Etiqueta: Jacque Fresco

¡El dinero debe ser eliminado! (II)

Estamos ahora en un momento en el que deben tomarse decisiones si queremos evolucionar de nuestra actual cultura de escasez, despilfarro y destrucción medioambiental a una sociedad sostenible de interés ecológico y abundancia. Una nación sin una visión de cómo podría ser el futuro, está destinada a repetir errores pasados, una y otra vez.

Jacque Fresco

Como hemos visto, el PROYECTO VENUS se fundamenta en una Economía Basada en Recursos EBR, lo cual significa que el concepto de propiedad privada, tan importante en un sistema económico de base monetaria, no tiene ningún sentido ni razón de ser en este nuevo Proyecto, pues lo verdaderamente importante es el acceso a los bienes y servicios para toda la población y no la propiedad privada de los mismos.

El concepto de propiedad, en sus variadas formas, (privada, familiar, comunal, corporativa, nacional, intelectual, etc.), que dependen de corrientes filosóficas y sociales (capitalismo, socialismo, comunismo, nacionalismo, etc.), desde un principio ha consistido en la usurpación violenta a los más débiles. Posteriormente se legalizó a favor de los grandes usurpadores y se consideró como un derecho natural necesario para la prosperidad de la sociedad y con el advenimiento del mercado se asoció con el concepto del dinero.

Debemos entender que el bien en sí mismo solo es importante por su utilidad y lo que pudiéramos llamar la propiedad, no tiene ninguna importancia y es más bien, un derroche medioambiental.

La propiedad ha contribuido a formar todas las fronteras que separan a las personas, comunidades, sectores, pueblos, países, etc., generando a su vez las clases sociales y sectores privilegiados o élites, que han venido dividiendo cada vez más la población del planeta.

Las guerras, el saqueo, la usurpación, la corrupción, la escasez, la especulación, el acaparamiento, el contrabando, son también consecuencias que intensifican su perversidad y han terminado consolidando el estado burgués.

Las últimas crisis económicas y financieras han demostrado que este modelo, basado en la propiedad privada y el dinero está obsoleto, no satisface nuestra realidad, y además está arriesgando nuestra supervivencia al destruir el medioambiente, provocar enormes y continuas guerras, delincuencia, corrupción, pobreza, accidentes, abandono en la investigación científica, etc.

Ha logrado aumentar la desigualdad, la pobreza, las guerras y el hambre entre los seres humanos, generando cada día más daño por la degradación del medioambiente debido entre otras cosas a la contaminación producida en todo el planeta y la destrucción exagerada de los recursos naturales.

Hace más difícil el acceso equitativo a los bienes y servicios de la mayoría de la población, genera más despilfarro en la producción y en consecuencia mayor contaminación.

El modelo económico basado en la propiedad privada y el dinero tiene sus días contados, pues carece de la capacidad para resolver los problemas actuales y futuros de la sociedad emergente. A medida que aumenta la automatización, con el uso de la robótica, los drones, las nuevas tecnologías, los nuevos materiales que se están produciendo, aumentará el desempleo, al tiempo que disminuirán los costos de los productos y servicios así como de la energía para la producción y el transporte, siendo la necesidad del dinero cada vez menos relevante, hasta terminar en su abolición como mecanismo para la obtención de bienes y servicios. Dicho fenómeno se incrementará cuando todas las tecnologías y los recursos naturales del planeta sean reclamados por la población mundial y dejen de ser propiedad de un pequeñísimo grupo de privilegiados que se han apoderado de estos bienes que pertenecen a toda la humanidad. Cada vez se acerca más el día en que la humanidad entera reclame su condición de propietaria indiscutible de estos bienes, pues no existe justificación alguna para que un minúsculo grupo de personas o empresas posea todos los recursos y tecnologías del planeta.

Es por esto que lo primero que tiene que hacer la población mundial es «declarar todos los recursos de la Tierra como patrimonio común de todos los pueblos del mundo».

Eso sería lo primero. Cuando ello se logre, podremos terminar con todas las fronteras artificiales que separan a las personas, para que podamos construir la nueva Economía Basada en Recursos EBR.

Debemos convencernos, tener clara consciencia que lo más importante es el acceso, de todos los seres humanos a todos los bienes, tecnologías y servicios del planeta, y no ser propiedad de un selecto y privilegiado grupo, como siempre ha sido.

Afortunadamente, con el uso apropiado de Internet y las redes sociales, actualmente tenemos la capacidad para hacer un GRAN REFERENDUM PLANETARIO, legitimar la idea y lograr el consenso para hacer tal declaración en el menor tiempo posible.

Para tener mayor información y conocer más sobre el PROYECTO VENUS, recomiendo visitar el canal Youtube.

¿Cómo podremos usar nuestra tecnología sabiamente para tener suficientes recursos para todos?

No hay duda de que lo primero que se tiene que hacer es divulgar ampliamente el PROYECTO VENUS alrededor de todo el planeta, hasta crear una consciencia general y universal acerca de las bondades de su aplicación.

Para lograr este objetivo tendremos que comenzar por informarnos nosotros mismos y convertirnos en difusores y promotores de este hermoso proyecto verdaderamente revolucionario, lo cual requiere paciencia, dedicación, optimismo y deseos de cambiar hacia una sociedad más justa y más humana; hacia un mundo más civilizado.

Es imprescindible, necesario y conveniente que los habitantes del planeta que constituimos el sector menos privilegiado, sumemos nuestros esfuerzos para crear y desplegar una gran campaña, con el auxilio de los medios de comunicación e información, a nuestro alcance, las Redes Sociales (facebook, twiter, youtube, whatshapp, instagram, linkedin, etc), hacia la realización de un Movimiento Internacional para promover y convocar un Gran Referendo Mundial con el fin de declarar todos los recursos naturales y las tecnologías como Patrimonio Mundial de la Humanidad, haciendo incluso, un llamado a Hollywood e invitando a todos los grandes directores y artistas a que se unan para realizar una gran producción cinematográfica con el fin de promover y fortalecer dicho Movimiento Internacional y salvar la Humanidad, pues de no ser así, vamos hacia su destrucción inexorablemente.

Después de todo lo anterior, se debería llevar a cabo un Estudio de Factibilidad del Proyecto, lo cual implicaría inicialmente un Inventario Global de los recursos disponibles.

Es además necesario crear una consciencia general y universal acerca de las bondades del desarrollo y aplicación del Proyecto e insistir en que la mayoría de los problemas de la población del planeta no son religiosos ni políticos. Son técnicos y científicos. Pero lo que sucede, es que tanto los líderes políticos como los religiosos y militares, siempre han prometido resolverlos, y nosotros les hemos creído. Evidentemente, está en manos de la ciencia y la tecnología la solución de dichos problemas.

Por otra parte, hasta ahora, la educación ha sido orientada por nuestros dirigentes hacia el estudio del pasado, hacia la historia, con el argumento de que su conocimiento arroja luces sobre el presente; que quien no conoce el pasado está expuesto a repetir los errores en el presente. Si bien esto es verdad, no es menos cierto que no hemos tenido un estudio coherente de lo que pudiera ser el mundo en el futuro, lo cual también ayudaría a iluminar el camino que estamos recorriendo y esto seguramente ha influido en la población para tolerar y aceptar el viejo modelo económico basado en la propiedad, el abuso y el dinero y a oponerse en cambio cualquier otro modelo económico alternativo, como es el planteado en el Proyecto Venus, a pesar de las enormes, nefastas y fatales consecuencias que estamos sufriendo a causa del anticuado e injusto modelo monetario. Aceptamos como normal y lógico que existan esas enormes desigualdades: que una persona, empresa o país se haya apropiado por la fuerza de las armas o del dinero y la complicidad de los políticos y gobernantes, de aquello que le pertenece a toda la humanidad.

