo a pensar una nueva economía

El colapso de las cadenas de suministro global impulsado por el Covid-19, la demanda y la movilidad generarán dolorosamente los próximos grandes modelos económicos dirigidos por la tecnología, incluso se está viendo con buenos ojos lo que antes titulaban por ignorancia como utopías.

Muy pocos pudieron haber predicho lo que estamos presenciando ahora: en cuestión de pocas semanas el colapso acumulado de las cadenas de suministro, demanda agregada, consumo, inversión, exportaciones, movilidad, existencias reales y decenas de bonos basuras estallaron por los aires a nivel mundial.

Ya nadie apuesta por una recuperación económica en forma de L, por no hablar de una en forma de V. Cualquier proyección del producto interno bruto (PIB) mundial en 2020 se mete en un terreno en total picada. Los mismos servicios informativos que antes apoyaban al sistema, hoy plantean cientos de críticas al sistema por no poder atender las verdaderas necesidades de la población. Varios economistas han tirado la toalla y comienzan a ver con buenos ojos algunos puntos que anteriormente criticaban de otros sistemas como el socialismo o la economía basada en recursos. The Financial Time en su portada titulaba “locos que no estaban tan locos”, refiriéndose a algunos teóricos críticos del capitalismo.

En las economías industrializadas, en las que aproximadamente el 70% de la mano de obra se dedica a los servicios, innumerables empresas de innumerables para las industrias fracasarán en un colapso financiero continuo que eclipsará la Gran Depresión.

Un ejemplo abarcativo de esta problemática son los posibles 47 millones de trabajadores estadounidenses que pronto serán despedidos -con una tasa de desempleo que se disparará al 32%- Oxfan advierte que cuando termine la pandemia, la mitad de la población mundial podría quedar en la pobreza. Nuestros cálculos no son muy diferentes, en distintas simulaciones algorítmicas los resultados económicos fueron catastróficos, un 40% de la población en estado de pobreza, las acciones de empresas en muy pocas manos, inflación descontrolada en varios países y el dinero prácticamente sin valor alguno.

En parte esto es culpa de las propias empresas, pues se dedicaron a crear un unicornio financiero que no tenía reflejos en existencias reales, repletos de activos tóxicos de fondos de cobertura, derivados y acciones en empresas offshore cuya empresas no fabricaban nada ni tenían empleados. Toda la economía se basó en un cuento de hadas que lograron sostenerlo por medio del adoctrinamiento masivo.

Según el escenario más optimista de la Organización Mundial del Comercio (OMC) para el año 2020 —que sin duda quedará desfasado antes de que termine la primavera— el comercio mundial se reduciría en un 15%. En un escenario más realista y sombrío de la OMC, el comercio mundial se reduciría en un 32%. En un escenario real, sin la carga dogmática de estos organismos que se dedican a sostener el sistema capitalista liberal, el derrumbe podría llegar al 35%.

Lo que estamos presenciando no es solo un masivo cortocircuito de la globalización: es un choque cerebral que se extiende a tres mil millones de personas hiperconectadas y confinadas simultáneamente. Sus cuerpos pueden estar bloqueados, pero son seres electromagnéticos y sus cerebros siguen funcionando, con posibles e imprevistas consecuencias políticas y de otro tipo debido a los problemas psíquicos que puede tener cualquier paciente con bloqueo neuronal y en estado de confinamiento.

Pronto nos enfrentaremos a tres grandes debates interrelacionados: la gestión (en muchos casos terroríficas y digna de una película de terror) de la crisis, la búsqueda de modelos futuros económicos y de gestión de recursos y la re-configuración del sistema-mundo a las patadas o como se dé.

Este es solo un primer enfoque de lo que debería considerarse como una competencia cognitiva de “hacer o morir” en el intento.

Un necesario acelerador de partículas

El sistema no aguantaba más, era sostenido por la charlatanería de pseudo economistas neo-liberales y el adoctrinamiento emitido por estos en los medios. Ya están apareciendo análisis sólidos que solamente intentan reinventar pequeñas cosas para seguir resucitando al cadáver moribundo, ideas de lo que podría ser el próximo modelo económico que la elite pretenden instalar. Como telón de fondo, se puede ver aquí una desacreditación realmente seria de todos los mitos (moribundos) del desarrollo del neo-liberalismo.

