Cambios de paradigma y consumo sustentable

Reza una cita, «para cambiar al mundo, primero debemos empezar por cambiarnos uno mismo»; nada más acertado y realista. En su mayoría la humanidad no se responsabiliza de su consumo, sociedades como las capitalistas viven en un eterno consumismo depredador, contaminante y que puede generar enfermedades, siendo sin dudas la más peligrosa de los sistemas actuales en el mundo. Si bien este tipo de sociedades son las más nocivas para el planeta, las sociedades comunistas, socialistas y progresistas contribuyen a un consumo no responsable. Es que el problema en realidad lo tiene la humanidad, muy adentro suyo, casi en su totalidad.

Tratando de buscar vías para un cambio de paradigmas para un consumo sustentable y una sociedad diferente. He creado un par de consejos que ayudara a realizar un consumo sustentable y mejorar tu modo de vida.

  1. Lo primero que debes hacer es preguntarte algunas cosas: Lo que voy a comprar ¿sirve para sobrevivir? ¿Sirve para producir algo? ¿Es para una enfermedad que poseo o para mi salud? ¿Esto me lo voy a poner, tengo realmente poca ropa?. Si lo que usted está por comprar no responde a esas preguntas, no lo compre. Usted debe comprar lo que realmente necesita, no lo que entra por los ojos. Debe adquirir aquello que realmente le sea útil a su existencia, lo que no es banal o superficial. Debe comprar algo que realmente utilice para subsistir en la vida y que vaya a utilizar realmente.
  2. Evite comprar varios objetos que cumplen la misma función. Realmente no hace falta tener 3 televisores en casa, tres teléfonos, una filmadora y cámara de fotos teniendo un celular que tiene las mismas prestaciones. Tampoco un equipo de música de última generación, cuando tienes una computadora y parlantes que puede servir para realizar las mismas acciones. Son gastos de recursos que ayudan la explotación indiscriminada del medio ambiente y se pueden evitar.
  3. Infórmate sobre el origen de los productos, el proceso y los elementos empleados para su fabricación, tanto si es ropa, objetos o comida. Mira las etiquetas de cashmod (información sobre el producto). Existen tiendas y sitios en internet como Comercio Justo donde puedes obtener recomendaciones e información sobre productos; elige siempre los menos nocivos para el medio ambiente. Debes elegir los productos que han sido producidos o fabricados en los lugares más cercanos a donde vives, su desplazamiento habrá sido menor, por lo tanto, se habrá utilizado menos energía y habrán generado menos contaminación para su transporte. No compres pensando solamente en el producto, sino también en quien lo produce y quien lo vende. Es mejor ayudar a los pequeños comercios y productores que a las grandes multinacionales. Fíjate si estas empresas poseen iniciativas sociales.
  4. Olvídate de la moda, las tendencias y la propaganda; siempre ocultan un mundo que no se conoce y puede ser perjudicial para el consumo, la salud y el medio ambiente. Mantén una visión de análisis, crítica y no banal y evita comprar accesorios de moda y productos de belleza, no son esenciales y contribuyen al derroche de recursos; generalmente son tóxicos, generan enfermedades y no ayudan a tu supervivencia. Este mismo punto debe aplicarse dentro del hogar, evita comprar adornos innecesarios, compra lo que realmente sirve para tu soporte vital.
  5. Debe preocuparse por el medio ambiente. Sé consciente que el despilfarro en las compras y el consumo genera una producción masiva que degrada los recursos y el medio ambiente. No solamente se trata de ir y comprar lo que se nos ocurre o que nos llama la atención, esta actividad lleva aparejadas otras, como el extractivismo, la explotación y la producción de gran cantidad de basura. Debes tener una visión holística del consumo.
  6. Compra o utiliza vehículos no contaminantes, no es necesario ir en auto a 10 cuadras cuando lo puedes hacer caminando o en bicicleta. Si compras un auto, que sea no contaminante, es preferible, autos eléctricos. No compres autos que funcionan con agua o biocombustibles, el agua y la materia biológica es esencial para la vida. Además, para producir biocombustibles se gastan más recursos y terreno para su producción que podrían servir para alimentos y otros materiales esenciales para la vida. Si tienes vehículo, compártelo con familiares y amigos, será menos gasto de recursos y contaminación. Usa el transporte público a largas distancias y cuando más puedas.