Como hemos dicho, la mayoría de nuestros problemas y sus soluciones son técnicos y científicos: la contaminación ambiental, el cambio climático, la mega minería a cielo abierto que destroza el planeta, el uso exagerado y la absurda explotación de energías fósiles, la irracionalidad en el transporte, la depredación y devastación del planeta, el uso inadecuado de los ríos y de las tierras agrícolas, el hambre en el mundo, el desordenado crecimiento de las ciudades, etc., todo lo cual es debido al modelo económico basado en el dinero. Estos problemas se pueden resolver cuando la tecnología y los métodos científicos sean empleados para servir a todo el mundo y no solo a un selecto y privilegiado grupo. Pero nunca les hemos pedido o planteado a nuestros científicos que nos resuelvan el problema de cómo diseñar una sociedad que elimine el aburrimiento y el trabajo monótono, que elimine los accidentes de transporte, que le permita a toda la gente tener un alto nivel de vida, que elimine los tóxicos de nuestra comida, que nos proporcione otras fuentes de energía que sean limpias y eficientes.

¡Todo esto se logra con un gobierno más científico!

¡Podemos y debemos tenerlo!

Un gobierno científico no significa que los científicos gobiernan para tenernos dominados o controlar a las personas, sino que existen los mejores medios y los conocimientos suficientes para construir sistemas eficientes de transporte, vivienda, producción de alimentos y los mejores métodos para limpiar a la atmosfera o para restaurar los océanos.

Deberíamos preguntarnos:

¿Qué es lo que queremos?

Queremos vivir en un mundo donde no tengamos que temer que nuestros hijos vayan a otra guerra, o donde no exista esclavitud ni enfermedades, donde tengamos una alta calidad de vida, donde no haya pobreza.

¡Y todo esto es posible con la avanzada tecnología que existe actualmente!

Tenemos que convocar a las diferentes áreas de la ciencia y presentarles los problemas que nos gustaría resolver.

Lo primero que tenemos que hacer es fijarnos una meta. Y esa meta es SOBREVIVIR, y no solamente sobrevivir, sino hacerlo de una manera óptima, saludable y próspera. La mayoría de la gente desearía vivir y preferiría hacerlo sin tener que sufrir. Por lo tanto, la base de esta civilización debe ser de apoyo, solidaria y por consiguiente Sostenible para todos.

Debemos tomar en cuenta las necesidades materiales de todas las personas del planeta y a la vez evitar cualquier comportamiento que pudiera causarnos daño a largo plazo.

Con esa meta de sostenibilidad máxima, el siguiente paso sería definir el método o enfoque empleado.

Hemos observado que el enfoque basado en el sistema monetario (doctrinas políticas, capitalismo, socialismo, comunismo, nacionalismo, fascismo, credos religiosos, dogmas etc.) no ha funcionado y está a punto de colapsar, precisamente porque se basa en el sistema monetario y además, hemos permitido ser dirigidos por líderes políticos, religiosos, militares, comerciantes y banqueros.

Por consiguiente lo más razonable y sensato para diseñar una nueva sociedad es intentarlo empleando el método científico.

La ciencia merece especial consideración para diseñar una nueva sociedad, porque sus métodos exigen que las ideas propuestas no solo sean probadas y repetidas sino que todo lo que la ciencia propone es también inherentemente verificable. En otras palabras, a diferencia de la religión y la política la ciencia no tiene ego y todo lo que sugiere acepta la posibilidad de resultar erróneo finalmente. No se ata a nada, no es fanática ni apasionada, experimenta y evoluciona constantemente.

Continuaremos con nuestro análisis en el próximo artículo.

¡El dinero debe ser eliminado! (I)

En muchas ocasiones, la historia nos ha mencionado, y nos sigue mencionando, numerosas revoluciones: la Revolución Francesa, la Revolución Rusa, la Revolución Mexicana, la Revolución Cubana, la Revolución China, la Revolución Bolivariana, la Revolución Industrial, la Revolución Agrícola, la Revolución Tecnológica, etc., pero nunca hemos escuchado, mencionado o presenciado la Revolución Verdadera, la Revolución Indispensable, la Revolución Necesaria, la más importante de todas las revoluciones, la que necesita la humanidad, la que podría eliminar el hambre, la miseria, las guerras, los saqueos, la supremacía de unos países sobre otros, la corrupción, las enfermedades, la pobreza, es decir, la revolución que consiste en la Eliminación del Dinero como medio de intercambio de bienes y servicios. Es decir, la sustitución de la Economía Basada en el Sistema Monetario EBSM, por la Economía Basada en Recursos EBR.

Esta última sí es una Verdadera Revolución. Es la que puede disminuir las injusticias que sufrimos la mayoría de los habitantes del planeta, la que podrá eliminar las guerras, los conflictos entre los pueblos, la corrupción, el acaparamiento, la especulación, el contrabando, la que podrá eliminar la discriminación, la marginalidad, las clases sociales, la que acabará con las luchas religiosas, nacionalistas, regionalistas, los atropellos, los crímenes, el comercio, las muertes para resaltar el heroísmo, en fin, la que nos permitirá alcanzar la mayor suma de felicidad posible.

La historia nos describe muchas revoluciones, pero nunca nos ha descrito la Revolución Necesaria, porque ésta nunca ha ocurrido.

Y no ocurrirá hasta que no comprendamos que,

¡El dinero debe ser eliminado!

¡Que el dinero no es necesario para vivir!

!Que Podemos vivir sin dinero!

Cuando comprendamos que no es el dinero (dólares, euros, yuanes, rublos, bitcoins, petros, etc), sino la inmensa pero limitada cantidad de recursos naturales que tenemos disponibles, junto con la tecnología inventada por el ingenio humano, la automatización, la robotización, lo que nos permitirá mejorar las condiciones y la calidad de vida de los pueblos del mundo, entonces nos daremos cuenta que el enfoque más adecuado que podemos tener, para satisfacer las necesidades de toda la humanidad, es la administración inteligente, eficiente, racional y justa de dichos recursos, pues es de estos recursos que obtenemos los materiales para producir todos los bienes que necesitamos y es la tecnología la que nos permitirá hacerlo de la mejor manera posible.

¡Será entonces cuando habremos dado un gran salto en la dirección correcta para salvar la humanidad!

Como hemos visto, no es con billetes, o con monedas que construimos un mueble, un auto o una casa. No es con dólares, euros, yuanes o criptomonedas que producimos los alimentos. Todos los bienes de consumo o de producción son elaborados con recursos naturales como el agua, el hierro, cobre, aluminio, petróleo, etc. Por lo tanto, son los recursos naturales, energéticos, tecnológicos, humanos, etc., lo que debemos administrar con sabiduría, eficiencia, justicia y racionalidad.

¡Con el dinero, no se produce nada!

¡Si nos encontramos en un lugar desierto con muchos dólares, euros, bitcoins, petros, etc., pero sin alimentos, nos moriremos de hambre!

Pero el dinero no solo no es necesario, sino que se ha convertido en el principal obstáculo para mejorar la calidad de vida de la inmensa mayoría de la población.

Es un obstáculo porque el dinero y la obsesión por el lucro, existen fundamentalmente como un impedimento o barrera para obtener los recursos necesarios para vivir bien, pues como el lucro es mayor mientras mayor sea la escasez, real o asumida, virtualmente, dentro del sistema monetario, todo tiene un objetivo financiero: «para todo se requiere dinero».