Se habla de nuevo modelo económico que debería girar alrededor de estos ejes: Inteligencia artificial computacional (IA); Fabricación automatizada; energía solar y eólica; transferencia de datos de alta velocidad impulsada por 5G; moneda digital y nanotecnología.

Si analizamos el panorama tecnológico mundial, entonces China, Japón, Corea del Sur y Taiwán están muy bien posicionados para lo que viene. Serian en cierto modo los únicos bien posicionado, ya que aun Europa fabrica casi todo en países asiáticos.

Plamen Tonchev, jefe de la unidad de Asia del Instituto de Relaciones Económicas Internacionales de Atenas (Grecia), señala la posible reorganización a corto plazo de los proyectos de la Iniciativa “Cinturón y Carretera” propuesto por la elite para sostener e implantar el nuevo New Green Deal, privilegiando la inversión en energía, la exportación de paneles solares, las redes 5G y la Ruta de la Seda de la Salud.

El Covid-19 es como un acelerador de partículas, consolidando tendencias que ya estaban en desarrollo y fueron planificadas dentro del marco del Grupo Bilderberg en el 2019. China ya había demostrado a todo el planeta que el desarrollo económico bajo un sistema de control no tiene nada que ver con la democracia liberal occidental.

En cuanto a la pandemia, China demostró —también para que todo el planeta lo viera— que la contención del Covid-19 puede lograrse imponiendo controles que Occidente ridiculizó como “draconianos” y “autoritarios”, junto con un enfoque científico estratégico caracterizado por una profusión de equipos de prueba, equipos de protección, ventiladores y tratamientos experimentales.

Esto ya se está traduciendo en un incalculable poder blando que se ejercerá a lo largo de la Ruta de la Seda de la Salud. Las tendencias parecen apuntar a que China está estratégicamente reforzada a lo largo de todo el espectro, especialmente en el Sur Global. China está jugando al Go, Weiqi. Las piedras serán tomadas del tablero geopolítico y remplazadas por nuevas. La OMS es su cómplice y Estados Unidos patalea porque la elite globalista ha decidido tirar por la borda el proyecto de tiranía mundial dirigido por Estados Unidos. Ahora prefiere un modelo más sutil de control derivado no en el combate del enemigo terrorista, sino uno que muy pocos se atreverían a enfrentarse, un virus.

¿Un fallo del sistema muy útil y bienvenido?

En el otro extremo, los escenarios de la banca y finanzas occidentales no podrían ser más sombríos y terroríficos. Como argumenta un análisis centrado en Gran Bretaña, “No es solo Europa. Los bancos pueden no ser lo suficientemente fuertes para cumplir su nuevo papel de salvadores del mundo en cualquier punto del mapa terrestre, incluyendo los EE.UU., China y Japón. Ninguno de los principales sistemas de préstamos fueron sometidos a pruebas de estrés para un congelamiento económico que duró meses”.

Así que “el sistema financiero mundial se resquebrajará bajo la tensión”, con un ya bastante posible “cierre de la pandemia que durará más de tres meses” capaz de causar “un ‘fracaso del sistema’ económico y financiero a nivel global”. Nos dice el periodista experto en economía mundial Max Keiser.

“El problema que posee el sistema financiero mundial es que la mayoría de los activos que se pueden utilizar para rescates, en realidad están formados por fondos tóxicos, sin reflejos en existencias reales y que están por 3 veces por debajo de la cantidad de deuda mundial acumulada. A medida que se producen fallos en el sistema, nada se acerca ni remotamente a la posibilidad de una imposición de un derivado de un cuatrillón de dólares, un verdadero problema nuclear”. Nos termina relatando.

Capital One es el número 11 en la lista de los mayores bancos de EE.UU. por activos. Ya están en graves problemas con sus exposiciones de derivados. Fuentes de Nueva York dicen que Capital One hizo un terrible negocio, apostando a través de los derivados que el petróleo, en especial de esquistos, no se hundiría hasta donde está ahora, en los niveles más bajos de los últimos 17 años. Pero el pronóstico les fallo desde el comienzo, por cada unidad calorífica que se extrae con este sistema, se necesitan utilizar 2 unidades caloríficas. Esto nos enseña que el método de por sí era deficitario.

La mega presión está en todos esos equipos de Wall Street que dieron a las compañías petroleras el equivalente a poner toda su producción de petróleo a precios por encima de 50 dólares el barril. Estas inversiones han llegado a su fin, y la presión sobre las casas de Wall Street y los bancos de EE.UU. son insoportables.

