¡El dinero debe ser eliminado! (IV)

«Tenemos las mentes, el conocimiento, la tecnología y la viabilidad para construir una civilización completamente nueva.»

Jacque Fresco

Como podemos ver, la ciencia merece especial consideración para diseñar una nueva sociedad, pues a diferencia de la religión y la política, la ciencia no tiene ego y todo lo que sugiere acepta la posibilidad de resultar erróneo o correcto finalmente, no es fanática ni apasionada, experimenta y evoluciona constantemente, no es caprichosa ni arbitraria.

Teniendo en cuenta el gran adelanto actual del conocimiento científico y tecnológico, la enorme aunque finita cantidad de recursos naturales disponibles, la inmensa cantidad de energías limpias y renovables, el talento humano con que cuenta la humanidad y además, entendiendo:

  1. Que la mayoría de nuestros problemas y sus soluciones no son políticos ni religiosos, sino técnicos y científicos, tales como: la contaminación ambiental, el cambio climático, el uso exagerado y la absurda explotación de energías fósiles, la irracionalidad en el transporte, la depredación y devastación del planeta, la mega minería a cielo abierto que destroza el planeta, el uso inadecuado de los ríos y de las tierras agrícolas, el hambre en el mundo, el desordenado crecimiento de las ciudades, etc., todo lo cual es debido al modelo económico basado en el dinero.
  2. Que el enfoque basado en el sistema monetario (doctrinas políticas, capitalismo, socialismo, comunismo, nacionalismo, fascismo, monarquías, credos religiosos, dogmas etc.) no ha funcionado y está a punto de colapsar.
  3. Que hemos permitido ser gobernados por líderes políticos, religiosos, militares, comerciantes y banqueros.
  4. Que la principal obligación de la humanidad es su supervivencia.
  5. Que nuestra meta debe ser la máxima sostenibilidad para la población humana, surge una pregunta:

¿Qué necesitamos para sobrevivir?

Y la respuesta obviamente es:

Los Recursos Planetarios.

Entonces, lo primero que se debe hacer es cambiar el modelo de la Economía Basada en el Sistema Monetario EBSM, que siempre ha existido, por una Economía Basada en Recursos EBR.

La Economía Basada en Recursos (EBR), es definida como aquella en la que no se usa el dinero para resolver los problemas, o mejorar las condiciones de vida del ser humano, sino los recursos disponibles (naturales, energéticos, tecnológicos, humanos, etc.).

El enfoque más adecuado que podemos tener, para satisfacer las necesidades de toda la humanidad, es la administración inteligente, eficiente, racional y justa de todos los recursos naturales, pues es de estos recursos que obtenemos los materiales para producir todos los bienes que necesitamos y es la tecnología la que nos permitirá hacerlo de la mejor manera posible.

No es con billetes, o con monedas que construimos un mueble, un auto o una casa. No es con dólares, euros, yuanes o criptomonedas que producimos los alimentos. Todos los bienes de consumo o de producción son elaborados con recursos naturales como el agua, el hierro, cobre, aluminio, petróleo, etc. Por lo tanto, son los recursos naturales, energéticos, tecnológicos, humanos, etc., lo que debemos administrar con sabiduría, eficiencia, justicia y racionalidad.

¡Con el dinero, no se produce nada!

Si nos encontramos en un lugar desierto con millones de dólares, pero sin alimentos, nos moriremos de hambre.

Pero el dinero no solo no es necesario, sino que se ha convertido en el principal obstáculo para mejorar la calidad de vida de la inmensa mayoría de la población.

Pero para lograr el éxito de la EBR, es imprescindible que todos los recursos naturales, conocimientos y tecnologías en todo el planeta, sean declarados Patrimonio Común de toda la Humanidad, pues es con la administración inteligente y racional de dichos recursos y las tecnologías que tenemos, que podremos lograr el bienestar de la población mundial para los próximos miles de años.

Para construir el nuevo modelo económico es indispensable y primordial hacer un Estudio de Factibilidad del Proyecto, lo cual implicaría inicialmente varios pasos:

EL PRIMER PASO, es realizar un Inventario Global de Recursos.

Ya sea el agua que bebemos, la energía que usamos, o las materias primas que utilizamos para producir comida, vestido, refugio y herramientas, sabemos que el Planeta alberga los recursos necesarios, muchos de los cuales se requieren para nuestra supervivencia. Así que dada esa realidad, es imprescindible realizar un Inventario Global de Recursos, o sea, averiguar, los recursos que tenemos y los sitios en donde se encuentran. Tenemos que localizar e identificar cada uno de los recursos físicos del planeta, junto con la cantidad disponible en cada lugar. Desde los manantiales naturales de agua potable, depósitos de los diferentes minerales, vegetales, animales, etc., los mejores terrenos agrícolas, corrientes de agua, hasta las más variadas fuentes de energía disponibles y el grado de convertibilidad a otro tipo de energía, la evaluación de la cantidad de peces en el océano, etc.