Por otra parte, para tener dinero, solo basta imprimirlo o «minarlo», como hacen en la actualidad quienes tienen la potestad de hacerlo. Pero el único resultado obtenido al producir demasiado dinero es generar una gran inflación, como está sucediendo últimamente en Venezuela.

Nos han sembrado un mito, nos han implantado un chip, que se ha fortalecido cada vez más en nuestras mentes, en especial a partir de la Revolución Industrial del siglo XVIII y con la globalización del capitalismo, que nos hace vivir con temor, rodeados de líderes incompetentes y dentro de un sistema de valores obsoletos y además nos pretenden convencer que el dinero lo es todo, que el dinero es imprescindible, que para todo se requiere dinero, que la felicidad solamente se obtiene con dinero, que quien no tiene dinero no puede ser feliz, que sin dinero no se puede disfrutar la vida, que el éxito consiste en tener dinero, que quien no tiene dinero es un fracasado, que el dinero es necesario para la defensa y la seguridad nacional de los países, para las campañas electorales, en fin, que sin dinero no podemos vivir, lo cual es absolutamente falso.

El cambio que está ocurriendo actualmente a nivel mundial, consiste en imponernos el dinero digital, el dinero electrónico, las criptomonedas, etc. no es más que un tipo de dinero físicamente diferente, pero finalmente no deja de ser dinero, es decir no deja de ser un instrumento de sumisión de la pequeña élite dominante sobre la inmensa mayoría de la población del planeta, como ha sido siempre.

En esto han colaborado y siguen colaborando, casi todos los gobernantes, dirigentes y gobiernos del mundo, quienes se benefician con ese estado de ignorancia de la población mundial. También han colaborado instituciones como la familia, la iglesia, la escuela, el Estado y los medios de comunicación e información, para convencernos, que sin dinero, la vida no es posible. Recordemos lo que nos decía Bolívar: «Por la ignorancia nos han dominado más que por la fuerza». Para engañarnos han empleado los medios de comunicación a nivel global, con todo el aparataje de la industria publicitaria y los diferentes sistemas de crédito, como tarjetas, préstamos a largo plazo, bonos, etc., junto con las modas, los continuos cambios de modelo de los productos, etc., que nos crean necesidades ficticias y nos inducen al consumismo, es decir, a comprar lo que no necesitamos, e incluso muchas veces, lo que nos molesta, no nos gusta, o nos causa daño.

Además de entorpecer la utilización de energías limpias y sustentables, «los defensores» del Sistema Monetario insisten en defender la necesidad y la justificación del trabajo. Nos dicen que el trabajo dignifica al ser humano. Nos han hacho creer que el sistema monetario nos incentiva para trabajar. Que el dinero es el mayor estímulo para el trabajo, y que mientras más se trabaja, más fácilmente se alcanza la riqueza y el éxito. Nos han hecho creer que Dios bendice a quien trabaja, que debemos ganarnos la vida con el sudor de nuestra frente, pero este es un deber que solamente cumplen los pobres, pues los multimillonarios no han acumulado sus fortunas trabajando. Todos estamos conscientes de que el trabajo en realidad es una especie de esclavitud pagada.

La pobreza es cada día más extensa y más intensa en el mundo entero. La brecha entre ricos y pobres aumenta constantemente. Las reformas laborales no hacen más que desmejorar las condiciones del trabajador y continuamente disminuye la calidad de vida de la población en todo el planeta, a pesar de los adelantos científicos y tecnológicos. Solo basta observar los efectos de las políticas de bienestar en Europa y USA, que hace pocos años, eran ejemplo para el mundo. Cuando se impuso definitivamente el capitalismo, esas políticas comenzaron a ser desmontadas paulatinamente. El poder adquisitivo del trabajador constantemente está disminuyendo, mientras esa pequeña élite dominante sigue enriqueciéndose.

Es decir, estamos viviendo una nueva versión, o versión 2.0 de la esclavitud, una neoesclavitud, sin grillos metálicos pero con grillos electrónicos como el reloj y el celular, donde no solo los negros son esclavos, sino toda una clase social cuyos miembros hacemos todos los esfuerzos por ir en busca de nuestros «negreros» a diferencia de la versión anterior en que estos iban en busca de los futuros esclavos. La esclavitud como alguien acertadamente ha dicho: «no fue abolida, simplemente se ha puesto en nómina y nuestros gobiernos, sometidos por el poder económico y financiero de los grandes grupos empresariales son los encargados de reglamentarla y aplicarla».

Ésta es la esclavitud del dinero, el cual siempre regresa a las manos de nuestros amos. Muchos de los esclavos no tenemos una percepción clara de nuestra realidad, debido a que los medios informativos y comunicacionales, que están al servicio de la élite dominante, nos impiden ver con claridad nuestra condición de esclavitud. De ahí, la necesidad que tenemos de utilizar Internet, las Redes Sociales y todos los medios de comunicación e información a nuestro alcance para tomar consciencia de nuestra condición de esclavos y reivindicarnos.

Nos han perpetuado el mito de que las necesidades hay que pagarlas y si no trabajamos no podremos satisfacer dichas necesidades.

Pero cuando la gente tiene resueltas sus necesidades básicas (alimentación, vivienda, salud, etc.) sus motivaciones cambian, emergen nuevos incentivos (deportes, arte, estudio, investigación, entretenimiento, etc.). Todos quisiéramos tener tiempo para practicar algún deporte, estudiar algún idioma, aprender a tocar algún instrumento, o disfrutar alguna afición que no pudimos anteriormente.

Cuando se saca el dinero del escenario, vemos que hay incentivos muy diferentes en nuestras vidas y las motivaciones son otras. Si la tecnología hace posible hoy en día producir más de lo que necesitamos, con muy poco trabajo humano, el dinero pasa de ser una necesidad, a ser un problema.

Además, los trabajos cada vez más repetitivos y especializados embrutecen a la gente y la hacen ignorante. En una sociedad con una Economía Basada en Recursos, las máquinas liberan a la gente. No podemos imaginarnos eso porque nunca hemos conocido ese tipo de sociedad.

Si observamos la historia, vemos cómo la automatización de las máquinas ha evolucionado continuamente, reemplazando el trabajo humano. A medida que la tecnología aumenta, disminuye la necesidad de trabajar en los seres humanos. En una Economía Basada en Recursos EBR, altamente tecnológica se puede afirmar que alrededor del 90% de todas las ocupaciones se podrían realizar por las máquinas, liberando a los seres humanos para vivir su vida sin servidumbre, pues éste debería ser el objetivo principal de la tecnología y en un futuro muy cercano, con la nanotecnología, la cuántica, el grafeno y otros formas altamente avanzadas de materiales, ciencia y tecnología, veremos que incluso, un procedimiento médico complejo puede ser realizado también por máquinas, y con mucho más éxito que hoy en día.

El camino es claro, nuestra estructura actual de Economía Basada en el Sistema Monetario EBSM, (o sea en el uso del dinero), que requiere trabajo por ingresos, bloquea el progreso, porque los humanos necesitamos trabajar para sobrevivir. El balance final es, que el sistema actual de economía monetaria, debe ser sustituido o nunca serenos libres.

Pensemos por otra parte, por ejemplo, en el disfrute de los Derechos Humanos. Éstos se han convertido en letra muerta. Los Derechos Humanos los debemos tener y disfrutar todos los seres humanos sin excepción, sin preferencia y sin exclusiones. Todos debemos tener el derecho a la vida, a la salud, a la alimentación, a la vivienda, al transporte, a la información. El derecho a vivir sin líderes, sin caudillos, sin gobernantes y con más razón, si son gobernantes delincuentes y criminales como son la gran mayoría.

