El dinero es una mentira, no es economía

La Argentina no está sufriendo una devaluación, ni tampoco una inflación, es lo que le quieren hacer creer los dueños del poder. Para ser más precisos, no existe la inflación, ni tampoco la devaluación en ninguno país del mundo. La razón del porqué es muy simple y es científica, EL DINERO EN REALIDAD NO VALE NADA. Por mencionado motivo, el dinero no se puede devaluar, ni tampoco la emisión del mismo puede generar inflación. SU VALOR REAL ES CERO, NO EXISTE.

Un poco de historia de como se creó el dinero para entender esta situación. Lo resumiremos con la historia de dos imperios que moldearon las bases del dinero propiamente dicho, el Imperio Sumerio-Babilonio, el verdadero creador del dinero propiamente dicho, y el Imperio Romano para entender la situación del mismo.

Aclaramos antes de comenzar, que las únicas unidades económicas que realmente tienen un valor económico, ya que el ser humano necesita de ellos para su subsistencia y la gestión de los hogares, son los recursos propiamente dichos (ETIMOLOGÍA de la palabra ECONOMÍA, proveniente del latín medieval como oeconomia, sobre el griego en oikonomía, formado a partir de la combinación de: oîkos, que remite a la idea de casa o morada, con raíz en el indoeuropeo *weik, al respecto de una agrupación de individuos, casa o familia. Es decir que la Economía es la administración de los recursos de una casa o familia. Desvirtuado posteriormente por los grupos de poder).

El Imperio Sumerio estaba al borde del abismo, se veía amenazado por otros reinos y tribus que habían acaparado casi todos los recursos de la región. Si bien había tribus que seguían produciendo recursos para el imperio, comenzaban a escasear y se le debía demasiado a sus manufactureros. Los miembros del imperio que estaban a cargo de dichos grupos de producción, empezaban a tener problemas, protestas, reclamaciones y robos. Mientras tanto, las continuas guerras demandaban cada vez más recursos.

Esto sucedió hasta que un miembro del Imperio Sumerio se le ocurrió una idea, realizar un inventario de todos los bienes que tenía el imperio y que no tenían ningún valor para la sociedad, ni tampoco les servían para la guerra. Ese recurso era el cobre, demasiado pesado, blando y poco durable para ser utilizado en batalla. Para aplacar las revueltas, el Imperio Sumerio le prometió a los manufactureros pagar la deuda a futuro si les seguían entregando los recursos. Para sellar dicha promesa, el imperio le entregaba a cargo del productor una plancha de cobre con el sello imperial, para que, en un futuro, los productores, lo pudieran cambiar por sus recursos entregados. Para que los productores aceptaran esta gran estafa, mando a sus agentes de propaganda para convencerlos de que esa placa de metal tenía realmente un valor en el imperio, se creó el primer código legal comercial, el código de Ur-Nammu, rey de Ur (2050 a. C.). Y dije, la primera estafa, porque el reinado de Ur-Nammu desapareció, los productores jamás cobraron nada y las planchas no tenian ningún valor, como el dinero actual. Pero el imperio siguió, se convirtió en el Imperio de Babilonia pero con la misma práctica, se crearon otros códigos, por ejemplo el Código de Eshnunna (1930 a. C.), el código de Lipit-Ishtar de Isin (1870 a. C.) y el Código de Hammurabi (1760 a. C.), el código antiguo mejor conservado, promulgado por el sexto rey de Babilonia, Hammurabi.

Una historia parecida sucedió con el Imperio Romano, los esclavos habían cobrado una relevancia importante, los gladiadores y constructores, que eran esclavos, comenzaban a tener cierta importancia en la sociedad romana. Algunos eran adorados mas que el propio Emperador o el senado. El imperio romano comenzaban a quedarse sin ellos, necesitaban cambiar la situación de su imperio revirtiendo la ecuación. Entonces inventaron un mecanismo para que los esclavos siguieran siendo esclavos sin que ellos se dieran cuenta. Allí fue cuando se inventó “El trabajo asalariado”. En resumen, el trabajo asalariado se trataba de lo siguiente: Nosotros “los buenos romanos” te sacamos del Tripalio (Etimología de la palabra TRABAJO: Derivación del verbo trabajar, registrándose en el latín vulgar tripaliāre, interpretado como ‘torturar’, teniendo la raíz en el latín tardío tripalium, en referencia a un artilugio de tortura que usaban los antiguos romanos para castigar a los reos o condenados.), sigues esclavizándote para nosotros, y nosotros te damos algo tan inútil para nuestra sociedad como lo era la sal, la cual, era sacada incluso debajo de las piedras. En realidad tampoco tenían para darles otra cosa, lo que realmente valía para la sociedad romana, como el oro y la plata, estaban siendo utilizados para pagar a su ejército, y tampoco les alcanzaba, porque los ataques de los bárbaros y el robo, eran constante. Estaban atrozmente endeudados, al punto que los romanos se asesinaban entre sí, por dichas deudas y poder.