Pero debido a que vamos a consumir estos recursos, entonces, no solo necesitamos localizarlos e identificarlos, también necesitamos monitorizarlos todo el tiempo. Necesitamos asegurarnos de que no se nos acabe nada de esto. Y eso significa conocer no solo nuestras tasas de utilización sino también las tasas de regeneración, como por ejemplo cuánto tarda un árbol en crecer o un manantial en volverse a llenar. Esto se llama Equilibrio Dinámico. Si acabamos con los arboles más rápidamente de lo que tardan en crecer, o con los manantiales más rápidamente que lo que tardan en recuperarse, entonces, la vida en el planeta no será sostenible y tendremos un grave problema.

Tenemos por ejemplo, grandes yacimientos minerales en África y América Latina, concentraciones energéticas en el Medio Oriente y Suramérica, inmenso potencial de energía mareomotriz en Norte América, vasto suministro de agua fresca en Suramérica, etc. Para eso debemos usar la Teoría de Sistemas, pues todo lo que existe en el universo, desde el microorganismo más pequeño, a la atracción gravitacional universal constituyen un solo, enorme y único sistema completamente interconectado e interdependiente.

En consecuencia debemos crear un Sistema Global de Administración de Recursos y tenemos que administrarlo en conjunto. No tenemos alternativa lógica si nuestro objetivo como especie es la supervivencia. Y eso no lo pueden hacer los líderes políticos, religiosos, militares, comerciantes o banqueros. Ellos solamente saben prometer.

En cuanto al inventario de los recursos humanos, es evidente que podemos contar con la colaboración voluntaria de toda la población mundial, deseosa de dar rienda suelta a sus más anhelados sentimientos por mejorar su mundo y el de las generaciones futuras, pues al no existir la necesidad del dinero desaparecerían también las bajas pasiones egoístas.

EL SEGUNDO PASO consistirá en Administrar la Producción.

Si deseamos realmente asegurar la sostenibilidad de la especie humana,

necesitamos que el proceso de producción sea optimizado. Lo primero que sale a relucir es, que necesitamos conservar los recursos.

Los recursos del planeta son esencialmente finitos. Entonces es importante que seamos estratégicos. La conservación estratégica es clave. Lo segundo que reconocemos es que algunos recursos no son tan buenos como otros en cuanto a su rendimiento. En realidad algunos recursos, cuando son usados, tienen un efecto terrible en el medio ambiente, lo cual invariablemente afecta nuestra salud. Por ejemplo el petróleo y los combustibles fósiles liberan agentes bastante destructivos, por lo tanto es crítico que hagamos lo posible por usarlos solo cuando sea absolutamente necesario. Por fortuna vemos muchas posibilidades de sustituirlos usando la energía solar, eólica, mareomotriz, geotérmica, etc., por lo cual debemos idear estrategias objetivas sobre lo que usamos y dónde lo usamos para evitar los efectos negativos. En esto consiste la seguridad estratégica, asociada a nuestra conservación estratégica. Pero vamos a necesitar también una estrategia de eficiencia para la propia mecánica de la producción: Primero, cada bien que producimos debe ser diseñado para durar tanto como sea posible. Cuantas más cosas se estropeen más recursos necesitamos para remplazarlas y mas desperdicio será producido. Segundo, cuando las cosas se estropeen o dejen de ser útiles es crítico que reciclemos tanto como podamos. Tercero, las tecnologías de evolución rápida como la electrónica deben ser diseñadas para prever y acomodar actualizaciones físicas. Hay que diseñar los equipos para que no sea necesario reemplazarlos en su totalidad, sino parcialmente. No hay ninguna justificación para reemplazar una máquina completa, cuando solamente se requiere cambiar una parte de ella.

EL TERCER PASO es Organizar la Distribución.

Cuanto más corta es la distancia de transporte, mayor será la eficiencia. Producir bienes en un continente y enviarlos a otro solo tiene sentido si los bienes en cuestión simplemente no pueden ser producidos en el área deseada. Debemos producir localmente para que la distribución sea simple rápida y que requiera la menor cantidad de energía posible. Esto se llama Estrategia de Proximidad: Es muy importante reducir al máximo el transporte de bienes. Por supuesto que esto depende de la demanda en cada sitio.

Debemos crear un Sistema Estratégico Global de monitorización producción-distribución-demanda, pues no todo tiene igual demanda en diferentes lugares. Es absurdo, por ejemplo lo que sucede actualmente con los alimentos, que recorren en promedio 5.000 km desde el lugar de producción hasta la mesa del consumidor. Alimentos, medicinas, artículos deportivos, carros, lanchas, herramientas, corta gramas, bicicletas, juguetes, cámaras, equipos científicos, etc. se utilizan durante periodos de tiempo muy diferentes y en diferentes lugares.

Es importante saber qué bienes transportamos, porque esto cae en la categoría de la demanda y la demanda es simplemente lo que las personas necesitan para estar saludables y tener alta calidad de vida. El espectro de las necesidades materiales humanas va desde las necesidades vitales como comida, agua potable, vestido y refugio, hasta bienes sociales y recreativos que permiten relajación y disfrute personal y social, todos importantes factores en el conjunto de la salud humana y social.