Necesitamos tiempo para vivir, para descansar, para el ocio, tiempo para el deporte, para el conocimiento, para conocer la historia, la futurología, para la música, para la poesía, para el amor, para el sexo, para disfrutar la comida, para comer despacio, para bailar, para pasear, para navegar, para ir a la playa, para fantasear, para reir, para llorar, tiempo para pasar el tiempo, tiempo para perder el tiempo, para el trabajo digno, no alienado, voluntario, no obligado, tiempo para disfrutar el campo, para la siembra, para pensar, para leer, para escribir, para cantar, para imaginar, para aprender física, biología, etc., para contar chistes, para disfrutar los placeres de la vida, para jugar carta blanca o solitario, para hablar paja. Siempre hemos deseado tener tiempo para aprender otro idioma, para aprender a tocar un instrumento, etc. Pero lo que nos han ofrecido nuestros gobernantes, son «Defensores de los Derechos Humanos», como si el gobierno no pudiera defender a los ciudadanos.

The choice is ours

Un nuevo documental completo de The Venus Project ha sido presentado en sociedad y esta disponible para todos. Como muchos saben Proyecto Venus es un movimiento que propone, no solamente cambiar un sistema político y económico, sino toda la civilización humana basándose en la Economía Basada En Recursos.

Si bien los otros documentales han sido introductorios y solo han mostrado superficialmente de que se trata Proyecto Venus. La nueva presentación trata de resolver un enigma de la sociedad, ¿Porque somos lo que somos y porque no podemos pensar en ideas y proyectos como el presentado por Proyecto Venus?

El documental desnuda las mentiras creadas desde el pensamiento Darwiniano, por ejemplo la falsa idea de la naturaleza humana, tan difundida por Darwin. En realidad no existe una naturaleza humana, esta teoría es falsa, lo que existe es una humanidad que reacciona según el entorno, si tenemos un entorno de escasez, repleto de hambres, guerras, injusticias, etc… obtendremos como resultado los mismos factores. El sistema actual ha condicionado al hombre a aceptar el entorno como normal, instalando al ser humano en una zona de confort, todo lo que no es parte de esa zona, es considerado utópico. Sin embargo todo es artificial, nada real.

Los grandes problemas como las injusticias, las guerras, las hambrunas, las avaricias, las iniquidades, el derroche de los recursos, etc. son solamente síntomas del monetarismo, no es un problema de capitalismo o comunismo, es mucho mas profundo, en las entrañas del dinero y el monetarismo, y de la falta de conciencia de la humanidad. Jacque Fresco en el documental dice una gran verdad: «Te crían con los valores que a ellos los colocan en el poder». Evidentemente este mensaje despeja una gran verdad, jamas somos criados con valores que nos colocan en el mismo escalón a todos, porque saben que de esa forma no podrán ejercer poder absoluto y totalitario.

Con entrevistas y presentaciones de lo que el futuro podría ser si aplicamos los métodos más sofisticados de la ciencia y la tecnología hacia la resolución de problemas para el beneficio de todas las personas según lo representado por el Proyecto Venus. Cuenta con la participación de grandes científicos y analistas, como por ejemplo la periodista Abby Martin – del programa Breaking The Set de la cadena RT Noticias, Ph.D Jeffery A. Hoffman – profesor de aeronáutica de la Universidad del MIT, Karen Hudes – economista experta y denunciante de las maniobras ilegales del banco mundial, Erik Brynjolfsson – Ph.D – Prof. de Gestión MIT Sloan School of Management, Dir. MIT Iniciativa de la Economía Digital, etc.

Lo mejor que el dinero no puede comprar

Escrito en un lenguaje simple y claro «Lo mejor que el dinero no puede comprar» de Jacque Fresco nos presenta una perspectiva del mundo, la sociedad y los individuos que rara vez es discutida hoy en día. A menudo nos viene al espíritu el concepto de «causas fundamentales», porque la gente parece encerrada en cuadros de referencia que raramente observan cuestiones sociales desde sus fuentes fundamentales.

Por ejemplo, el dinero o divisa es actualmente nuestro método de supervivencia. Si bien la mayoría entiende que el dinero está usado como una manera artificial de adquirir los recursos necesarios para vivir, nunca piensan en hacer la pregunta fundamental de por qué el dinero existe o si su uso tiene alguna base en el mundo tecnológico moderno. Es simplemente aceptado. Si le preguntaras a alguien sobre la existencia de algo como una alternativa a la firmemente implantada institución del gobierno tal cual la conocemos “sea teocrático, autocrático o democrático“ probablemente se sentirían confundidos, porque nunca pensaron en cómo la funcionalidad y el papel del gobierno podrían ser alterados de manera tal, que la gestión social no sea realizada por un grupo de funcionarios «políticamente» orientados. Además, las trabas de la sociedad moderna como la guerra, la pobreza y la corrupción sin fin- son a menudo consideradas así son las cosas, sirviendo de telón de fondo al argumento según el cual el ser humano tiene una naturaleza distorsionada. Bueno, ¿Y si algo faltara a nuestra percepción del comportamiento humano?, ¿y si los seres humanos fueran reflejos compuestos de su ambiente y funcionaran basados en la imitación y el refuerzo, como la mayor parte de los animales en el mundo?, ¿qué tipo de relevancia tendría en la manera en que miramos y orientamos a la sociedad?

Estas son preguntas importantes a considerar, al leer este texto. Es también recomendable trabajar en evitar reacciones emocionales a las propuestas de este trabajo, y tratar de ver el contenido en tanto que ser un observador objetivo y desapasionado. La pesada carga de nuestro condicionamiento social influye fuertemente en cómo vemos el mundo a nuestro alrededor, y muchas veces nos torna despectivos ante nuevas propuestas por el simple hecho de que van en contra de nuestras ideas preconcebidas. Esto parece especialmente cierto cuando se trata de temas sensibles relacionados con la política, la comunicación, los valores, los estilos de vida, los sistemas sociales y otros temas similares, que podrían poner en tela de juicio nuestro sentido de identidad, y por lo tanto, nuestra relación con los demás y la sociedad.

En su esencia, esta importante obra presenta algo similar a un manual de posibilidades derivadas de la investigación científica rigurosa y el pensamiento racional. Desafortunadamente, en nuestro mundo moderno, la ciencia y la razón continúan recibiendo poco crédito. Hasta ahora, los órganos dirigentes de nuestras desconectadas sociedades basan sus decisiones en la dinámica monetaria y no en los recursos reales. La empresa de producción comercial que es nuestro medio actual para alimentar y mantener a la población- no tiene ninguna consideración por los recursos limitados de la tierra o las posibilidades tecnológicas que se han abierto paso gracias a los métodos científicos modernos. Tal como haría un niño pequeño, estas empresas privadas acumulan y explotan los recursos egoístamente, a la vez que generan deliberadamente una escasez artificial que les permite obtener ganancias. A su vez, el público en general «empleados de estas empresas- ocupa puestos de trabajo que suelen servir únicamente a una función privada rígida, a menudo carente de cualquier interés social más amplio a favor del bien común. El mundo que usted ve a su alrededor, lleno de divisiones y conflictos, no es más que el resultado de estas anticuadas prácticas que siguen en curso.