El acuerdo anticipado del viernes no cambiará nada: el petróleo se mantendrá alrededor de 20 dólares por barril, 25 dólares máximo. Sin embargo aunque el dinero del petróleo subiese, ya sería muy tarde para terminar de cubrir la deuda que contrajeron algunas empresas petroleras.

Esto es solo el comienzo y está destinado a empeorar. Imaginen que la mayor parte de la industria de EE.UU. se cerrará. Las corporaciones – como Boeing, por ejemplo – van a ir a la quiebra. Los préstamos bancarios a esas corporaciones serán eliminados. A medida que esos préstamos son eliminados, los bancos se van a meter en grandes problemas, aunque en realidad ya están metidos en grandes problemas.

Derivados y fondos tóxicos por doquier

Wall Street, totalmente ligado a los mercados de derivados, sentirá la presión del colapso de la economía americana. El rescate de la Reserva Federal de Wall Street comenzará a desmoronarse. Hablando de una reacción nuclear en cadena.

En pocas palabras: El FED ha perdido el control de la oferta de dinero en los EE.UU. Los bancos pueden ahora crear crédito ilimitado desde su base y eso establece a los EE.UU. para una potencial hiperinflación si el suministro de dinero crece sin parar y la producción se colapsa, ya que se está colapsando ahora mismo porque la economía está en modo de cierre.

Ya ni el mismo FED puede aguantar seguir comprando las propias acciones de Wall Street a taza baja para darle liquides. Wall Street y sus fondos tóxicos ha llevado a la economía de EE.UU. a tener un déficit encubierto de U$S 2 billones, aunque para este año se espera que el déficit sea de U$S 2.5 billones. El FED ha salido a producir dinero barato con una tasa de interés del 0%, llevando al país a una inflación encubierta que está siendo tapada por las mentiras de economistas neo-liberales, que al mismo todo que sucedía en Chile, venden a la población el cuento del crecimiento del PBI, sin embargo esconden los datos de deuda.

Si los derivados empiezan a implosionar, la única solución para todos los grandes bancos del mundo será la nacionalización inmediata y la socialización de la economía mundial, para la ira de la Diosa del Mercado Libre. El Deutsche Bank, que también está en graves problemas, tiene una exposición de derivados de €7 billones de euros, el doble del PIB anual de Alemania. Argentina no es la excepción a la regla, después de paso por la presidencia de Mauricio Macri, ha dejado a la argentina con una deuda de $1.7 billones de pesos, hay que sumarle a dicha deuda una exorbitante tasa de interés que ha dejado al Banco Central al borde de la quiebra. El gobierno actual ha decidido utilizar al coronavirus y la cuarentena como escudo blindado para evitar que el pueblo se entere de la situación que realmente está el país, además como pretexto para cubrirse ante los fondos acreedores.

No es de extrañar que los círculos empresariales de Nueva York estén absolutamente aterrorizados por la situación mundial, halcones como Henry Kissinger, Rockefeller y Soros han estudiado desde el Grupo Bilderberg como lograr parar la caída de sus imperios económicos. Insisten en que si los EE.UU. no vuelven a trabajar inmediatamente, y si estos posibles cuatrillones de dólares de derivados empiezan a implosionar rápidamente, las crisis económicas que se desarrollarán crearán un colapso de una magnitud que no se ha visto en la historia, con consecuencias incalculables. Es por eso que han ideado este nuevo plan de salvataje del capitalismo, transformándolo en un capitalismo esclavista totalitarista y controlado por alta tecnología.

Dentro del plan hay puntos que podrían ser útiles para un cambio socio-económico, por ejemplo la Inteligencia Artificial para la gestión de recursos, la energía limpia y renovable, pero deberíamos descartar los demás elementos que solamente sirven para el dominio de las masas y el perjuicio de su bienestar, el dinero digital controlado por una entidad totalitaria o empresaria, el control e identificación de las personas por nanochips, las famosas conexiones 5G que son dañinas para el ser humano y otros puntos oscuros que no se han nombrado. Si el sistema responderá al poder y su control contra las personas, si se seguirá utilizando herramientas esclavistas como el dinero y estructura piramidales, entonces estamos hablando de un nuevo sistema antihumano, por más que se maquille como positivo. La solución seria apostar por sistemas más humanos como la Economía Basada En Recursos y presionar a los gobiernos para que sea implementado.

Organización De Unión Planetaria

© 2020 Organización De Unión Planetaria.