No es lógico ni sostenible que cada persona tenga una de cada cosa que se produce sin importar su uso. Eso sería derrochador e ineficiente. Si una persona tiene necesidad de un bien pero esa necesidad dura por ejemplo 45 min al día, o al mes, sería mucho más eficiente que ese bien estuviese disponible para él y para todo aquel que lo necesite. Muchos olvidan que no es la propiedad lo importante, sino el acceso a los bienes. Debemos entender que el bien en si mismo solo es importante por su utilidad y lo que pudiéramos llamar la propiedad, no tiene ninguna importancia y es más bien, un derroche medioambiental que contradice el principio de sostenibilidad.

Así, que necesitamos concebir una estrategia llamada acceso estratégico. Esta sería la base para nuestro Sistema Global de monitorización de: producción – distribución – demanda, el cual garantiza que podamos satisfacer la demanda de las necesidades de la población para acceder a lo que desean o necesiten, cuando lo necesiten.

En lo que respecta a adquirir los bienes físicamente, los centros de acceso locales y regionales tienen mucho sentido, ya que la mayor parte estarían ubicados muy cerca de la población y una persona simplemente, tomaría el artículo, lo usaría y cuando no lo necesite, lo devolvería, de manera similar a como funciona una biblioteca actualmente. Inclusive con un sistema de retiro y devolución completamente automatizado y rápido. De hecho estos centros no solo existirían en la comunidad de la forma como son las tiendas de hoy en día, sino que existirían centros especializados de acceso, en áreas específicas, donde ciertos bienes son utilizados frecuentemente y estarían unidos a nuestro sistema de gestión de producción y por supuesto a nuestro sistema de gestión de recursos, creando así un mecanismo de gestión económica global unificado y de actualización dinámica que simplemente asegure que nos mantengamos sostenibles comenzando por proteger la integridad de nuestros limitados recursos y trabajando para garantizar que sólo fabriquemos los mejores y más estratégicos artículos mientras todo es distribuido del modo más eficientemente posible para garantizar la verdadera sostenibilidad humana del planeta, lo cual permitiría seguramente algo que nunca se ha visto en la historia humana: Acceso a la Abundancia, no solo para un porcentaje de la población mundial, sino para toda la civilización.

Este modelo económico, o enfoque sistémico del manejo total de los recursos de la tierra y procesos diseñados para cuidar de la humanidad en su totalidad de la manera más eficiente y sostenible, es lo que se denomina una Economía Basada en Recursos EBR. Fue ideado por Jacque Fresco, quien estimaba que «todo esto se puede hacer con lo que sabemos y tenemos actualmente. O perecer si no lo hacemos.»

Para lograr todo esto es imperativo, además, realizar una planificación basada en el número máximo de habitantes que el planeta puede albergar, o sea su capacidad de carga. Esto se requiere además del inventario de nuestras reservas físicas. Igualmente debemos tener los centros de producción y conocer las necesidades de toda la población, como es el estado de su salud, alimentación, educación, etc., lo cual nos permitirá determinar la cantidad de bienes y servicios requeridos, como por ejemplo, hospitales, tierras de cultivo, escuelas, etc.

Toda nuestra infraestructura debe ser rediseñada y operada como sistemas coherentes completos e integrados. Esto significa que debemos considerar toda nuestra comunidad global como una unidad que nos incluye a todos y planificar en consecuencia. Solo de esta forma podremos usar nuestra tecnología para superar la escasez, proporcionar abundancia universal y proteger el medio ambiente.

La clave para lograr pronto la abundancia y un alto nivel de vida para toda la población, es automatizar todo lo máximo posible y en el tiempo más corto posible.

Las computadoras pueden atender las necesidades de todos cuando en última instancia se integre la cibernetización (Estudio de sistemas auto-regulados), a todos los aspectos de esta cultura nueva y dinámica. Se puede pensar en esto como si fuera un sistema nervioso electrónico que se extiende por todas las áreas del complejo social. Su función sería la de coordinar un equilibrio entre la producción, la distribución y la demanda, para asegurar que no haya escasez ni exceso. En esta sociedad altamente técnica las decisiones se basan en la directa retroalimentación medioambiental, humana e industrial, como sensores eléctricos a través de todo el entorno, desde ciudades, fábricas, almacenes centros de distribución y redes de transporte alrededor de todo el mundo, recopilando información para llegar a las decisiones más apropiadas para satisfacer las necesidades de la sociedad, en lugar de intereses privados o corporativos.

No es que debamos ser cautelosos con la tecnología automatizada o las máquinas, sino con el abuso y mal uso de la tecnología por intereses egoístas. Es la gente la que debe decidir a qué fines servirán las máquinas.

Si la tecnología no nos conduce hacia las más nobles aspiraciones del éxito humano, entonces todo su potencial carecerá de sentido.

Jacque Fresco

Información adicional

Notas complementarias:

Fuentes:

Compartir

Comparte este artículo en las redes sociales y ayúdanos a informar y difundir nuestros conocimientos.

Comentarios

Deja una respuesta

Organización De Unión Planetaria

© 2020 Organización De Unión Planetaria.