Es hora de un sistema diferente. Uno que no se base en opiniones, ideas políticas u otro capricho temporal, sino un sistema puesto al día con el conocimiento actual y que utilice los métodos de la ciencia, junto con la libre aplicación de la tecnología para el bienestar de la humanidad. Es tiempo de pensar en la tierra como un único organismo y darnos cuenta de que necesitamos desesperadamente un diseño más amplio, que considere todos los parámetros de la tierra como civilización; sólo tendremos éxito si vemos al planeta y sus recursos como un único sistema. Solo tendremos éxito si realizamos ajustes en concordancia con ello. Y, finalmente, es tiempo de que el mundo aprenda a trabajar unido por el bien común. Los primeros pasos en esta dirección se pueden conseguir con la comprensión de lo presentado en las páginas siguientes. Espero sinceramente que usted pueda utilizar este enfoque y ayudar a hacerlo realidad.

Futuro por diseño

Futuro por diseño es el segundo documental del Proyecto Venus. Un importante film sobre la vida, los diseños y la filosofía de Jacque Fresco que cambiara la civilización tal como la conocemos. El proyecto intenta acabar con los males que aquejan a la humanidad, tales como la pobreza, las guerras, el elitismo, el clasismo, la desigualdad social, etc. Bajo un estricto proceso científico basado en la economía de recursos.

Fue producido por William Gazecki, nominado a los Premios de la Academia y ganador de un Emmy. El documental habla del centro de investigación ubicado en Venus, Florida (EEUU), de donde recibe su nombre: «The Venus Project». Nos introduce a fondo en la filosofía del proyecto y las propuestas tecnológicas del mismo orientadas a la mejora y el rediseño urbano, los espacios habitables y la integración sostenible con el medio ambiente, lo que Jaque denomina una Economía Basada en Recursos (RBE).

Las ideas en esta película son controvertidas y así es el hombre que es la fuente de esas mismas ideas. Algunas de las ideas revolucionarias que propone el film pueden parecer utópicas en corto plazo. Sin embargo, antiguamente, también se pensaba lo mismo de la sociedad actual. Muchos veían como una utopía los aviones, los helicópteros, las computadoras, etc. El documental trata de ingresarnos superficialmente en el mundo del Proyecto Venus.

Diseñando el futuro

¿Estás preparado para diseñar el futuro?

Muchos de nosotros sentimos que, para preparar nuestro futuro, basta con pensar, actuar y aprender usando los métodos y valores presentes; nada más lejos de la realidad especialmente en el mundo cambiante de hoy. Un niño recién nacido entra a un mundo que no ha sido construido por él o ella. Cada generación ha heredado los valores, logros, esperanzas, éxitos y fracasos de las generaciones predecesoras. Heredamos los resultados de las decisiones tomadas por generaciones anteriores.

Durante los cientos de miles de años de existencia humana, la tecnologí­a ha sido rudimentaria o bien inexistente, por lo cual tuvo un impacto limitado en la vida humana y la tierra que la sustenta. Cada sucesiva generación, desde los primeros cazadores y recolectores, hasta los posteriores agricultores y colonizadores, entregaron sus herramientas a las generaciones subsiguientes, con el fin de ayudarles a sobrevivir. El cambio de una generación a la siguiente era lento y apenas perceptible. En esos dí­as, habí­a poco o nulo conocimiento de la ciencia y del modo en que funcionaban las cosas, por ende, las explicaciones no eran cientí­ficas.

Este no es el caso en el mundo de alta tecnologí­a que vivimos hoy, donde un cambio que afecta a millones de personas puede ocurrir en cuestión de segundos. Un niño nacido hoy, heredará un mundo enormemente distinto del que conocieron sus padres, y aún más distinto del mundo siglos atrás. Previas generaciones dejaban un legado de explotación, ocupaciones militares y valores irrelevantes para los desafí­os del presente, pero también, oportunidades para la gente de hoy.

Más que todo este libro fue escrito para explicar algunos de los nuevos parámetros tecnológicos y sociopolíticos que ya fueron diseñados según la ingenierí­a social propuesta por Proyecto Venus. Sin embargo hay que destacar que muchos de estos parámetros fueron mejorados y extendidos. También realiza algunas explicaciones de la sociedad actual y los posibles objetivos que pueden conseguirse.

Hacia Proyecto Venus: Una breve observación al sistema monetarista

El sistema monetario es uno de los sistemas de dominación menos cuestionados en el mundo. Por lo mismo es quizás el más efectivo de todos. La economí­a monetaria se basa en la idea de escasez y deuda. Por lo tanto, tal como podrás ir viendo en el desarrollo de esta series de artí­culos titulado «Hacia Proyecto Venus», admite (implí­citamente por sus afirmaciones y deducciones) que la pobreza y la esclavitud al trabajo son hechos sociales normales e inevitables. Esto quiere decir que, dentro de los sistemas monetarios, siempre habrán personas marginadas.

Un poco de historia del nacimiento del monetarismo

Los nostálgicos del monetarismo y los defensores del elitismo, crearon un eslogan que utilizan para justificar la pobreza, mas unas series de teorí­as para sostener su estatus social y sus practicas contra los ciudadanos del mundo mas pobres. Este eslogan reza lo siguiente: «La pobreza es parte de la naturaleza humana y por eso siempre habrá pobres».

Este concepto es un error y una aberración a la comprensión de la historia económica humana. Los estudios antropológicos, independientes de los intereses de algunos grupos económicos, han demostrado todo lo contrario. Si la pobreza se mide basándose en los recursos que una persona posee (capital, en la doctrina capitalista), el ser humano desde su nacimiento tenia disponible capitales y recursos ilimitados para si mismo, con total libertad de acceso. Es decir que el ser humano en el principio de la humanidad era sumamente rico.

Cuando el ser humano comenzó a crear reinos e imperios con pensamientos avaros, egoí­sta y de poder, fue creando limites que comenzaron a marginar a la población del acceso a los recursos. Los seres humanos no tení­an libertad de acceso a los recursos dentro de esos limites, por lo tanto tuvo menos capital y riquezas; sobretodo los que quedaban fuera de esos limites. Este hecho se fue masificando, generando menos acceso a los recursos y generando mas depredación de los mismos.

El problema se fue agrandando cuando se creó el monetarismo, ya no solamente la humanidad tenia que enfrentarse a la enajenación de los recursos por medio de la imposición de los limites de los reinados, imperios, etc. y la expropiación de los recursos por parte de sus gobernantes, sino que también debí­a enfrentarse a los limites del acceso de los recursos impuestos por el monetarismo. En ves de obtener los recursos gratuitamente, debí­as aceptar esclavizarte al reino, para obtener tener dinero, para después acceder a los recursos. Fue el principio de la legalización de la esclavitud por medio del monetarismo.

Los gobernantes observaron que con el trueque no podí­an obtener riquezas y poder, ya que se hacia un cambio justo de recursos, por otros similares en la misma calidad y cantidad de peso, como los gobernantes no eran productores de recursos, entonces al final era el ciudadano el que imponí­a su valor y el que podí­a someter a un reino cortando los recursos al reino. Fue allí­ que los gobernadores impusieron la moneda y los impuestos como formas de inducir al pobre a esclavizarse a si mismos dentro de un marco legal. Si el ciudadano no tenia monedas, no podí­an pagar los impuestos, sino podí­as pagar los impuestos, el gobierno se quedaba con tus recursos. Cada vez los impuestos costaban mas monedas, pero los productos eran valuados menos; por lo tanto debí­as dedicar mas tiempo para producir mas recursos para entregarlos al imperio.

Los gobiernos por poder, extender los limites de su reino, sed de dinero y recursos, comenzaron a generar apropiaciones, guerras, conflictos y otros actos fascistas contra la voluntad de los demás. Los que sufrí­an los efectos de estos conflictos, eran sucumbidos a mas pobreza, sus recursos eran robados, destruidos, expropiados, etc.