  7. Aplica en tu vida una economía basada en recursos, comparte tus recursos con tus allegados, intercámbialos por otros recursos o servicios cuando ya no te hagan falta o emplea el sistema de bancos de tiempo.
  8. En caso de no poder aplicar una economía basada en recursos, trata de utilizar dinero virtual en vez de dinero material en tus compras. Se necesita recursos para fabricar el dinero material, generalmente son construidos en papel y otras sustancias que generan contaminación, enfermedades y depredación de la naturaleza. Sucede lo mismo con tarjetas de créditos, están realizadas sobre materiales plásticos, estos extraídos del petróleo. Se podría evitar utilizando sistemas de dinero virtual como el BitCoin, LiteCoin, etc.
  9. Aplica en tu vida la filosofía de reducir, reutilizar, reparar y reciclar. Si ya tienes materiales con los cuales producir algo que necesitas, no tiene sentido ir a comprar nuevos. El poder más grande de una persona para una vida sostenible, son los sueños, la imaginación y la creatividad, comienza a aplicarlas. Puedes ingresar a portales como Ecoportal para obtener información sobre como puedes lograr este punto.
  10. Consume productos sin obsolescencia programada, estos productos se rompen o deja de funcionar rápidamente y generan un consumismo inútil. El proceso de obsolescencia programada contribuyen a la depredación de recursos, la contaminación, un mayor caudal de desperdicios y no contribuyen a la economía. La palabra economía proviene de economizar, si consumes elementos que se rompen con facilidad, se deberá producir nuevamente el mismo producto ayudando a utilizar más recursos y energía para su producción; no ayuda a economizar y, por lo tanto, a la economía. Sé inteligente.
  11. Alimentación y producción sostenible. Consume y produce productos ecológicos, autóctonos y de temporada. Evita que tu dinero o tus recursos vallan a empresas contaminantes y extractivistas. Evita consumir productos que contienen pesticidas, transgénicos y elementos dudosos. Consumir estos productos traerá consigo enfermedades y problemas físicos que necesitaran de atención inmediata, se gastaran otros recursos esenciales como medicinas y tratamientos para contrarrestarlas.
  12. Como consumidor/a tienes derechos, no te quedes en silencio. Tienes derecho al acceso a la información de lo que consumes. Exige a las empresas productos durables, no tóxicos y contaminantes. No compres productos a empresas que ayudan a la esclavización de personas o que ayudan a países que violan los derechos humanos y cometen crímenes de lesa humanidad. Compra en empresas que producen elementos bajo licencias libres o de código abierto. Si hay algo de una empresa que no te gusta, quéjate en las cuentas de redes sociales o por los medios disponibles. Exígeles que sus productos sean sustentables.
  13. Evita comprar y que se vendan productos bélicos, las guerras generan un elevado gasto de recursos y contaminación. Informes de varios científicos afirman que la temperatura y la contaminación terrestre se elevó un 800% desde el 2001 hasta la fecha, precisamente cuando comenzaron a extenderse los conflictos bélicos. Además, las armas utilizan sustancias tóxicas y químicas que agreden el medio ambiente, la vida y la producción.
  14. En materia de multimedia, no contrates servicios de televisión o comunicación que emplean cable coaxial o cualquier tipo de ramales de cables terrestres, elige servicios de televisión o comunicación por aire. Los servicios de televisión terrestres deben utilizar recursos para construir sus ramales de cables, plásticos, fibra de vidrio, cobre, oro, etc. en grandes cantidades contribuyendo al extractivismo y la contaminación. No te conformes con cualquier información que den por televisión u otros medios. Hay programas que son claros ejemplos de consumismo y que no ayudan más que a la superficialidad. Realmente consume material informativo, aprendizaje y cultura que ayuden a extender tu mente y tu espíritu. Hoy en día vivimos en un mundo donde el flujo de información es constante, así que opta por medios donde informan sobre realidades sociales y priman el interés general sobre el interés del propio medio. Comparte, informa y educa a los demás, es necesario inculcar a las demás generaciones el conocimiento, de no hacerse es un recurso más que se pierde.

Información adicional

Notas complementarias:

Fuentes:

Compartir

Comparte este artículo en las redes sociales y ayúdanos a informar y difundir nuestros conocimientos.

Comentarios

Deja una respuesta

Organización De Unión Planetaria

© 2020 Organización De Unión Planetaria.