En los dos casos vemos puntos comunes. El primer punto da origen a un famoso dicho, “EL DINERO ES DEUDA”, y fue creado para cubrir deuda de los imperios. Es decir, que el dinero es análogo de la misma, por lo tanto, es déficit, aun en el día de hoy. En consecuencia, nació devaluado, y por ende, no se puede devaluar, ya lo está. El segundo punto que observamos es que el dinero es producto de un engaño establecido por Los propagandistas, miembros de la misma elite que lo produce, para mantener su status quo. El tercer punto en común, y según se puede observar si uno estudia la historia de la humanidad, es que el dinero lejos de ser una herramienta de gestión económica, nació como una herramienta del poder para seguir manteniendo a las personas esclavas y aprisionadas. El dinero es una herramienta que el poder utiliza para engañar a las personas para que estas entreguen sus recursos, lo que verdaderamente tiene valor económico, a cambio de algo que nació devaluado y que en realidad no vale nada, el dinero.

¿Cómo logra el poder que las personas sigan esclavizados, aceptando el dinero y sigan entregando los recursos? Al igual que antes, por medio de sus agentes de Propaganda, ahora llamados “Economistas” y por medio de herramientas como las leyes, créditos e inflación. Cada vez que dichos grupos de poder necesitan más recursos por problemas de escasez de los mismos o por mala administración, aparecen los problemas de inflación, créditos y leyes de regulación, las cuales, ilegaliza cualquier otro sistema económico que atente con su status quo.

Cabe aclarar que la casta de poder no solamente incluye al poder ejecutivo y legislativo, también lo constituye el imperio económico, también llamado mercado, que no son todas las personas o ciudadanos, sino los grupos de poder que rigen, manejan el dinero y establecen las reglas del mismo mercado, una elite que ademas, manejan los sistemas de información).

El procedimiento es simple, los agentes de Propaganda son enviados para hacerle creer a los ciudadanos ignorantes que, el dinero tenía tal valor, y que, lamentablemente, este se ha devaluado. La gente entra en pánico, comienza a correr hacia el mercado, compra más de ese dinero que en realidad no vale nada, y dichos ciudadanos engañados lo ponen por supuesta seguridad, en las mismas instituciones de esa elite de poder, o lo que llaman, bancos. Esto perjudica la economía de esas mismas personas, ya que las personas sacan ese dinero del mismo sistema productivo, por lo cual, se traduce en menos producción de recursos para sí mismos, socavando los recursos de su propia Economía, su hogar. Los ciudadanos deben aceptar esclavizarse aún más tiempo, para lograr mantener un nivel promedio de producción de los recursos para su propia economía; más horas de trabajo, para lograr suplir la escasez artificial que se ha planificado.

Otros ciudadanos, en cambio, al verse apretados y sin poder acceder a los recursos, recurren a los grupos de poder a pedir créditos y préstamos, otro tiro en el pie, el cual repercute en su economía por una deuda fabricada por medio de la tasa de interés; acción por la cual, demanda más trabajo para cubrir dicha deuda o entregar sus recursos para cancelarla. Lo peor es que, la tasa de interés de dichos créditos, creada sin existencias reales que las apoyen, por medio del sistema fraccionario, significa la liquidación de producción futura, la cual, es menos ganancias a futuro para los ciudadanos. Quiere decir, por lo tanto, que dichos créditos, en realidad, son casi impagables, pues nunca habrá producción futura para crear existencias reales para cubrir dichos créditos; que además, no fueron cubiertos por existencias reales. Esto crea una bola de nieve que se traduce en nuevas deudas. Feliz navidad y nuevas deudas para todos, en consecuencia, más esclavitud para las personas y más recursos de los ciudadanos en manos del poder.

Otros agentes de Propaganda, aunque en realidad trabajan para el mismo fin y para los mismos dueños del circo, te dirán crudamente el verdadero objetivo de todo esto: Tú, esclavo, debes aceptar tu condición de esclavitud y romper con todo contrato de derecho (aunque lo mismo son un engaño), debes aceptar que el mercado, en realidad los poderosos en el mencionado, rijan tu vida como más les place. Tú no tienes derechos, tú no tienes acceso a los recursos del poder. Pero si no aceptas, bienvenido sean las guerras contra los mismos. Los agentes de la información, dirán que tú eres un terrorista, dictador o un peligro para la sociedad. Serán desplazados y remplazados por otro grupo o movimiento esclavo del mismo sistema, que también han sido esclavizados, por el sistema basado en el dinero, la droga que utiliza el poder, para seguir manteniendo a los seres humanos esclavizados y enfermados con una crematomania crónica.

Conclusiones

La libertad económica se consigue eliminando el sistema basado en el dinero, descalabrando la mentira que fue creada por algunos déspotas para mantener su propio Status Quo y que simboliza la esclavitud del resto de la humanidad, lo que algunos han titulado segregación cuantitativa de la sociedad. La verdadera libertad se consigue con un sistema socioeconómico basado en recursos, lo que verdaderamente vale en una Economía Real, en la gestión de los hogares; donde todos puedan tener acceso a los mismos sin la necesidad de sistemas coercitivos que privan a las personas de su acceso. Lo demás, es puro engaño, pura distracción de una sociedad infantilizada por los medios del poder.

Información adicional

Notas complementarias:

Fuentes:

Compartir

Comparte este artículo en las redes sociales y ayúdanos a informar y difundir nuestros conocimientos.

Comentarios

Deja una respuesta

Síguenos en:

© 2022 Organización De Unión Planetaria.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.