Este texto de introducción hacia el pasado de la humanidad y el comienzo del monetarismo, nos deja observar que la pobreza no es natural del ser humano, es todo lo contrario. El ser humano comenzó en un hábitat de abundancia de recursos (capitales) y riqueza, debido a que los recursos eran patrimonios de toda la humanidad y se tenia acceso a los mencionados. Este fue un punto analizados por muchos antropólogos serios y que defienden los intereses de toda la humanidad, no responden a intereses gubernamentales o monetarios de un paí­s o una multinacional.

La actualidad del monetarismo

En la actualidad hambrunas, guerras y todo tipo de limitaciones no son realmente impuestas por una ausencia de recursos naturales, sino por ausencia de recursos monetarios, que no son más que monedas y tí­tulos, papeles sin valor alguno. Hoy no hay una guerra por los recursos energéticos, sino porque el negocio energético del petroleo, mueve mucho dinero y es dinero lo que necesitan. Esto se puede ver claramente en las «crisis económicas», donde si bien los supermercados siguen llenos de mercancí­as, miles de personas sufren de escasez; así­ como también en las hambrunas, donde miles de personas mueren diariamente por no tener un papel, estando los supermercados repletos de alimentos. Es mas evidente la manipulación de gobernantes y dirigentes del monetarismo en temas de crisis y escasez, cuando observamos que tales efectos parecen no afectar algunas áreas, como por ejemplo el área militar. En esta área de las sociedades, el dinero y los recursos abundan, van siempre en crecimiento, mientras que pueblos enteros dentro de los limites de su propia nación y fuera de ellos, mueren de hambre.

¡Esto debiese darnos vergüenza! Pero no, el sistema monetario se justifica a sí­ mismo llamando la atención que es «la manera en cómo funcionan las cosas», sumiendo a miles de ciudadanos al conformismo haciéndoles creer que el sistema no puede ser cambiado, inventando una serie de mitos, jergas, promesas y «parches polí­ticos» que no hacen más que desviar la atención del problema estructural: la esclavitud basada en el monetarismo y sobretodo en la deuda, tanto económica, como social.

La corrupción (entendida como la degeneración del fin original de servir a la humanidad, en pos del fin de perpetuar la existencia de la propia institución) es algo inevitable dentro de la lógica monetarista.

Por ejemplo la tecnologí­a es limitada deliberadamente, creando productos programados para que se echen a perder dentro de un determinado tiempo, permitiendo así­, un nuevo consumo cí­clico. Este sistema fue creado con la escusa de que el consumo genera capitales, y por lo tanto crecimiento económico. Esta escusa económica y polí­tica es totalmente falsa, unos de los problemas que tiene la economí­a actual es la gran perdida de existencias reales por culpa de la obsolescencia programada, se construye objetos que no duran y que lleva mucho tiempo hacerlos, al ser construidos para que fallen, pierden valor monetario y de capital, terminando en la basura. No obstante, no se recupera y queda inservible, sin valor alguno; por lo tanto no regresa a la vida económica generando un déficit a las familias y a la nación. Esta practica a su vez genera mas consumo de recursos y mas gastos, ya que se debe reponer el elemento roto u el aparato en totalidad, utilizando nuevos recursos, mas tiempo y capital humano. La practica termina siendo un perjuicio hacia muchos, para la ganancia de unos pocos.

A su vez la lucha social, dueño-sirviente, es intrí­nseca e inevitable dentro de los sistemas monetarios, ya sea en el modo capitalista de patrón-obrero o de la versión comunista de Estado-burócrata. Siempre ambas partes buscarán maximizar sus ganancias, produciendo una guerra sin final que no crea más que división, discordia, desconfianza y enemistad. Bajo estos sistemas, sera muy común encontrar revoluciones armadas y contra revoluciones, que lo único que generan es el aniquilamiento de los recursos humanos, animales y recursos naturales. Ambos utilizaran la escusa, la falsa teorí­a de la selección natural, creada y difundida por la burguesí­a y oligarquí­a para justificar sus acciones y su superioridad ante los demás. Al parecer algunos grupos no toman en cuenta algunos factores y hechos históricos, por ejemplo el factor de la espiritualidad, el conocimiento, la conciencia humana, y que a mayor crecimiento menos efecto tiene la selección natural y menos se busca la depredación y el aniquilamiento de la vida. Si vemos en la historia, podemos observar al mejor ejemplo de todos Mahatma Gandhi, cuyas acciones y modo de activismo, lograron imponerse ante unos de los imperios mas cruel de la historia humana, el Imperio Ingles, logro cambiar la historia y el rumbo a toda una nación de manera pacifica y conciente. ¿Cuál fue la diferencia entre unos y otros? Precisamente fue el entorno y la educación, siempre en post de elevar lo mas alto del ser humano, la espiritualidad y la conciencia, por encima de la cuestión biológica, es el ejemplo que pone fin a la falsa teorí­a de la Selección Natural.

Poco se destaca el absurdo de una sociedad saludable dentro de los sistemas monetarios. Por ello la medicina actual se basa más en extirpar órganos (o recetar drogas) que en la -prudente- prevención mediante hábitos saludables. A mayor personas saludables, más probabilidades de doctores cesantes. Mientras más gente enferma, mayor empleo y ganancias para la corporación médica o el estado. ¿No es esto absurdo? ¿Qué corporación o gobierno va a querer una salud perpetua si eso genera el fin de su existencia, de su sistema monetarista y por lo tanto, del modo material de subsistencia de sus integrantes?

La industria alimenticia comprende bien este fenómeno. Por ello «resultarí­a» tan rentable la asociación alimenticia-farmacéutica (actualmente vigente) de envenenar sutilmente los alimentos para aumentar el consumo de «remedios» o utilizar métodos para eliminar nutrientes de las semillas naturales. Debido a la falta de nutrientes, proteí­nas y vitaminas en las plantas transgénica, las multinacionales farmacéuticas y de alimentación pueden vender el valor agregado, es decir vitaminas, proteí­nas y nutrientes artificiales, que en muchos casos, son nocivas para la salud. Por la falta de estos elementos, la gente necesita consumir mas cantidad de alimentos, para obtener los niveles nutricionales que necesita y que este tipo de cultivos no los genera. Una ganancia como ésta, perpetua y segura, resulta beneficiosa y sistémica para los sistemas monetarios.

La polí­tica, al igual que el resto de las ramas de la sociedad dentro de un sistema monetario, está subyugada al uso de dinero. Por esta razón, la corrupción polí­tica es un hecho estructuralmente intrí­nseco dentro de las sociedades monetaristas. Y cuando hablo de corrupción no me refiero simplemente a la descarada mezcla de intereses existentes entre grandes empresas, organizaciones y polí­ticos, sino también a la inevitable decisión de crear empresas y organizaciones dañinas para el medio ambiente, el animal y el ser humano…

La necesidad de crear empleos, es la cadena que aprisiona y mantiene esclavos tanto a seres humanos como a Estados. Con tal necesidad siempre existente, los dueños del dinero (es decir, Los banqueros), pueden ajustar, presionar y limitar la libertad de compartimiento de personas y estados. Esta necesidad siempre existente es la que explica la increí­ble destrucción que las distintas empresas y naciones (independientes de su postura polí­tica) causan al medio ambiente y la diversidad biológica. Dentro de los sistemas monetarios, la inevitable -y perpetua- urgencia de terminar con el desempleo (y por lo tanto con el hambre) crea una necesidad sin fin para crear puestos de trabajo (que se podrí­an evitar automatizando todos los sistemas de producción) sin importar mucho las consecuencias que la nueva rama promovida pudiera causar al medio ambiente, a los animales o a otros seres humanos.

La necesidad de empleos, vista desde la perspectiva individual, crea la obligación de tener que trabajar para conseguir los elementos necesarios para la supervivencia, cuando antes estos, estaban disponibles para toda la humanidad. A menudo (en la mayorí­a de los casos), esto implica una alienación psicológica de obligarse a uno mismo a hacerse esclavo de las multinacionales y los gobierno y hacer algo que le hace infeliz: en el caso de los adultos, conseguir un empleo aburrido pero bien remunerado; en el de los niños y muchos jóvenes, asistir a colegios o universidades y estudiar temas que puede que no sean de su interés. El sistema monetarista y sobretodo el sistema capitalista, esta diseñado para que el ser humano sirva al sistema y sus dirigentes y no para el sistema y sus dirigentes sirvan al ser humano.

Como si esto fuera poco, la supuesta «libertad de información» se ve limitada por el poder polí­tico, empresarial y monetario. Así­, las grandes cadenas de multimedia emiten programas e información según la limitación de su presupuesto; presupuesto que en casi la totalidad de los casos, obtienen de empresas y gobiernos, que obviamente, no permitirán que se emitan discusiones que vayan en contra de sus intereses. Tampoco lo permite el poder polí­tico, que no dudan de coartar el acceso a la información que atenten contra su gobierno y la subsistencia de su sistema. Esta falta de transparencia también se extiende a las decisiones polí­ticas que muchas veces por presiones de grandes empresas -aunque pueda parecer «el colmo de los colmos»- son tomadas a puertas cerradas (cuando obviamente los bienintencionados representantes polí­ticos debiesen hacer su trabajo con absoluta transparencia).

Conclusiones

La polí­tica con la que se rigen los sistemas monetarios (ya sea en su versión fascista, capitalista, socialista o comunista) no va a solucionar definitivamente los problemas socio-económicos del mundo (a excepción de que se dieran gratuitamente a toda la población salud, educación, recursos, comida y vivienda), ya que es imposible hacerlo dentro de la lógica monetaria, teniendo en cuenta cómo funciona el sistema monetario: el uso de dinero está basado en la deuda y las promesas que no se ven reflejadas en existencias reales y por lo tanto -mientras sigamos usando este tipo de sistema- jamás se podrá disponer de prosperidad para todos, ya que la creación y uso de dinero (despojado de salud, educación, recursos, comida y vivienda gratuitas) implica que algunas personas estén empobrecidas, endeudas y/o quebradas. Para los que aún no se hayan dado cuenta de esta triste realidad, un ví­deo de una pelí­cula Argentina que menos de 7 minutos lo explica de manera clara y sencilla.

No obstante todo lo anterior, existen soluciones socioeconómicas para cambiar este sistema ocultamente esclavizante. Una de ellas es el Proyecto Venus, proyecto que propone una Economí­a Basada en Recursos y no en el uso de dinero, que implica estar sujeto al monetarismo. Este Sitio Web y nuestra Organización se propone hacer reflexiones filosóficas, éticas, sociológicas y económicas sobre el sistema monetario y la Economí­a Basada en Recursos, contrastando los 2 sistemas de una manera analí­tica, relacional pero también holí­stica, sistémica. Para ello, me sustentaré de las ideas de Jacque Fresco, creador del Proyecto Venus; pero no limitándome exclusivamente a ellas, procurando compartir toda información que pueda ser necesaria para una transición a un sistema más armónico para todos, donde la prosperidad no sea beneficio de solo algunos, sino que de toda la población.

Paraíso o perdición

El Proyecto Venus (The Venus Project en inglés) es una organización fundada por los estadounidenses Jacque Fresco y pretende eliminar la guerra, la pobreza, el elitismo, la devastación ambiental y otros problemas globales mediante un plan global holístico-sistémico con el fin de crear una civilización mundial pacífica, avanzada y sostenible superando el sistema monetario, aplicando el método científico directamente al sistema social junto con la automatización progresiva de la producción, distribución y reciclaje, para crear abundancia e igualdad en acceso a los bienes y servicios y declarar los recursos de la Tierra como patrimonio común de todos los habitantes de la misma.

El plan incluye un diseño técnico de la ciudad basada en la automatización industrial de la producción, la distribución y el reciclaje para el beneficio de todas las personas del planeta, eliminando progresivamente el paradigma de trabajar para sobrevivir o para acceder a los recursos, bienes y servicios en la sociedad, eliminando también el sistema monetario y de mercado, y conseguir una transición gradual y global hacia lo que llama economía basada en recursos. Esta organización considera la política, el sistema monetario y el sistema de mercado como métodos obsoletos de solventar problemas, dado que en la nueva situación mundial señala han quedado reducidos a generar y perpetuar escasez artificial, desperdiciar recursos y dividir a la población mediante métodos ideológicos que no tienen relación con las leyes naturales ni son relevantes para la realidad física del mundo, sino que parten de filosofías, creencias o hipótesis. En su lugar, propone la aplicación del método científico humanista, la ciencia y la tecnología directamente en el sistema social para lograr el beneficio de todas las personas del planeta y el medio ambiente con abundancia, equidad, sostenibilidad y eficiencia.

Asegura que el método científico humanista y el estado actual de la ciencia y la tecnología han superado las posibilidades del sistema monetario y de mercado, y pueden utilizarse para permitir la abundancia y la eficiencia dentro del sistema social y solventar los nuevos problemas globales; eliminando de raíz el elitismo, el nuevo orden mundial, el desempleo, la pobreza estructural, la mayor parte de los crímenes, la negligencia medioambiental, las guerras, la estratificación social, la escasez y otros problemas sociales y medioambientales.

Debe su nombre al hecho de que su centro de investigación de 8.7 hectáreas está localizado en Venus (Florida), EE. UU.

Las ideas que inspiraron a su fundador en la realización de este proyecto se deben a experiencias personales en el periodo de la gran depresión de Estados Unidos hasta los términos de la segunda guerra mundial. Las primeras ideas y diseños fueron realizados en los años ’50 después de un periodo de tiempo, en los años ’70 presenta Sociocyberneering que es el antecedente inmediato de este proyecto y dos publicaciones literarias que definen y explican los conceptos técnicos de sus ideas y diseños desde la educación, el transporte, fuentes de energía limpia, sistemas de producción y distribución hasta completos sistemas urbanos completamente sostenibles y automatizados.

El fundador, Jacque Fresco, invirtió más de 70 años en experimentos y en el desarrollo de una estrategia y metodología de trabajo para realizar la transición del sistema monetario al sistema. El plan está conformado de 3 fases que incluyen 18 objetivos y propuestas y cuenta con voluntarios alrededor del mundo que las apoyan y contribuyen a su difusión y se organizan en diferentes equipos de trabajo, tanto locales como de forma internacional, compuestos por equipos de ingeniería, diseño, música, programación, difusión, recursos humanos, entre otros.

Mirando hacia adelante

Mirando hacia adelante es un fascinante e imaginativo libro en el cual los autores lo transportarán en un viaje a la cultura y tecnología de fines del siglo veintiuno. Luego de la sección introductoria que discute. Las cosas que dan forma a nuestro futuro usted explorará los por qué y los porqué del inusual, preocupante pero estimulante mundo de cien años en el futuro. Verá esta sociedad a través de los ojos de Scott y Hella, una pareja del próximo siglo. Sus habitaciones están equipadas con un cibernador, un dispositivo computacional aparentemente mágico, pero qué en realidad está basado en principios científicos que actualmente ya conocemos. Regula las horas de sueño, las comunicaciones con el mundo, un increíble complejo acuático e, incluso, las calorías diarias que ingiere la joven pareja (están en sus cuarenta años pero su esperanza de vida supera los doscientos).

El mundo en que Hella y Scott viven es uno que ha logrado controlar las condiciones climáticas, desarrollar computadores del tamaño de una uña que son implantados en el cerebro del bebé al nacer (los bebés son incubados científicamente la mujer del siglo veintiuno no necesita sufrir los dolores del parto) y que ha dominado la manipulación genética, permitiendo mejorar la raza humana sobre la base del método científico.

Económicamente, el mundo es utópico según nuestros estándares. El dinero, las remuneraciones y el empleo han sido superados hace mucho. Nada tiene precio y las posesiones personales no son necesarias. El nacionalismo ha sido erradicado, logrando el desarme total. La tecnología educacional ha dejado obsoletos a escuelas y maestros. En este mundo amigable, los niños aprenden haciendo y son independientes desde los cinco años. La fuente primaria de esta sociedad superior es el centro de correlación Corcen, un enorme complejo computacional que sirve convenientemente a la humanidad en lugar de esclavizarla. Corcen regula la producción, las comunicaciones, el transporte y todas las monótonas y agobiantes tareas del pasado. Esto ha liberado a hombres y mujeres para lograr desafiantes y creativas experiencias en lugar de vidas vacías de ocio sin significado alguno.

Obviamente, este libro es especulativo, sin embargo, está basado en nociones del desarrollo científico actual. Tal como señalan sus autores: Comprenderá mejor este libro si ve usted al presente como el punto de inflexión entre el ayer y el mañana. También necesitará sensibilidad ante las injusticias, las oportunidades de felicidad desperdiciadas y los conflictos bélicos que caracterizan nuestra civilización del siglo veinte. Si usted es capaz de evaluar ideas en su justa medida y juzgarlas con perspicacia, este libro es para usted. No tenemos una bola de cristal para obtener una imagen detallada del siglo veintiuno. Queremos alimentar estas ideas en su propia computadora mental. Usted podría, incluso, encontrar mejores ideas que podrían jugar un rol importante en la tarea de forma al futuro de nuestra civilización.

Proyecto Venus

En pocas palabras, Proyecto Venus fue fundado por la organización no gubernamental Proyecto Venus. Es un proyecto híbrido con base en la economía basada en recursos. El proyecto, al igual que la organización, propone un plan factible para conseguir un cambio social para lograr una civilización próspera, pacifica, con alta tecnología y sostenible. Señala un camino por el cual se puede transitar, en el cual los derechos humanos, del animal y del medio ambiente, no serán simples palabras, sino un modo de vida.

Proyecto Venus difunde y hace un llamado al rediseño de esta civilización que camina al borde de un abismo para lograr solucionar viejos problemas como la pobreza, el hambre, las guerras, la desigualdad, la carga de deudas, la contaminación, la sobre explotación de recursos, el elitismo, etc. No podemos seguir sosteniendo estos hechos con el nivel de conocimiento que hoy tenemos, es inaceptable. Estamos en una situación conformista que solo sirve para sostener el mismo sistema, con los mismos problemas.

El Proyecto Venus propone una imagen alternativa de una civilización mundial sostenible que difiere a cualquier sistema actual político, económico y social. Los viejos conceptos como el dinero, el mercantilismo, la propiedad privada, los límites geográficos, la obsolescencia programada, los partidos políticos, los intereses individuales y patrióticos, son erradicados gradualmente. No es una visión idealista y utópica, está fundamentado en cientos de estudios científicos y decenas de años de desarrollo científico y tecnológico. Abarca estudios de ingeniería civil, economía, energía, transporte, psicología, medicina, biología, ingeniería social, etc. Todo puede ser realizado si uno adquiere el conocimiento necesario para lograrlo.

Mucha gente cree que lo que hace falta es un sentido más alto de estándares éticos y la promulgación de leyes y tratados internacionales para asegurar una sociedad global sostenible. Incluso si las personas de mayor ética en el mundo fueran elegidas para cargos políticos, sin los recursos suficientes seguiríamos teniendo muchos de los mismos problemas que hoy tenemos. Mientras que unas pocas naciones y empresas controlen la mayoría de los recursos del mundo y el lucro sea la prioridad, el mismo ciclo de eventos prevalecerá.

Los problemas como las guerras, el déficit de energía, los desastres naturales causados por la manipulación humana sin planificación científica del medio ambiente, la escasez de recursos importantes como el agua y la comida, las catástrofes económicas, las enfermedades incontrolables, el desplazamiento tecnológico de la gente por las máquinas, los conflictos armados, etc. nos amenazan a cada uno de nosotros sin distinguir nacionalidades, razas, sexo, estado económico, religión o falta de ella. Pero también proliferan los recursos humanos especializados e intelectuales, la información científica y técnica y el que se necesita para actuar, los recursos naturales, etc. Aunque mucha gente está dedicada a calmar estas condiciones, nuestros problemas sociales, económicos y medioambientales permanecerán insuperables, siempre que unas pocas naciones poderosas e intereses financieros mantengan el control y consuman la mayoría de los recursos del mundo, y el sistema monetario y político actual prevalezca.

El sistema actual no permite acceder al capital humano, de recursos naturales, intelectual, científico y técnico libremente para solucionar los problemas actuales. El monetarismo, mercantilismo, la burocracia política y otras prácticas son simples barreras que atentan con la evolución y el progreso conjunto de la humanidad. Si realmente deseamos poner fin a nuestros continuos problemas sociales, económicos, medioambientales, etc. Debemos declarar a la tierra y a todos sus recursos como patrimonio común de todos los habitantes del mundo. Este es un punto central en nuestro proyecto.

No existe un problema de superpoblación mundial, tal cuestión es un mito social anticientífico muy difundido. La tierra es abundante y tiene suficientes recursos para abastecer a más de 15.000 millones de personas. Lo que realmente existe es un pésimo sistema de producción y distribución de recursos. La práctica de racionar o acumulación innecesaria de recurso a través del control monetario, el destinar catastróficamente recursos para las guerras, en ves de destinarlos para elevar el nivel de vida del ser humano, crear elementos tóxicos para contaminar otros recursos y envenenar al capital humano, ya no es relevante y es contraproducente a nuestra supervivencia.

Poseemos las tecnologías y los conocimientos científicos altamente avanzados para crear un nuevo paradigma, pero nuestro sistema social y económico no se han mantenido a la par con nuestras capacidades tecnológicas, ni científicas. Podríamos fácilmente crear un mundo de abundancia para todos, libre de servidumbre y deuda, basado en la capacidad de carga de los recursos de la Tierra, con capital humano trabajando en conjunto, deliberando y accionando científicamente proyectos para solucionar los problemas que nos amenaza a todo el mundo. Con la aplicación inteligente y humana de la ciencia y la tecnología, la gente de la Tierra puede guiar y modelar el futuro mientras protege el medio ambiente. No tenemos suficiente dinero para lograr estas metas, el dinero se vuelve una barrera para lograr terminar los problemas de cada individuo y del mundo, pero si tenemos recursos más que suficientes, tanto naturales como humanos. Es por tales motivos que abogamos por la Economía Basada en Recursos, para que la humanidad vuelva a recuperar su confianza en sí mismos, su responsabilidad social y su poder, y pueda tener un ambiente sano y abierto para la deliberación científica como iguales, en ves de depositarlo en manos de unos pocos.

Organización De Unión Planetaria

© 2020 Organización De Unión Planetaria.